lunes, 2 de junio de 2008

Toros y caballos


Hay quienes tratan a los "toros" como arte y cultura, incluso deporte, já, es una salvajada más de las que se comenten con animales en un pais como España. La tortura es llevada al ensalzamiento como "fiesta nacional", en esos momentos me indentifico plenamente con el video de Sanchez Dragó del siguiente enlace: http://www.youtube.com/watch?v=ctUbb8jjlI8


Si eres de l@s que tienen aun dudas mira tambien este enlace de youtube, aunque tendras que registrarte en youtube: http://www.youtube.com/watch?v=GzM2QBALwac


Aproximadamente más de 50.000 animales, entre toros de lidia y vaquillas, son maltratados y sacrificados, "gracias" a esta fiesta nacional. Los caballos son los grandes olvidades de este anual holocausto. Los caballos son la víctima olvidada de las corridas, a pesar del peto en numerosas ocasiones reciben embestidas que les abren las tripas, a menudo se les vuelven a meter los intestinos y se les cose para que vuelvan a salir a la plaza. Por otra parte, es necesario drogarlos y taparles las ojos para que salgan a la plaza, ya que de otra manera el terror que sienten al ver al toro les haría huír.


Cada año más de 3000 pueblos de España, celebran sus penosas "fiestas" con la tertura y asesinato de algún animal (ocas, toros, vaquillas, gallinas, cabras, caballos etc...) sin contar las prácticas con los becerros.


Por si todo esto fuera poco, las Administraciones Nacionales subvencionan la tauromaquia a través de nuestros Ministerios y una parte de nuestros impuestos sirve para fomentar todo este mundo taurino y para seguir masacrando toros no sólo impunemente, sino con ayuda oficial del gobierno. En http://www.rescate-abierto.org/ podeis ver un video interesante. Si quereis podemos hablar de lo que nos cuesta a los españoles.




Las corridas de toros y todos sus derivados -encierros, etc.- nos cuestan miles de millones a los contribuyentes. Aunque no hay estudios fiables relativos a cuánto dinero se maneja, sí existen algunos datos que, a título de ejemplo, nos pueden dar una idea de las cifras globales procedentes del erario público: según un programa de televisión, a España le cuestan sus festejos taurinos -sin contar las corridas- 120.202.421€ (unos 20.000 millones de las antiguas pesetas).


Algunos datos más, sólo de la Comunidad de Madrid: 54.091.089€ (9.000 millones pts.) la construcción de la plaza de Vista Alegre, 21.035.424€ (3.500 millones pts.) la de Leganés. Otras similares han sido construidas en Getafe, Torrejón de Ardoz, Móstoles. 18.030.363€ (30 millones pts.) cuesta el mantenimiento de la Escuela de Tauromaquia, financiada a medias por el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad. Esta última donó el año pasado 30.050.605€ (50 millones pts.) en concepto de "ayuda" para celebrar encierros en los pueblos con menos recursos económicos ("ningún pueblo sin fiestas crueles", ésta parece ser la consigna oficial).


El ente público Televisión Española pagará este año unos 6.010.121€ (1.000 millones de pts.) para retransmitir 30 corridas. Los canales privados no retransmitirán corridas por no tener audiencia (según las últimas encuestas, sólo un 13% de los españoles disfruta con las corridas televisadas). En la mayoría de las ciudades españolas, las plazas de toros son deficitarias, y somos los contribuyentes quienes debemos cubrir ese déficit. En muchas ocasiones sólo se consigue público regalando entradas al INSERSO, a trabajadores de ciertas empresas, o a amigos y parientes.


Fernando VII, el más nefasto de nuestros gobernantes, cerró universidades y abrió escuelas de tauromaquia, lo cual ilustra bien la función de las corridas: un pueblo embrutecido es más manejable que un pueblo instruido. A pesar de que en los años 60 y 70 estuvieron a punto de desaparecer, actualmente aún perviven debido a intereses económicos que consiguen el apoyo gubernamental y subvenciones públicas, y que difunden el mensaje de la tradición como única justificación de algo tan anacrónico como cruel...


Hay otras prácticas prohibidas pero que se emplean para reducir riesgos al torero, todas ellas desmentidas por los taurinos pero confirmadas por veterinarios: aparte del "afeitado", en el que poco antes de la corrida se le recortan los cuernos, privándole de su única defensa, están las palizas que reciben, generalmente con sacos de arena pero a veces con palos, encerrarlos a oscuras para que al salir a la plaza se queden ciegos con la luz, untar sus ojos con vaselina para menguar su visión, hacerle cortes en las pezuñas y untarlas después con aguarrás... Por otra parte, debido a la mala alimentación a base de piensos compuestos, para complacer a un público que exige toros cada vez más grandes, los toros sufren un exceso de peso que les causa lesiones y les dificulta el movimiento.


El toro es un animal herbívoro, y como tal pacífico, sólo a base de castigos y manipulaciones se consigue alterar su ser natural, quedando convertido en un enfermo nervioso que sólo lucha por su vida. En la plaza, el toro lo único que busca es la huída, y sus ataques desesperados son, además de por provocación, por no encontrar una salida.


Las distintas armas utilizadas previo a la muerte del toro, tienen como objetivo debilitarlo, para que el torero pueda matarlo fácilmente. El picador le introduce una puya de 10 cm. de longitud que le hunde en el cuello, aunque realiza movimientos a un lado y a otro para desgarrar y horadar la carne del animal, provocándole intensas hemorragias. Las banderillas, afilados arpones de unos 6 cm. de longitud, que se le clavan en el lomo, tienen la función de "humillarlo", es decir, que agache la cabeza para que el matador pueda introducirle la espada mortal.


La muerte del toro es lenta y muy dolorosa, ya que casi nunca muere con la primera estocada. No es infrecuente escuchar que el animal ha recibido más de 10 estocadas. Cuando ni así muere, se recurre a la puntilla, cuchillo que secciona la médula espinal y deja al animal paralizado pero consciente, estado en el que posteriormente entra al desolladero, o sea vivo.


Así es arrastrado muchas veces, y en ocasiones ha habido toros que han llegado a levantarse durante el arrastre. Aun en el caso de que la médula espinal resulte seccionada, la cabeza del toro sigue viva y consciente unos minutos, los suficientes para sentir el dolor por el corte de orejas; de hecho, nunca llega totalmente muerto al lugar donde es finalmente descuartizado.


El 87,4% de españoles son contrarios a que se haga sufrir a los animales en espectáculos, el 82% nunca ha asistido a una corrida, y el 92% piensa que el maltrato animal debe estar penalizado por ley. (Intergallup, 1991).


En otra encuesta del año 1.999, el 86,9% declaraba no tener interés alguno por las corridas, y EL 86% nunca había pisado una plaza. Por otra parte, algunos medios de prensa escrita en sus páginas de internet realizan encuestas entre sus lectores, que siempre son ganadas abrumadoramente por los antitaurinos.


El elevar las corridas de toros al rango de fiesta nacional, es un agravio de máximo gravedad, por no decir un insulto, para la sociedad española. Las corridas de toros no conmemoran la belleza, la inteligencia o la vida, como dicen los taurinos, sino que constituyen un homenaje a la peor crueldad humana, que es hacer del dolor una fiesta.


Las corridas de toros y sus derivaciones no son la fiesta nacional, sino, para la mayoría de los españoles, la vergüenza nacional, y es responsabilidad de todos el actuar para erradicar de una vez esta lacra que pagamos todos y que sólo contribuye a enriquecer a algunos y a embrutecernos a todos, mientras la imagen de España en el exterior se ve seriamente dañada.




Hay menos animales asesinos que personas. NO A LAS CORRIDAS DE TOROS¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


Un triste SALUDO

11 comentarios:

Mabel dijo...

Por supuesto:NO A LAS CORRIDAS DE TOROS!!Solamente contribuyen al desorden planeterio,ya no solo al desorden Nacional.Nos afecta a toda la Humanidad,no solamente por desgracia al Toro(pobrecito).

Marta dijo...

No conocía muchas de las cosas que pones, que horror... Esperemos que esto se acabe pronto, ya que cada vez hay menos aficionados en las nuevas generaciones.
Un saludo a tod@s.

Sergio Prieto dijo...

O que máis me fastidia, persoalmente, é que as "persoas" que asisten ás corridas sexan consideradas como cultas, algo ao que non vexo fundamento ningún. Esperemos que certas mentes recapaciten e digan en voz alta o que se expresou nalgunha canción: "no colabores con un juego de dementes, taurinos al código penal". Ánimo para tod@s e a ver se hai sorte.

Anónimo dijo...

!!no a los maltratos de animales¡¡
los toros ,los caballos ect de animales muertos por nuestras llamada "fiestas tradicionales" de , maltrato animal.

Anónimo dijo...

el toreo no es nada mas que un momento de divercion por un momoento de tortura de un unos seres inocentes que no tienen la culpa de la locura de un ser humano que se cre culto o inteligente por el hecho de poder matar a un amimal de mayor tamaño que el que ademas esta debil y embrutecido por todo lo que se le da previamente un saludo para todos con los que coincideden conmigo y si no espero que cambien de opinion con todo lo anterior y esto

Anónimo dijo...

si alas corridas de toros porke sin toros no ay fiestas y a todos estos ke no les gustan los toros ke no miren.Vivan las fiestas con toros y vivan los toreros y los recortadores

Efraím Díaz dijo...

Desear que se continue con estas fiestas es desear la muerte de animales inocentes,

que pasaría si yo dijera vivan los toros asesinos?

!!no a los maltratos de animales¡¡

si a los toros dijo...

tu eres inutil sin toros no hay fiestas!!!


SI A LAS CORRIDS DE TOROS

viva SAN FERMIN i VIVA LOS TOROS

tu eres algo raro tio los toros son las almas de las fiestas y tu no vas a poder hacer nada al respecto

venga i visca catalunya!!

Efraím Díaz dijo...

No a los toros, alto y claro¡¡¡¡

Sin toros no hay fiesta... pues me parece triste...

Un Cordial saludo.

Sergio dijo...

Para "si a los toros":
Esa visión tuya de que "sin toros no hay fiestas" demuestra que tu concepto de una fiesta es bastante limitado, pues lo que se hace con los toros está, en mi opinión, muy lejos de poder llamarse fiesta.
Pero lo que me llama más tristemente la atención de tu comentario, además de tu posición acrítica sobre la cuestión, es que lo hayas empezado con un insulto.
Como consejo general, me gustaría decirte que, cuando quieras dar una opinión, lo hagas informándote un poco, abriendo tus miras y, lo más importante, siempre desde el respeto hacia los que no piensan como tú y desde la crítica constructiva.
Saludos.

Marta dijo...

De acuerdo con Sergio.
No voy a entrar en discusión con estas personas, porque ni ellos ni yo vamos a cambiar de opinión al respecto, pero lo que no es admisible es que se entre a un blog a insultar por el simple hecho de no compartir una opinión.
Eso ya habla por sí solo de la clase de persona que es cada uno de los dos,y de quien tiene educación y respeto y quien carece de ella, sin más comentarios.

Un saludo.