jueves, 6 de marzo de 2008

Financiando con fondos públicos el reparto sexista de roles

Algunos ya conoceréis la noticia: Una asociación (Asociación Alfaguara)busca a la mujer 10. Por lo visto, con una subvención pública del Ayuntamiento (del PP), una asociación granadina subvencionada por el Opus Dei busca a la mujer 10: que sepa coser, planchar, cocinar...

Coser el bajo de un pantalón, hacer una buena tortilla de patatas, realizar una compra inteligente o saber qué alimentos ayudan a mantener el tipo serían los principales objetivos para convertirse en una «mujer diez», según tal asociación.

Ay, señores del Ayuntamiento,a ver si nos fijamos más en qué tipo de propuestas financiamos con dinero público...

La verdad es que es una iniciativa realmente buena. Buena para fomentar la creación de dos clases diferenciadas de ciudadanos inútiles, cada uno en un ámbito de la vida.
Por un lado, estarían las tipo I : mujeres florero preocupadas (obsesionadas incluso) con mantener el tipo para gustar a los hombres, muy buenas amas de casa, hermosas y obedientes, pero dependientes de los demás (especialmente de los ciudadanos tipo II) a la hora de valerse laboralmente, personalmente, socialmente... para ese tipo de cosas ya tienen a su hombre ( y si no lo tienen, no sé a que esperan para buscarlo, no sea que se queden para vestir santos).

Por otro lado, los tipo II: hombres perfectamente capacitados para la vida laboral, seguros de sí mismos (o eso parece) personal, social y laboralmente, pero incapaces de realizar ninguna tarea del hogar, o de cuidar su imagen personal, eso es cosa de su madre,o de su esposa.

Como vemos, ambos tipos se complementarían a la perfección, ¿no es un modelo social perfecto?

Ahora en serio,es indignante, e inadmisible que se financie desde un organismo público.

¿No sería mejor fomentar el desarrollo en todos los campos de ambos? Así no habría necesidad de que unos dependieran de otros para ningún ámbito en concreto, serían perfectamente capaces de valerse por sí mismos, de vivir solos, de ser independientes, de llevar a cabo el mismo tipo de tareas ayudándose el uno al otro, en igualdad de condiciones.

El modelo social que fomentan este tipo de propuestas ya ha sido puesto en práctica durante muchos años, y es evidente que no ha dado buen resultado. Lo que habría que probar ahora es un nuevo modelo de igualdad, en lugar de volver sobre lo mismo una y otra vez, como pretenden algunos que continuarán anclados en el pasado por los siglos de los siglos. Amén.

3 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Completamente de acuerdo, es que si nos creemos muy avanzados pero luego vemos estas cosas y ... vemos donde estamos realmente, una sociedad de roles, de esetereotipos.

Una burla a la inteligencia pero bueno, que más dá, siempre son más impotantes otras cosas, como la campaña electoral jajaja........aborrezco la politica y sobre todo a los políticos y sus temas farragosos, los de siempre.

Lamentablemente ese estereotipo de mujer florero, que busca un "hombre" es aún popular y está ayudado por concursos como este, la televisión, publicidad, incluso en lo laboral se ve esta imagen de florero. ¿por que no hay casi chicos azafatos? jajaja, por que parece que todavía algunas mujeres son más listas y no solo se dedican a mirar el culo de los tios como hacen ellos..... toma esetereotipo. Algunos se cumplen... jajaja.

Chi para todos

DR.EFRA

Handshaker dijo...

Saúdos.
En canto ao que dis dos estereotipos, o que me parece máis incrible é que se difundan nos centros educativos (experiencia persoal), pero espero que sexa de maneira illada. Dáme medo pensar no desequilibrio que esta "educación extraoficial" pode causar nas relacións entre mulleres e homes, que moi igualitarias aínda non son, que se diga, pero espero que, o máis pronto posible, cambie a situación e chegue o día no que algúns homes compartan coa súa parella atención e non violencia.
Pola igualdade entre mulleres e homes!

Marta dijo...

Certamente cifúndense nos centros, e desgraciadamente non é un caso illado (por experiencia cho digo tamén). De tódolos xeitos, a tendencia xeral é a fomentar a igualdade, empezando pola propia lexislación educativa, polo que pouco a pouco é de esperar que se vaian producindo cada vez máis cambios nos estereotipos e nas formas de comportarse, ou iso agardo...
Un saúdo e graciñas por participar!