domingo, 11 de mayo de 2008

El antiguo honor

Dichosos l@s que decían algo y mantenían su palabra en tiempos pasados. Se debían a su honor y su palabra, era una ética que estaba muy presente. Si bien es cierto, siempre hubo excepciones.
Hay gente para la que su palabra no vale nada, simplemente es un arma más para conseguir lo que quieren. No nos vamos a poner (otra vez) a criticar la sociedad, pero si tienes oídos ya habrás sufrido a alguna de estas personas.
Os recomendamos escuchar las pruebas de novios de "Anda ya", en los 40 principales. Much@s caen, demostrando la importancia que tiene para ell@s el concepto de pareja. Si bien, las que ponen a prueba a sus parejas, es por algo, es que ya tenían sospechas. Aún así el puterío es grande, como ejemplos de esto ponemos los cuernos que habitualmente se dan en: las despedidas de solter@s, los viajes de negocios, las cenas de empresa, de trabajo... En algunos paises como en Francia es el deporte nacional, está asumido como algo normal.
Y decimos nosotros, que si tienes un pacto de libertad sexual con tu pareja seguro que aún está peor visto eso, a que tengas un amante con un piso, cosas de la vida... total todo el mundo tiene algo extraoficial y aquí no pasa nada. La gente que realmente tiene honor, palabra, y es leal a sí misma no tiene necesidad de engañar y mentir a nadie, y menos aún a su pareja. Cuando eres desleal a tí mismo, es como si te estuvieras anulando, faltando a tus valores y a tu ética personal, te estás despersonalizando.
Otra cuestión es relacionar honor con la picaresca (que debía ser llamada simplemente delincuenca). En España el pícaro que miente, engaña y es desleal, se ve como alguien simpático y divertido, un briboncillo que hace gracia y hasta es popular. Si tuviéramos otro sentido del honor, lo que nos darían estas personas sería pena, cuando no asco, y tendríamos que criticar y castigar su comportamiento en lugar de recompensarlo con sonrisas condescendientes e invitaciones millonarias a programas de televisión.
Morir por honor, ya no se hace, no creemos que haya que llegar a tanto, mejor sería si has perdido el honor en alguna ocasión intentar recuperarlo, pedir disculpas si realmente lo sientes así, o intentar cambiar, no comprometerse con cosas que no puedes finalizar. Faltar al honor no es solo poner los cuernos, hay muchas pequeñas cosas que pueden encasillarse dentro de esto y no hay que decir que solo lo más grave es deshonor.
El honor es una forma de actuación y pensamiento, unas veces te sales del camino, pero el verdadero problema es cuando haces del deshonor una forma de vida cotidiana y aceptable.
Marta y Efra.

2 comentarios:

Sergio Prieto dijo...

Como ti dis, non hai que criticar demasiado a esta sociedade, pero é que hai moitas ocasións nas que nolo serven en bandexa de prata. Penso que coa honra pasa o mesmo que coa xustiza, só se ten en conta cando están os correspondentes millóns polo medio. Como din Ska-P nunha letra: "la justicia, ¿donde está? Crucificada en los altares del capital." Máis gráfico imposible. Moitos saúdos a tod@s.

mujeria dijo...

Efra y Marta me parece muy bueno el articulo del 11 de mayo, el tema del honor, que es el RESPETO, es fundamental, creo que es lo mas grave que está pasando en el mundo. Con los granitos de arena que vamos poniendo lo que crremos en ello, se puede hacer una playa.