domingo, 13 de julio de 2008

Ejercicios de intuición.

PRACTICAS SENCILLAS PARA EL DESARROLLO DEL SEXTO SENTIDO

- Reconocer el estado: En estado de relajación procura ser consciente de las impresiones que recibes a través de los sentidos y de tus sensaciones internas. Utiliza una grabadora para registrar en voz alta percepciones como: "Siento mi respiración", "huelo a café", "Oigo una puerta"... Todo cuanto percibimos tiene un significado. Practicar a menudo este ejercicio nos vuelve más receptivos.

- Formular una pregunta: La intuición siempre está a nuestro servicio y es posible hacerle todo tipo de preguntas. Eso sí, las cuestiones han de ser concretas o la respuesta se podría interpretar de varias maneras. No se puede plantear "¿Conoceré a mi pareja ideal?", porque si es alguien que ya se conoce la respuesta será negativa. Hay que preguntar "¿Cuándo conoceré a mi pareja ideal?" En todo caso, hay que tener cuidado con lo que se desea saber. La intuición siempre contesta y puede que no nos guste lo que nos comunica.

- Obtener una respuesta: Escribe varias preguntas en diferentes papeles, y después, con los ojos cerrados, elige una al azar. Inmediatamente después, sin dar tiempo al pensamiento racional a interferir, repite en voz alta todo lo que sientes o percibes. Es importante grabar o que alguien anote lo que digas. El truco consiste en no callar nada que venga a la mente. Si ésta se queda en blanco, hay que respirar hondo, concentrarse en una de las sensaciones y dejar que nos lleve a otra. Luego analiza tus impresiones y trata de hallarles un significado. Por último mira el papel elegido y descubre la pregunta a la que has contestado. Es mejor no saber a qué se responde al hacer el ejercicio, pues así el consciente no bloqueará el proceso.

- Interpretar mensajes: Para descifrar el significado de tus impresiones, analízalas detenidamente. Busca similitudes entre las palabras y pregúntate que quieren decir para ti. Utiliza la asociación de ideas. Si la intuición se ha manifestado mediante imágenes o símbolos, como ocurre en los ejercicios de visualización, entonces intenta averiguar que significan éstos para ti o para tu familia, o conviértete en el propio símbolo para ver que sientes así.

- Conocer el futuro: Escribe varias preguntas en un papel y elige una al azar. Dibuja un cuadrado, cierra los ojos y divaga mentalmente por cada una de sus esquinas, mientras visualizas diferentes escenas, sentimientos o cosas en cada una. Las visualizaciones que has tenido en la primera esquina corresponden a tu situación presente. La segunda contiene datos acerca del futuro próximo. La tercera desarrolla la situación anterior. Y la cuarta habla sobre los cambios que experimentarás pronto.

- A cara o cruz: Para obtener una respuesta intuitiva simple toma una moneda, a cuyas caras hayas asignado un significado positivo o negativo respectivamente, y arrójala al aire. Otro método consiste en abrir un libro y leer una frase al azar. O prestar atención a nuestra percepción sensorial, en el preciso instante en que hacemos la pregunta.

- Evitar autoengaños: Es difícil saber cuándo una información ha sido brindada por la intuición u obedece a una reacción emocional, ansiedad, imaginación, rebeldía, etc. Para no autoengañarnos los expertos recomiendan "conocerse uno mismo", y así identificar las propias motivaciones y miedos. Ciertos hábitos que nos ayudarán son: llevar un diario de nuestros estados anímicos, practicar técnicas que nos eduquen para concentrar la atención, como yoga, chi-kung, meditación, etc. También es positivo hacer ejercicio físico, abrir el corazón al mundo que nos rodea y gozar con un sentimiento de gratitud hacia nuestros semejantes, así como cultivar el sentido del humor, y jugar como si fuéramos niños.

2 comentarios:

mujeria cosmos dijo...

Efra me ha gustado, no tengo tiempo para completar algunas ideas. Lanzo una importante, pero que requiere más desarrollol. Hay una teoria de la inteligencia emocional (la teoria cognitiva - a Marta le resultará conocidad)- que tiene que ver con esto y se resume en "siento porque pienso". A veces pensamos que nuestras emociones y estado de ánimo son consecuencia de lo que nos ocurre, los sucesos, las circunstanscas, factores externos a nosotros. Está demostrado que esto no es de todo cierto en la mayoria de las emociones, sentimientos, estados de ánimo.... La respuesta emocional viene dada por la lectura cognitva, la interpretación, el estilo cognitivo con que la leamos, y asi podemos hacer que nuestra vida emocional sea sana y feliz, aun cuando nuestras circunstacias sean duras. Seguiremos hablando.

Marta dijo...

Es cierto, es una teoría interesantísima. Yo tambien creo que en gran medida nos condicionan nuestros pensamientos, al margen de las circunstancias que vivimos.

Me llama la atención especialmente la terapia racional emotiva de Ellis, que consiste en cambiar los pensamientos irracionales que nos hacen sentirnos mal, por otros más ajustados a la realidad y que nos hacen ver el mundo de forma más relativa y realista. La he probado (sin llegar a hacer verdadera terapia, solo algún ejercicio) con una persona que tenía problemas por sus pensamientos depresivos, y da muy buen resultado.
Un saludo, Laura, y muchas gracias por tus interesantes aportaciones.