miércoles, 28 de mayo de 2008

Mujeres y Musica





A lo largo de mis estudios de Superior de Música, he tenido la asignatura de historia de la música y me ha llamado la atención que aún no nos hemos librado de ese dominio masculino, si bien es cierto que por la cultura de ciertas época no aparecen nombres de mujeres, las pocasa que existen se la obvia completamente, creo que deberían de replantearse esto los teóricos musicales y artíticos en general, así para todos aquellos que sienten curiosidad por estas mujeres "anónimas" os he buscado informacion sobre estas y su creaciones.

He descubierto que hay muchas más de las que creía y me ha resultado interesantísimo, espero que con el tiempo su música se de a conocer, en vez de machacarnos siempre con los mismos compositores una y otra vez.

Y es que someterse al juicio masculino bajo el nombre de una mujer era algo, ya sin más, abocado al fracaso; por eso, parece que la mayoría de las mujeres músicas o no se animaban a componer o bien no firmaban sus obras y las dejaban en el anonimato; pero también se daba el caso de que las publicasen amparadas bajo la firma de algún varón, por ejemplo, la del padre, marido, hermano, y así sus nombres han desaparecido para siempre.

Tal fue el caso, allá por el Siglo XIX, de la compositora norteamericana Carrie William Krogmann, a la que se le atribuyen más de 1000 obras diferentes bajo distintos seudónimos. Y ésto es sólo por citar un ejemplo. Otro caso insólito es el ocurrido a la compositora y estudiosa de la música norteamericana Edith Borroff, quien recibió el expreso pedido de usar un seudónimo masculino para grabar sus temas.

La primera compositora que registra la historia se llamaba Iti, una cantante egipcia que vivió unos 2450 años antes de Cristo; entre los árabes, tenemos a Jamila, quien condujo la primera orquesta formada por 50 mujeres alrededor del año 720. Ellas solían alegrar con su música los caminos que llevaban de Medina a La Meca.

La primera mujer que compuso una ópera fue la italiana Francesca Caccini (1581? - 1640), "la Cecchina", como la llamaban. La ópera en cuestión, que fue estrenada el 2 de febrero de 1625, tenía el nombre de "La liberazione di Ruggiero dal isola d' Alsina". Con Francesca se produce una excepción, pues fue bastante reconocida en su tiempo, y gozaba de una fama tal que estaba considerada como "la Monteverdi de Florencia".

De origen sueco fue la primer mujer en componer una sinfonía para órgano, Elfrida Andrée




Como ejemplo, estudios recientes han demostrado que la brillante obra del compositor Gustav Mahler se hizo posible, en su mayoría, gracias a la valiosa colaboración de su esposa, también compositora, la vienesa Alma María Mahler (siglos XIX-XX).



Además, seguro que el caso de Nannerl Mozart (siglos XVIII-XIX), hermana de Mozart, no fue un hecho aislado en la Historia, ella también destacó como niña prodigio, y quizá no debía de tener menos cualidades artísticas que su célebre hermano. A él lo educaron y lo prepararon para que triunfara; ella, en la injusta desproporción, casi se vuelve loca... Al final sólo Wolfgang Amadeus logró dar a conocer sus dotes y hoy únicamente conocemos el genio masculino....



Clara Wieck (siglo XIX) fue compositora y, al parecer, buena, pero la boda con el compositor Roberto Schumann truncó su fama y su carrera y ya no se le permitió sino interpretar al piano... si bien era adorada por su marido pero su carrera se frenó... Pero seguro que sus conocimientos musicales «ayudaron» al compositor.



También hubo alguna monja que, como Hildegarda, compuso motetes religiosos. Conocemos el nombre de la Madre Gracia Bautista (siglo XVI) que aparece citada junto a grandes personalidades de la música sacra española del Renacimiento, pero de ella solamente se conserva una pieza... Esto ha dado pie a algunas para pensar que fueron más las que compusieron en los conventos, pero aún falta una investigación detallada. Conocer historias concretas ayuda a iluminar las anónimas...

Pero todo esto ocurre también con los cuadros y otras creaciones artísticas. No es fácil tampoco hallar lienzos firmados por mujeres. Encontramos algunos, siempre excepciones. Por ejemplo, ya Plinio el Viejo (? 79 d.C.) reseñó seis mujeres artistas del mundo clásico, las nombra, pero ni conocemos su vida y menos aún sus obras.

La pintora castellana del siglo XIV Teresa Díaz firmo sus telas, al igual que la «Pintrix et Del aiutrix» (Pintora y ayudadora de Dios), bella expresión con la que se autodenominaba la miniaturista catalana y monja Ende (s. X). También contamos con las enigmáticas y sugestivas ilustraciones en los libros de la polifacética abadesa Hildergarda de Bigen...

Un ejemplo de la huella que dejó la mujer en los años 20 en Barcelona lo encontramos con la pianista , pedagoga y musicóloga occitana Blanche Sela i Henry pronto cambiaría su nombre de pila a Blanca Selva que nació en 1881 y murió a la edad de 58 años, llego a Barcelona el año1922, después de estudiar a la Schola Cantorum, con Vicent Indy, profesor de otros grandes musicos parisinos de la época.

Pero la historia de la música esta llena de nombres femeninos, la mayor parte olvidados injustamente... se habla de mas de 4.000 mujeres compositoras catalogadas, desde los tiempos medievales Azalais de Pecairagues, hasta la mas joven de las compositoras actuales.

Paulatinamente y además del arte de la composición, las mujeres comenzaron a ocupar espacios que jamás habían tenido antes y dirigieron orquestas: Chiquinha Gonzaga (1847 - 1935) fue la primera en dirigir una en Brasil; Vitezslava Kapralova (1915 - 1940), checoslovaca, dirigió una orquesta con sólo 19 años; Nadia Boulanger (1887 - 1979), alumna de Gabriel Fauré y profesora de innumerables músicos como Gershwin y Piazzolla, fue la primera en dirigir un programa entero de la Orquesta de Sociedad Filarmónica de Londres (en América condujo la Orquesta Filarmónica de Nueva York); Joanidia Sodré (1903 - 1975), la primera mujer sudamericana que dirigió la Orquesta Filarmónica de Bonn.

Algunas fueron pioneras y ostentaron numerosas producciones y representaciones: Emma Steiner (1852 - 1929) dirigió más de 6000 obras, entre las cuales más de 50 fueron óperas y operetas; Miss H. A. Beach (1867 - 1944) había compuesto ya su opus 150 en 1938.

Otras fueron polifacéticas, como Mary Carr Moorre (1873 - 1957), que escribió, dirigió y condujo su ópera en cuatro actos (fue la primera mujer que dirigió una orquesta de 80 hombres en la exposición de San Francisco en 1915), o la hermana Rosalina Abejo (nacida en 1922) -autora de numerosas piezas para piano, orquesta, ballet y música sacra-, quien fue la primer monja directora de una orquesta sinfónica.

Y hay muchas más, olvidadas, tenaces y sorprendentes, como la francesa Agustina Mary Holmes (1847- 1903), que además de ser muy talentosa fue bella y suntuosa, mixtura que pocos le perdonaron, y por lo cual su vida despertó aplausos pero también las críticas más rigurosas. Admirada por Wagner y Massenet, dirigió una banda cuando sólo tenía once años, y componía desde temprana edad. Y si bien en el año 1904 se le rindió un Homenaje con un monumento en su honor en el cementerio Saint Louis en Versailles, hoy pocos la recuerdan, como a tantas otras

Así nos encontramos nombres como Elisabeth Jacquet de la Guerre, la compositora, clavecinista y pianista nacida aproximadamente en 1664 en París y procedente de una familia con larga tradición musical. También esta Fanny Mendelssohn-Hensel, mas conocida como la hermana de Felix Mendelssohn, compositora nacida en Hamburg el 1805 y fallecida en 1847. Fanny recibió la misma educación musical que su hermano , pero Abraham, el padre, freno las aspiraciones de la joven.

Otra de las mujeres compositoras es Louise Farrnc-Dumont, pianista y compositora que nació en París el año 1875. También podemos citar la hija de una princesa rusa y un músico francés, Lili Boulanger, nacida en Paris el año 1893 y que durante muchos años ha sido profesora de algunas de las mas grandes figuras del S XX.

Jeanine Baganier, la compositora francesa de este siglo que recibió el primer Premio de Piano del Conservatorio de París ( compuso más de 60 obras para piano ), usaba el seudónimo de Freddy Anoka. La universidad de Oxford, en su momento, también prefirió a los hombres: Adelaide Louise Thomas, una pianista inglesa, aprobó todos sus exámenes para obtener su título de Bachiller en Música, pero no lo pudo recibir por ser una mujer. Eso ocurrió en el año 1893. Aunque en honor a la verdad habrá que remarcar que uno de los premios más codiciados en el mundo de la música, el de la Academia de Bellas Artes de París, fue otorgado en varias oportunidades a mujeres: Yvonne Desportes, Berthe di Vito Delvaux, Rolande Falcinelli, Nadia Boulanger, Elsa Barraine son sólo algunas de ellas.

La investigación feminista en música se inicia con un considerable retraso respecto a otras disciplinas de humanidades como la literatura o el cine y no se desarrolla plenamente como una nueva corriente crítica hasta finales de la década de los '80 y los años '90. Desde finales de los '70 las feministas comienzan a plantear una revisión de género en un gran número de disciplinas y a desarrollar teorías que les permitan llevar a cabo esta tarea, pero en musicología debemos esperar hasta la década siguiente para que sean publicadas las primeras historias de la música de las mujeres.

Estos estudios son fruto del trabajo de musicólogas anglosajonas como Diane Peacock Jezic, Judith Tick, Karin Pendle o Carol Neuls-Bates, y responden al interés de éstas y otras autoras por re/descubrir y dar a conocer las prácticas musicales de las mujeres.
El objetivo de estas investigaciones, que se enmarcan en la llamada compensatory history o "historia contributiva", se centra más en recuperar la labor histórica de las mujeres en la música que en realizar un análisis en profundidad de las causas que han llevado a su invisibilidad, si bien se plantean ya algunas de las cuestiones que se investigarán en los '90, cuando surge la musicología feminista propiamente dicha.

Las bases de esta nueva línea de investigación quedan establecidas a principios de la década con las aportaciones de autoras tan importantes como Susan McClary, Feminine Endings. Music, Gender and Sexuality (1991), Marcia Citron, Gender and the Musical Canon (1993) o Ruth A. Solie, Musicology and Difference. Gender and Sexuality in Music Scholarship (1993).

Las musicólogas feministas proponen una línea de acción abiertamente política para acabar con la discriminación de género de la musicología tradicional. En primer lugar, reconocen la importancia de la labor de recuperación histórica de las mujeres músicas llevada a cabo en la década anterior, porque consideran que la existencia de una tradición musical femenina es fundamental para legitimar y fomentar el trabajo de las mujeres músicas del presente y del futuro. Además, enfatizan la necesidad de re/evaluar las experiencias y prácticas musicales de las mujeres y de investigar las estrategias desarrolladas por éstas para luchar contra los presupuestos patriarcales del discurso musical tradicional, de manera que puedan ofrecerse modelos femeninos positivos que estimulen la participación de otras mujeres en la música.

Finalmente, las musicólogas feministas apuntan a la necesidad de crear una red de comunicación entre las mujeres que se dedican a la actividad musical, no sólo en el ámbito académico sino también en el de la creación, interpretación, industria, difusión, etc .... para facilitar el intercambio de información y desarrollar una política de apoyo a la actividad de las mujeres músicas.

Curiosamente en la música popular, fuera de la culta, no se ha dado en tan grande medida esa diferencia entre hombres en mujeres, todos sabemos los motivos de que las mujeres no pudieran acceder a la elite, "normas y tradiciones" nos han quitado del disfrute de las creaciones del 50% de individuos del mundo, pero eso ya está perdido, intentemos recuperar lo que podamos y aprendamos de esto, que no sea solo en la música de consumo donde la mujer tenga ese papel destacado actualmente, quizas por su tendencia a satisfacer las necesidades primitivas de lo ciertos hombres a que les enseñen partes cada vez más "grandes" de sus cuerpos.

Si quieres saber más sobre este tema consulta estos enlaces:
Un saludo a todos y creación femenina tambien, a partes iguales. Efraím Díaz

7 comentarios:

Sergio Prieto dijo...

O que dis non é máis, nin menos, que a proba de que a sociedade patriarcal non deixa tranquila nin a música, e claro, cando se ve que unha muller ten tanto ou máis talento que un home, non é necesario dicir quen sae peor parada. Con todo, espero que ese gran grupo de mulleres con talento, vaia saíndo á luz.

Marta dijo...

Maravillosos artículo, me ha fascinado.
Está muy bien escrito, y muy documentado.
Buen trabajo!

Mabel dijo...

Un gran documento!!de verdad que me inspira para indagar más,me encantaria poder escuchar sus músicas...Genial.Efra!Estos espacios tienen mayor sentido,esto si que es Igualdad.Sacar a la luz,lo que está escondido.Hacer visible,lo invisible.Gracias por tu constancia y paciencia,en la recogida de tan valiosos datos.

Sergio Prieto dijo...

Pois si, a verdade é que este artigo require unhas consultas de información bastante exhaustivas. Por iso, quérome sumar aos comentarios de Marta e Mabel e felicitarte polo traballo que pasaches con este artigo, o que non me sorprende, pois se te coñezo ben desde que estou na banda, sempre fuches moi exhaustivo nos teus traballos. Noraboa.

Efraím Díaz dijo...

Seguro que se me ha olvidado alguna mujer importante, pero en fin, estaría bien poder conseguir sus musicas y que las mismas se empezaran a interpretar en las salas de conciertos, cuanto se ha perdido la humanidad ignorando a una mitad¡¡¡¡

Gracias a todos y procuraré seguir documentandome.

Efraím Díaz dijo...

Este es el mail que me envio mi profesora de analisis, Mº Paz Pita.

Hola Efraim,

muy interesante el tema de las mujeres en la música, especialmente en la composición y la dirección. Precisamente he dado una conferencia sobre ese tema hace un par de años y posiblemente se publicará próximamente un artículo con el enfoque que hacía ahí sobre el asunto. Por cierto, para hacer mi pequeñita aportación ( ya sabes que los profesores siempre tenemos que intentar mejorarlo todo...), a lo mejor se me ha pasado, pero creo que no mencionas a Tailleferre del Grupo de los Seis. Me hace gracia especialmente que el Grupo sea tan conocido y que pocos sepan que una de "los" seis era una mujer. Ya ves que soy bastante "militante" con esto...

Suerte con todos los proyectos que tienes entre manos!
Saludos,
Paz Pita.

Efraím Díaz dijo...

Si la verdad si que se ma había pasado, y encima despues de estudiar el S.XX en Historia de la Música, que cabeza....

Si que es curioso que en el libro "La Música del S.XX de Robert.P Morgan, no se haga referencia a que Tailleferre es una mujer, que estaba dentro del grupo de Les Six, principios del S-XX en Paris.

Germaine Tailleferre, compositora francesa, nació en Saint-Maur-des-Fossés (Val-de-Marne) el 19 de abril de 1892 y murió en París el 7 de noviembre de 1983.

Durante mucho tiempo se consideró que la obra de Tailleferre se reducía a una serie de encantadoras obras para el piano, compuestas en el periodo de entreguerras, y que su carrera de compositora se acababa en la Segunda Guerra Mundial. Era ignorar u olvidar que además de esas piececitas, compusó mucho más; obras de cámara, dos conciertos para piano, tres estudios para piano y orquesta, un concierto para violín, su destacado Concerto grosso pour deux pianos, huit voix solistes, quatuor de saxophones et orchestre, cuatro ballets, cuatro operas, dos operetas, muchas «mélodies», y eso sin contar las numerosas obras para pequeños ensembles o grandes orquestas como el esplendido Concerto pour deux guitares et orchestre, recientemente recobrado y grabado en 2004 en Alemania por Chris Bilobram y Christina Altmann. La mayoría de sus obras mayores fueron escritas entre 1945 y su muerte en 1983. Hasta hace muy poco gran parte de su obra permanecía inédita y sólo recientemente se ha podido conocer ampliamente y comenzar a situarla en el lugar que se merece.

Se le han dedicado dos calles: en 1987, una en Arcueil y en noviembre de 2003, otra en Quincy-Voisins.

Fue una de las primeras mujeres que salió hacia adelante en ese mundo restringido a los hombres, pero aún hoy se obvia decir que era mujer en muchos libros.

Que creeis que es más definitorio de igualdad decir que era mujer o no decirlo para ser justos entre ambos sexos??????, bajo mi punto de vista yo creo que primero hay que llegar a la igualdad para tratar de la misma forma a ambos sexos, hay que sacar a la luz esas diferencias históricas para que se llegue a la normalidad en un futuro esperemos próximo.

Si quereis saber más pinchad en este enlace:


http://es.wikipedia.org/wiki/Germaine_Tailleferre