miércoles, 28 de mayo de 2008

Mujeres y Musica





A lo largo de mis estudios de Superior de Música, he tenido la asignatura de historia de la música y me ha llamado la atención que aún no nos hemos librado de ese dominio masculino, si bien es cierto que por la cultura de ciertas época no aparecen nombres de mujeres, las pocasa que existen se la obvia completamente, creo que deberían de replantearse esto los teóricos musicales y artíticos en general, así para todos aquellos que sienten curiosidad por estas mujeres "anónimas" os he buscado informacion sobre estas y su creaciones.

He descubierto que hay muchas más de las que creía y me ha resultado interesantísimo, espero que con el tiempo su música se de a conocer, en vez de machacarnos siempre con los mismos compositores una y otra vez.

Y es que someterse al juicio masculino bajo el nombre de una mujer era algo, ya sin más, abocado al fracaso; por eso, parece que la mayoría de las mujeres músicas o no se animaban a componer o bien no firmaban sus obras y las dejaban en el anonimato; pero también se daba el caso de que las publicasen amparadas bajo la firma de algún varón, por ejemplo, la del padre, marido, hermano, y así sus nombres han desaparecido para siempre.

Tal fue el caso, allá por el Siglo XIX, de la compositora norteamericana Carrie William Krogmann, a la que se le atribuyen más de 1000 obras diferentes bajo distintos seudónimos. Y ésto es sólo por citar un ejemplo. Otro caso insólito es el ocurrido a la compositora y estudiosa de la música norteamericana Edith Borroff, quien recibió el expreso pedido de usar un seudónimo masculino para grabar sus temas.

La primera compositora que registra la historia se llamaba Iti, una cantante egipcia que vivió unos 2450 años antes de Cristo; entre los árabes, tenemos a Jamila, quien condujo la primera orquesta formada por 50 mujeres alrededor del año 720. Ellas solían alegrar con su música los caminos que llevaban de Medina a La Meca.

La primera mujer que compuso una ópera fue la italiana Francesca Caccini (1581? - 1640), "la Cecchina", como la llamaban. La ópera en cuestión, que fue estrenada el 2 de febrero de 1625, tenía el nombre de "La liberazione di Ruggiero dal isola d' Alsina". Con Francesca se produce una excepción, pues fue bastante reconocida en su tiempo, y gozaba de una fama tal que estaba considerada como "la Monteverdi de Florencia".

De origen sueco fue la primer mujer en componer una sinfonía para órgano, Elfrida Andrée




Como ejemplo, estudios recientes han demostrado que la brillante obra del compositor Gustav Mahler se hizo posible, en su mayoría, gracias a la valiosa colaboración de su esposa, también compositora, la vienesa Alma María Mahler (siglos XIX-XX).



Además, seguro que el caso de Nannerl Mozart (siglos XVIII-XIX), hermana de Mozart, no fue un hecho aislado en la Historia, ella también destacó como niña prodigio, y quizá no debía de tener menos cualidades artísticas que su célebre hermano. A él lo educaron y lo prepararon para que triunfara; ella, en la injusta desproporción, casi se vuelve loca... Al final sólo Wolfgang Amadeus logró dar a conocer sus dotes y hoy únicamente conocemos el genio masculino....



Clara Wieck (siglo XIX) fue compositora y, al parecer, buena, pero la boda con el compositor Roberto Schumann truncó su fama y su carrera y ya no se le permitió sino interpretar al piano... si bien era adorada por su marido pero su carrera se frenó... Pero seguro que sus conocimientos musicales «ayudaron» al compositor.



También hubo alguna monja que, como Hildegarda, compuso motetes religiosos. Conocemos el nombre de la Madre Gracia Bautista (siglo XVI) que aparece citada junto a grandes personalidades de la música sacra española del Renacimiento, pero de ella solamente se conserva una pieza... Esto ha dado pie a algunas para pensar que fueron más las que compusieron en los conventos, pero aún falta una investigación detallada. Conocer historias concretas ayuda a iluminar las anónimas...

Pero todo esto ocurre también con los cuadros y otras creaciones artísticas. No es fácil tampoco hallar lienzos firmados por mujeres. Encontramos algunos, siempre excepciones. Por ejemplo, ya Plinio el Viejo (? 79 d.C.) reseñó seis mujeres artistas del mundo clásico, las nombra, pero ni conocemos su vida y menos aún sus obras.

La pintora castellana del siglo XIV Teresa Díaz firmo sus telas, al igual que la «Pintrix et Del aiutrix» (Pintora y ayudadora de Dios), bella expresión con la que se autodenominaba la miniaturista catalana y monja Ende (s. X). También contamos con las enigmáticas y sugestivas ilustraciones en los libros de la polifacética abadesa Hildergarda de Bigen...

Un ejemplo de la huella que dejó la mujer en los años 20 en Barcelona lo encontramos con la pianista , pedagoga y musicóloga occitana Blanche Sela i Henry pronto cambiaría su nombre de pila a Blanca Selva que nació en 1881 y murió a la edad de 58 años, llego a Barcelona el año1922, después de estudiar a la Schola Cantorum, con Vicent Indy, profesor de otros grandes musicos parisinos de la época.

Pero la historia de la música esta llena de nombres femeninos, la mayor parte olvidados injustamente... se habla de mas de 4.000 mujeres compositoras catalogadas, desde los tiempos medievales Azalais de Pecairagues, hasta la mas joven de las compositoras actuales.

Paulatinamente y además del arte de la composición, las mujeres comenzaron a ocupar espacios que jamás habían tenido antes y dirigieron orquestas: Chiquinha Gonzaga (1847 - 1935) fue la primera en dirigir una en Brasil; Vitezslava Kapralova (1915 - 1940), checoslovaca, dirigió una orquesta con sólo 19 años; Nadia Boulanger (1887 - 1979), alumna de Gabriel Fauré y profesora de innumerables músicos como Gershwin y Piazzolla, fue la primera en dirigir un programa entero de la Orquesta de Sociedad Filarmónica de Londres (en América condujo la Orquesta Filarmónica de Nueva York); Joanidia Sodré (1903 - 1975), la primera mujer sudamericana que dirigió la Orquesta Filarmónica de Bonn.

Algunas fueron pioneras y ostentaron numerosas producciones y representaciones: Emma Steiner (1852 - 1929) dirigió más de 6000 obras, entre las cuales más de 50 fueron óperas y operetas; Miss H. A. Beach (1867 - 1944) había compuesto ya su opus 150 en 1938.

Otras fueron polifacéticas, como Mary Carr Moorre (1873 - 1957), que escribió, dirigió y condujo su ópera en cuatro actos (fue la primera mujer que dirigió una orquesta de 80 hombres en la exposición de San Francisco en 1915), o la hermana Rosalina Abejo (nacida en 1922) -autora de numerosas piezas para piano, orquesta, ballet y música sacra-, quien fue la primer monja directora de una orquesta sinfónica.

Y hay muchas más, olvidadas, tenaces y sorprendentes, como la francesa Agustina Mary Holmes (1847- 1903), que además de ser muy talentosa fue bella y suntuosa, mixtura que pocos le perdonaron, y por lo cual su vida despertó aplausos pero también las críticas más rigurosas. Admirada por Wagner y Massenet, dirigió una banda cuando sólo tenía once años, y componía desde temprana edad. Y si bien en el año 1904 se le rindió un Homenaje con un monumento en su honor en el cementerio Saint Louis en Versailles, hoy pocos la recuerdan, como a tantas otras

Así nos encontramos nombres como Elisabeth Jacquet de la Guerre, la compositora, clavecinista y pianista nacida aproximadamente en 1664 en París y procedente de una familia con larga tradición musical. También esta Fanny Mendelssohn-Hensel, mas conocida como la hermana de Felix Mendelssohn, compositora nacida en Hamburg el 1805 y fallecida en 1847. Fanny recibió la misma educación musical que su hermano , pero Abraham, el padre, freno las aspiraciones de la joven.

Otra de las mujeres compositoras es Louise Farrnc-Dumont, pianista y compositora que nació en París el año 1875. También podemos citar la hija de una princesa rusa y un músico francés, Lili Boulanger, nacida en Paris el año 1893 y que durante muchos años ha sido profesora de algunas de las mas grandes figuras del S XX.

Jeanine Baganier, la compositora francesa de este siglo que recibió el primer Premio de Piano del Conservatorio de París ( compuso más de 60 obras para piano ), usaba el seudónimo de Freddy Anoka. La universidad de Oxford, en su momento, también prefirió a los hombres: Adelaide Louise Thomas, una pianista inglesa, aprobó todos sus exámenes para obtener su título de Bachiller en Música, pero no lo pudo recibir por ser una mujer. Eso ocurrió en el año 1893. Aunque en honor a la verdad habrá que remarcar que uno de los premios más codiciados en el mundo de la música, el de la Academia de Bellas Artes de París, fue otorgado en varias oportunidades a mujeres: Yvonne Desportes, Berthe di Vito Delvaux, Rolande Falcinelli, Nadia Boulanger, Elsa Barraine son sólo algunas de ellas.

La investigación feminista en música se inicia con un considerable retraso respecto a otras disciplinas de humanidades como la literatura o el cine y no se desarrolla plenamente como una nueva corriente crítica hasta finales de la década de los '80 y los años '90. Desde finales de los '70 las feministas comienzan a plantear una revisión de género en un gran número de disciplinas y a desarrollar teorías que les permitan llevar a cabo esta tarea, pero en musicología debemos esperar hasta la década siguiente para que sean publicadas las primeras historias de la música de las mujeres.

Estos estudios son fruto del trabajo de musicólogas anglosajonas como Diane Peacock Jezic, Judith Tick, Karin Pendle o Carol Neuls-Bates, y responden al interés de éstas y otras autoras por re/descubrir y dar a conocer las prácticas musicales de las mujeres.
El objetivo de estas investigaciones, que se enmarcan en la llamada compensatory history o "historia contributiva", se centra más en recuperar la labor histórica de las mujeres en la música que en realizar un análisis en profundidad de las causas que han llevado a su invisibilidad, si bien se plantean ya algunas de las cuestiones que se investigarán en los '90, cuando surge la musicología feminista propiamente dicha.

Las bases de esta nueva línea de investigación quedan establecidas a principios de la década con las aportaciones de autoras tan importantes como Susan McClary, Feminine Endings. Music, Gender and Sexuality (1991), Marcia Citron, Gender and the Musical Canon (1993) o Ruth A. Solie, Musicology and Difference. Gender and Sexuality in Music Scholarship (1993).

Las musicólogas feministas proponen una línea de acción abiertamente política para acabar con la discriminación de género de la musicología tradicional. En primer lugar, reconocen la importancia de la labor de recuperación histórica de las mujeres músicas llevada a cabo en la década anterior, porque consideran que la existencia de una tradición musical femenina es fundamental para legitimar y fomentar el trabajo de las mujeres músicas del presente y del futuro. Además, enfatizan la necesidad de re/evaluar las experiencias y prácticas musicales de las mujeres y de investigar las estrategias desarrolladas por éstas para luchar contra los presupuestos patriarcales del discurso musical tradicional, de manera que puedan ofrecerse modelos femeninos positivos que estimulen la participación de otras mujeres en la música.

Finalmente, las musicólogas feministas apuntan a la necesidad de crear una red de comunicación entre las mujeres que se dedican a la actividad musical, no sólo en el ámbito académico sino también en el de la creación, interpretación, industria, difusión, etc .... para facilitar el intercambio de información y desarrollar una política de apoyo a la actividad de las mujeres músicas.

Curiosamente en la música popular, fuera de la culta, no se ha dado en tan grande medida esa diferencia entre hombres en mujeres, todos sabemos los motivos de que las mujeres no pudieran acceder a la elite, "normas y tradiciones" nos han quitado del disfrute de las creaciones del 50% de individuos del mundo, pero eso ya está perdido, intentemos recuperar lo que podamos y aprendamos de esto, que no sea solo en la música de consumo donde la mujer tenga ese papel destacado actualmente, quizas por su tendencia a satisfacer las necesidades primitivas de lo ciertos hombres a que les enseñen partes cada vez más "grandes" de sus cuerpos.

Si quieres saber más sobre este tema consulta estos enlaces:
Un saludo a todos y creación femenina tambien, a partes iguales. Efraím Díaz

jueves, 22 de mayo de 2008

Otras personas



A los que son lo que son
A los que no temen por su actuación
Los que no temen el sentir
Por los que vale la pena vivir

A los no estrategas
A los nuevos pero colegas
Los que aman sin recibir
Por los que reciben sin pedir

A los vividores de la vida
A los que salen sin salida
Los que flotan sin remar
Por los que aman sin amar

A su mente sana pero demente
A los que ven lo no presente
Los que forman parte del todo
Por los que salieron del lodo

A los maestros de lo pequeño
A los que parecen un sueño
Los que viven lo real
Por su intuición sin final

A los que brillan en la oscuridad
A los que no roban de luz un haz
Los que suben compartiendo
Por los que el aura está renaciendo

A los que están en evolución
A los que no tienen miedo a la sin razón
Los que aprenden por vivir
Por su vivir para aprender....


Gracias¡¡¡¡¡¡

Amor en negativo

¿Es posible que nos neguemos inconscientemente a ser amados, que nos saboteemos a nosotros mismos para evitar que los demás nos quieran, mientras de forma consciente buscamos ser amados? Es no solo posible, si no muy probable que tod@s lo hayamos hecho alguna vez. Vamos a ver en qué consiste esta paradoja, para hacerla consciente y liberarnos de nuestros propios sabotajes.

Hay psicólogos que manifiestan (y yo estoy de acuerdo con ell@s) que casi todas las emociones negativas, las que nos hacen sufrir y nos incomodan, son aprendidas, pero que la tendencia natural del ser humano es ser feliz y despreocupado.
Estas creencias y actitudes adquiridas nos condicionan a veces para que no lo seamos.

El amor negativo viene de haber sentido que sus padres no reconocieron al hij@ como quien era realmente, sino que se dedicaron a educarlo como quien debía ser (muchos padres y madres lo hacen, si os fijais un poco lo veréis casi cada día: "Que mala eres", "no te comportas igual que tu hermano", "así no llegarás a nada", "si te portas mal los demás no te querrán"...).
Desde ahí la persona se desconecta de su propio ser y empieza a trabajar -desde pequeñit@-, para satisfacer las expectativas de los padres, o quizás para rebelarse y ser lo opuesto a aquello que se esperaba de él.

Tal vivencia genera una paradoja emocional: "soy querible en tanto no sea yo, y sea lo que los demás esperan de mí". Tal condición queda grabada en el plano emocional y hace que, en nombre del amor, las personas se sometan a los demás, acepten chantajes para ser amados y se dejen manipular. Esas personas sienten que sus propias sabidurías son algo de lo que se deben desvincular. De esta forma es como somos entrenados en vivir mal.
El adulto mira al niñ@ como alguien que no sabe nada y a quien hay que educar. No se mira al niñ@ como a un ser que llega a este mundo sabiendo muchísimo y que lo único que no sabe es el código para expresarlo. Los celtas creían que l@s niñ@s nacían con una gran sabiduría, que se iba perdiendo a medida que se crecía.


En la vida adulta, para recuperar la conexión con uno mismo, lo primero es tomar conciencia de que todo aquello que es negativo para la propia vida fue aprendido. Claro que abrirse a los recuerdos implica dar paso a un cúmulo de emociones que en nuestra cultura son definidos como "negativas": la rabia, el dolor, la culpa, el odio, la venganza... vivencias que un niño experimenta cuando se siente maltratado o no tomado en cuenta, pero que muy pocas veces puede expresar.
Aprendemos desde muy pequeños a reprimir emociones. Pero cuando se liberan, vuelven los recuerdos y la persona empieza a darse cuenta de que, en realidad, todo lo que le pasa en su vida adulta, lo que se repite o le ocurre a pesar de sí mismo, fue aprendido.


Cuando somos víctimas del amor negativo, solemos tener nuestro intelecto dominando nuestras vidas. Así, queremos resolver todo desde la cabeza, pero el intelecto siempre necesita experiencias viejas para saber como seguir.
En cambio, nuestra parte emocional, la espiritual y nuestro cuerpo tienen mensajes, idiomas, percepciones rápidas y adecuadas para todas las situaciones desconocidas, que nos hacen sentir seguros. Sin dejar al intelecto afuera, sino ocupando su justa proporción, necesitamos recuperar los aspectos que están relegados e integrarlos para conformar un ser íntegro. Este trabajo de integración requiere un fuerte hincapié en la apertura de lo emocional, que también es el camino hacia lo espiritual. Hay que dejarse guiar por la intuición, las sensaciones, la parte espiritual, con más frecuencia.

Cuando la persona recupera ciertos derechos, por ejemplo el derecho a enfadarse por aquellas cosas que le hicieron daño, recupera el derecho a autoafirmarse en la vida, porque la rabia es una emoción muy saludable para los seres humanos en tanto pone límites y ayuda a avanzar, a ser audaz, a despegar. Lo que nos asusta de la rabia son las formas inadecuadas de expresión; pero habitualmente se termina reprimiendo la emoción y no las formas inadecuadas, porque los padres no conocían otras formas. Cuando la persona recupera esos derechos, ocurre que de pronto está integrado.

A diferencia de nuestro intelecto, que precisa tiempo para comprender, analizar, elaborar... lo emocional no, solo necesita quizás abrir nuevas formas de comunicarse contigo, y de expresarse a los demás. Allí donde se abre la experiencia emocional, la persona empieza a recibir mensajes de qué le hace feliz y qué no, qué forma parte de su yo y que no. Así nos damos cuenta de quiénes no somos, rompemos con una serie de creencias, prejuicios y valores mal entendidos y desde lo emocional captamos que somos dueños de un amor sin condiciones, con una capacidad de amar, compadecernos y perdonar a los demás y a nosotros mismos que nos hace muy poderosos. Realmente no necesitamos que los demás nos digan cómo debemos ser, sólo nosotros lo sabemos, y somos dueños de realizarnos y desarrollar las potencialidades que TOD@S llevamos dentro.


Creo queberíamos aceptar y respetar incondicionalmente a todo el mundo, empezando por nosotr@s mism@s, sin intentar chantajear emocionalmente ni hundir a nadie. La vida luego se encarga de unir o distanciar a los que no encajan,a los que no te dejan crecer siendo tú mism@.



domingo, 11 de mayo de 2008

El antiguo honor

Dichosos l@s que decían algo y mantenían su palabra en tiempos pasados. Se debían a su honor y su palabra, era una ética que estaba muy presente. Si bien es cierto, siempre hubo excepciones.
Hay gente para la que su palabra no vale nada, simplemente es un arma más para conseguir lo que quieren. No nos vamos a poner (otra vez) a criticar la sociedad, pero si tienes oídos ya habrás sufrido a alguna de estas personas.
Os recomendamos escuchar las pruebas de novios de "Anda ya", en los 40 principales. Much@s caen, demostrando la importancia que tiene para ell@s el concepto de pareja. Si bien, las que ponen a prueba a sus parejas, es por algo, es que ya tenían sospechas. Aún así el puterío es grande, como ejemplos de esto ponemos los cuernos que habitualmente se dan en: las despedidas de solter@s, los viajes de negocios, las cenas de empresa, de trabajo... En algunos paises como en Francia es el deporte nacional, está asumido como algo normal.
Y decimos nosotros, que si tienes un pacto de libertad sexual con tu pareja seguro que aún está peor visto eso, a que tengas un amante con un piso, cosas de la vida... total todo el mundo tiene algo extraoficial y aquí no pasa nada. La gente que realmente tiene honor, palabra, y es leal a sí misma no tiene necesidad de engañar y mentir a nadie, y menos aún a su pareja. Cuando eres desleal a tí mismo, es como si te estuvieras anulando, faltando a tus valores y a tu ética personal, te estás despersonalizando.
Otra cuestión es relacionar honor con la picaresca (que debía ser llamada simplemente delincuenca). En España el pícaro que miente, engaña y es desleal, se ve como alguien simpático y divertido, un briboncillo que hace gracia y hasta es popular. Si tuviéramos otro sentido del honor, lo que nos darían estas personas sería pena, cuando no asco, y tendríamos que criticar y castigar su comportamiento en lugar de recompensarlo con sonrisas condescendientes e invitaciones millonarias a programas de televisión.
Morir por honor, ya no se hace, no creemos que haya que llegar a tanto, mejor sería si has perdido el honor en alguna ocasión intentar recuperarlo, pedir disculpas si realmente lo sientes así, o intentar cambiar, no comprometerse con cosas que no puedes finalizar. Faltar al honor no es solo poner los cuernos, hay muchas pequeñas cosas que pueden encasillarse dentro de esto y no hay que decir que solo lo más grave es deshonor.
El honor es una forma de actuación y pensamiento, unas veces te sales del camino, pero el verdadero problema es cuando haces del deshonor una forma de vida cotidiana y aceptable.
Marta y Efra.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Hierbas medicinales

La humanidad viene utilizando desde tiempos inmemoriales las medicinas a base de hierbas, que carecen de los efectos secundarios de los fármacos, y son mejor asimiladas por el organismo, porque proceden de la misma naturaleza, igual que nosotros.

Las actuales medicinas, las de farmacia, en el 85% de los casos, son formas sintetizadas químicamente de plantas medicinales, lo que dificulta la absorción de la sustancia por parte del cuerpo y casi siempre provoca efectos secundarios (la mayoría de remedios a base de hierbas carece de estos efectos y de contraindicaciones).

Los análisis químicos a partir del SXIX, han venido a demostrar científicamente la eficacia sanadora de muchas de las plantas utilizadas durante siglos por aztecas, chinos, celtas, griegos, indios... Por ejemplo, se ha demostrado la efectividad del ajo o la equinácea para las infecciones, de la cúrcuma para la gota, del jengibre para la artritis y la fiebre...


La ulmaria, una planta de flores blancas, contiene ácido salicílico, el mismo que la aspirina, y además esta planta tiene su propio equilibrador interno, el tanino y el mucílago, que protegen y curan la membrana estomacal, evitando los efectos secundarios del medicamento químico.

La medicina alopática, al recetar un diurético, es habitual que recete también un complemento de potasio, pues el cuerpo pierde este mineral con la micción frecuente. El diente de león se emplea en fitoterapia como diurético, porque además de esta propiedad, contiene potasio, por lo que él mismo nutre al cuerpo de esta sustancia.


Éstos son solo algunos ejemplos de que la planta administrada entera se mantiene en equilibrio, y nos mantiene a nosotros/as también equilibrados/as, mientras que a veces los principios activos por separado tienen efectos secundarios problemáticos.



La equinácea en gotas o pastillas, por ejemplo, cura muy bien las infecciones de garganta y oídos, entre otras, y no daña el estómago y la flora intestinal como los antibióticos. La infusión de hinojo o manzanilla fría, elimina los virus de las cistitis, las menta y el regaliz aceleran la curación y calman el herpes labial...


Seguro que a veces sean necesarios los medicamentos de farmacia, pero os recomiendo que probeis alguno de herbolario, o lo preparéis en casa, y empecís a sustituír los sintéticos por los naturales, la diferencia se nota, y mucho.




sábado, 3 de mayo de 2008

A mocidade como negocio.

Lía outro día nun xornal un artigo que me fixo pensar no sutil negocio que certos sectores están levando a cabo e que ten como eixo central as novas xeracións. Alí citábanse os datos dun estudo no que se dicía que unha porcentaxe moi elevada de mozas (agora non teño a man o dato exacto), en plena adolescencia (15-16 anos), se tiña sometido (ou tiña esa intención) a unha operación de aumento de peito. Segundo os especialistas, este tipo de intervencións a semellantes idades, nas que o corpo aínda non está completamente desenvolvido, poden dar lugar a trastornos serios a nivel físico, como, por exemplo, dificultades na lactancia debido ás próteses implantadas, que poden sufrir alteracións ao desenvolverse o tamaño dos peitos durante a pubertade, e psíquicos, como a anorexia. Agora ben, a pregunta clave é, na miña opinión, de onde vén ou, mellor dito, quen crea nas mozas este desexo de facer cambios no seu corpo que son non só innecesarios senón tamén prexudiciais. Polo que eu vexo, isto provén dos canons corporais que nos veñen impostos pola moda. Pero o verdadeiro problema é, como dicía antes, esa sutil manipulación que as axencias levan a cabo, consistente en provocar que @s moz@s asocien a posesión dese canon corporal co éxito social, profesional e mesmo sentimental, e a súa carencia co fracaso. Esta campaña semioculta ten éxito nesa franxa de idade pola tendencia d@s adolescentes a seguir modelos sen cuestionalos, feito que certas "persoas" aproveitan sen que lles importe para nada a saúde das persoas que constitúen o futuro, senón encher as súas contas bancarias e montar sucursais en países dos que temos moito que aprender, como a de Zara en China, por exemplo. Nalgunhas ocasións, as tallas enormemente pequenas que nos transmiten agora como ideal teñen sido causa de trastornos alimenticios como a anorexia, que ten derivado, en máis casos dos desexables, en mortes de adolescentes.
Nesta sociedade na que vivimos, creo que unha das preguntas fundamentais debería ser: que é máis importante, as contas bancarias demasiado inchadas dalgunha "xente" ou a saúde, e mesmo as vidas, das novas xeracións? Non sei que pensades vós, pero eu creo que a pregunta, para a maioría da xente, só tén unha resposta.
Como estes "ideais de futuro" se transmiten en gran maneira pola televisión, gustaríame facer dúas propostas: procurar ser crítico con certas informacións (sen chegar a estremos), pois aínda quedan cousas na TV. que paga a pena ver (cada vez menos, por desgraza), ou facer nosa a opinión de Groucho Marx: "Eu penso que a televisión é moi educativa: cada vez que alguén a acende, marcho á biblioteca ler un bo libro.
Moitos saúdos e espero non ter sido radical de máis.

jueves, 1 de mayo de 2008

Cuando Dios era mujer


No sé si sabíais que las primeras concepciones de una divinidad suprema que desarrollamos los humanos, atribuyeron a "Dios" las características y la apariencia de una mujer. Era lo más lógico para ellos, pues de la mujer nacían todos ellos/as, por lo tanto, un ser superior capaz de engendrar, producir (cultivos, lluvia..), crear (al ser humano, animales, plantas...), se identificaría con rasgos y forma de mujer.

Las pruebas arqueológicas evidencian que el primer Dios fue concebido y reconocido como mujer durante 20 mil años y que no hubo más divinidad que la Gran Diosa hasta que, entre los milenios VI y III a.C., por necesidades socioeconómicas, apareció el concepto de Dios varón. En los libros que he leído del tema, siempres se sitúa este cambio con la llegada de la agricultura y la aparición de excedentes de producción (los alimentos que sobraban eran almacenados), que generaban riqueza para algunas personas, así surgieron las diferencias sociales y de género. Y así el hombre se apropió de la Diosa y la convirtió en Dios varón.

Encontraréis referencia a este trasvase de poder en muchísimos mitos de la antigüedad. Por ejemplo, parece ser que la leyenda de la prueba de Hércules que consiste en robar las manzanas a las Hespérides, simboliza al poder del varón (Hércules) que roba la sabiduría (la sabiduría se representa desde tiempos muy antiguos como una esfera, más adelante, la manzana o el huevo adquieren igual simbolismo) a la sociedad gobernada por mujeres (las Hespérides). Hay alguna leyenda más de este estilo, seguramente las encontraréis casualmente un día cualquiera entre alguna lectura que hagáis, y veréis que la estructura y los símbolos se repiten.

Se asocia a la cultura mediterránea, masculina, que adquiere su sabidiuría y conocimientos de antiguas sociedades femeninas íberas o celtas.

Fijaos tambien cuando visiteis una Iglesia. ¿Sobre qué suele estar la Virgen erigida? Sobre una esfera, símbolo de sabiduría y poder de creación, símbolo antiquísimo de la Diosa Madre. Hay muchos más como éstos, que resultan sorprendentes y ayudan a entender cosas que dábamos por supuestas o que ni siquiera nos planteábamos.


Resulta interesantísimo investigar por cuenta propia sobre estos asuntos, si os apetece profundizar en ellos, os recomiendo los libros "Dios nació mujer", de Pepe Rodríguez (ensayo ameno y muy documentado sobre el origen femenino de la Diosa),y "Los templarios y la mesa de Salomón", de Juan eslava Galán (un recorrido iniciático por los secretos templarios: los santuarios matriarcales en los que el Temple entronizó sus Vírgenes Negras, las barcas de piedra, el lagarto de la Malena, que guarda la Mesa de Salomón, las intrigas que suscitó la construcción del Templo de Jerusalén, el Arca de la Alianza y la Cábala).
Yo fui de una sorpresa en otra al leerlos, creo que son un gran descubrimiento para quien desee comprender, observar con otros ojos y cuestionarse algunos de los principios y concepciones de la cultura y sociedad en que vivimos.


Un saludo a tod@s!