lunes, 28 de julio de 2008

El amor platónico

El amor platónico, ese en el que amas a alguien que no te puede corresponder, por algún motivo concreto, o porque simplemente no lo sabe y no deseas hacérselo saber, tiene algunas implicaciones psicólógicas bastante interesantes. Si os apetece conocerlas, vamos a ver algunas reflexiones sobre el tema, brevemente.

Los amores platónicos son normales cuando no duran mucho en el tiempo, o cuando somos adolescentes que aún están experimentando con el amor, o cuando no nos supone un sufrimiento más allá de lo razonable, que nos impide hacer vida normal. Si no es así, quizás deberíamos plantearnos si esa situación no ésconderá algo más que un amor no correspondido.

Veamos,¿gana algo la persona que ama sin ser correspondida, en silencio, imaginándose situaciones y encuentros con alguien que nunca ocurrirán?
Puede parecer que no a simple vista, pero profundicemos. Sí que se gana algo con esta forma de amar. Se gana seguridad, y se evita el sufrimiento que puede ocasionar un amor real.
Negarse a comprometerse representa una actitud egoísta, es no querer compartir la vida con nadie porque es más cómodo, y además encierra un miedo profundo, inconsciente: el miedo a sufrir.

Actualmente pocos se dejan llevar frente a un fenómeno tan maravilloso, pero a veces complicado, como es la relación de pareja,y no se atreven a mostrarse tal y como son.
Es difícil hoy en día que las personas se comprometan consigo mismas, o con valores, o con otras personas, porque viven en una permanente superficialidad y un miedo irracional al sufrimiento, reflejando una apariencia que no concuerda con su forma de pensar, de hacer o de decir.
Es muy difícil imaginar cómo es verdaderamente una persona así, y es casi imposible llegar a conocerla, ya que no se muestra como es.

El sufrimiento y la pérdida forman parte de la vida, ayudan a madurar y a afrontar de forma cada vez más eficaz nuevas pérdidas, sufrimientos y retos futuros...

Cuando se ama platónicamente, estamos amando a un ideal, a una idea concreta que tenemos de alguien, no a ese alguien. Solamente vivimos (aunque sea a nivel de la imaginación) lo bueno de una relación, evitándonos lo malo. En esta relación imaginaria no se discute, no se decepciona, no se engaña, todo está bajo nuestro control y es maravilloso, tal y como queremos. Porque no es real. Así mantenemos controlado y dentro de nuestros límites todo lo que ocurre en nuestra vida imaginada, lo que da seguridad, aunque sea irreal. Además, al estar ya enamorad@s de una persona que no nos corresponde, nos estamos evitando amar a alguien que sí vale la pena y que es real, porque ya hemos cerrado nustro corazón, y lo dedicamos a esa persona ideal. En definitiva, estamos evitando enamorarnos de verdad, y vivir una relación plenamente real.

Es una actitud muy cómoda, y la verdad, si lo pensamos bien, es poco valiente ante la vida. Hay que tomar las relaciones reales, con lo bueno y lo malo (que debe ser poco; si no, habría que replantearse las cosas, pero ese es otro tema) , de lo contrario estaremos viviendo una vida prestada e irreal, y nos perderemos una de las mejores cosas de la vida: el amor real. De nada sirve vivir enamorad@ de alguien que no nos corresponde, vivir evitando lo malo y perdiéndose lo bueno. Es mejor arriesgarse, perder, y seguir adelante, más maduro y capaz, que estancarse en una situación que nos va a impedir desarrollarnos, entre lo real y lo imaginado, estáticos y tibios, sin lo bueno ni lo malo.

Atrevámonos a ser honestos, valientes, y vivir las relaciones intensamente y realmente, tal y como son. Si amáis a alguien de verdad, hacédselo saber, y si es realmente imposible, seguid adelante, encontaréis a alguien a quien amar y que os ame si lo deseáis realmente, y estáis preparad@s para ello.
Busquemos relaciones reales, de lo contrario nos perderemos lo poco malo que tienen, y la infinita cantidad de cosas buenas que aportan.

3 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

La verdad es que si que en general se nota un miedo al compromiso en esta sociedad. Cada vez se ve menos compromiso y como bien dices en el amor se ve claramente.

Me gusta el analisis que haces de este tema tan "complicado", por que el amor es muy facil... o te quieren o no te quieren.

Un beso para todos, ya tengo 28¡¡¡¡¡¡.

Marta dijo...

Muchas felicidades de nuevo!!!
Yo también creo que el amor, como tantas otras cosas, es más sencillo de lo que parece, como dices, o hay o no hay. Aunque además de amor tiene que haber más cosas, pero suelen venir solas si los dos son personas maduras y responsables. Este tema de las relaciones personales da para muchísimo... Seguiremos hablando de él.
Si alguien quiere que hablemos, o hablar él/ella de algún tema en especial, estamos abiertos a sugerencias y aportaciones de todo tipo(yo especialmente de psicología, claro;-)).

Un saludo a tod@s!

Anónimo dijo...

Aveces nos da miedo mostrarnos tal y como somos, pero no hay nada más maravilloso que eso.Eso en si,ya es Amor.De padres,tutor@s,educador@s,en general,se tendría que heredar eso.Heredar el Ser,en toda su amplia extensión de la palabra.Ser en la risa,en la cólera,en el enfado,en la más completa alegría, en la Danza con la Vida,...