martes, 5 de agosto de 2008

Ayer,os contaba un cuento, que lei en el libro "Cuentos con alma",hoy comporto con vosotros la entrevista que lei de su autora,Rosario Gómez, ahí va:

Rosario Gómez:
"Pienso que nosotros venimos a hacer algo, pero no algo sólo para nosotros, sino que venimos en misión a la Tierra. El paso por la Tierra es un momento, algo transitorio. Creo que estamos en un viaje eterno y nuestro paso por aquí no es para tomar sol o calentar asiento. Venimos a hacer algo, a entregar algo, a aportar algo, y a colaborarnos entre todos."



Rosario Gomez –autora de los libros Cuentos con Alma- tiene un corazón tan grande, que apenas le cabe en el pecho. Al poco rato de conversar con ella, y ahondar en sus propósitos y realizaciones, percibimos una sensibilidad a flor de piel que le es difícil ocultar.
Trabaja en una especie de casa de muñecas –pero para adultos-, una pequeña oficina octogonal, con grandes vidrios y plantas en el fondo de su jardín, rodeada de verde por doquier.
Me recibe en una fría mañana de invierno, y siento que mientras avanza nuestra conversación, va develándose su verdadero ser, sus verdaderos propósitos e ideales. Y ahí, percibo que Rosario es una mujer tremendamente sensible, con una entrega tan gigantesca y quijotesca como la súper venta de sus libros Cuentos con Alma.
Sus Inicios
¿Cómo surgió la idea de editar estos libros?“A mí, me interesaba hacer un trabajo que dejara algo, un aporte, porque todos venimos a la Tierra con alguna misión, es decir, no venimos a calentar asiento. Sentí que estos cuentos, que me tocaron tan profundamente en su oportunidad, si otros tuvieran la posibilidad de sentir lo mismo con su lectura, sería algo maravilloso”.
Partió con las agendas Por un Mundo Mejor, de los años 98 y 99. Las agendas venían con mensajes y tuvieron buena acogida. Pensando en algo que permaneciera en el tiempo, surgieron los libros, con la intención de traspasar mensajes de una manera simple, en cuentos sencillos y cotidianos, reflexiones, semillas de Luz y Amor, para que cada uno las siembre dentro suyo. “Ahora, nunca me imaginé lo que iba a suceder”
¿Pensaste que iba a ser más modesta la cosa?Absolutamente. Por lo que había averiguado, me dijeron que con 1.500 libros tenía para un año y medio a dos de venta, así es que imprimí 1.500. El primer libro salió en los primeros días de noviembre de 2001, sin ningún tipo de publicidad ni lanzamiento. Para el 15 de diciembre, no había un solo libro en Santiago, se habían acabado en todas partes y me empezaron a llamar de las librerías por reposición. Fue una cosa de locos, del momento en que me quedé sin libros, me llamaban al celular, a todas partes, pidiéndome más libros.
Y que hiciste ahí, ¿imprimiste más?La verdad es que me demoré como dos meses en sacar la segunda edición, porque tenía mis dudas. Dentro del mercado, era un libro económico. Yo sabía que era un libro bonito, que tenía algo en sí que dejaba algo; pero bueno, también había coincidido con el período de Navidad y pensaba que a lo mejor había correspondido a una venta de ese período y nada más. Quizás, si hacía una segunda edición, nadie la compraría. Además, trabajaba con una imprenta muy pequeña, que se demoraba una enormidad en tenerme los libros.
Súper Ventas
¿Y cuántos libros se han vendido hasta la fecha?De Cuentos con Alma I, algo más de 27.000. Ya han pasado tres años, y de los tres libros, que se venden todos súper bien, yo te diría que el que mejor se vende es el I. Uno piensa que después de tanto tiempo, toda la gente interesada en él ya lo habría comprado, y no, fíjate, siempre la fuerza en las ventas la lleva el primero.
¿En base a ese éxito inicial hiciste el segundo?En las librerías, empezaron a preguntarme cuándo salía Cuentos con Alma II, y como yo tenía harto material para hacer un segundo libro comencé a armarlo. Lo hice entremedio de muchas cosas, porque el primero me tenía trotando. Sentí que la gente estaba esperando el segundo libro, y te digo que incluso ahora que salió hace poco Cuentos con Alma III, hay gente que ya esta pidiendo el IV…
¿Y tú quieres sacar un cuarto libro?Estoy en eso, no lo tengo tan claro. Igual hay público para ello, pero…..no sé, tengo un desorden de cosas comenzadas. Me gustaría comenzar algo mío, hasta ahora he recopilado historias, pero me gustaría sacar algo propio, algo que venga de adentro; pero siempre tratando de que sirva, que nos sirva a todos. Sí, yo también me sirvo de todo esto. Yo también aprendo mucho. A veces, la gente se confunde….yo siento que he traspasado una joyita que no es mía, pero la gente piensa que tú eres como eso.
Algo así como confundir la música con el instrumento…Claro. A veces me llaman para dar una charla, y les digo que no, pues yo sólo he traspasado algo que no es mío.
El Propósito de los Libros
¿Cuál es la clave para que a la gente le gusten tanto estos libros?Esto empezó de boca en boca; quién y cómo, no tengo la menor idea. Pienso que en el fondo, estamos en un tiempo en el cual nos encontramos demasiado perdidos, hemos confundido demasiado las cosas. Lo externo ha tenido una enorme atracción, las cosas materiales, la vida en concreto y, de eso, ya estamos secos; y estos libros han servido para calmar un poco la sed. Yo sentía que la gente tenía sed de algo que tuviera más sentido, pero nunca me imaginé que había tanta sed.
¿Cómo llegaste a decidirte a hacer un trabajo que sirviera a otros, cómo llegaste a ese proceso en tu vida?Para mí, la cosa espiritual es demasiado importante; es la base, y siempre ha sido así. Yo transité muchos caminos antes de llegar a donde estoy. Desde los 16 ó 17 años, sentía algo fuerte con la cosa interna, más conectada con lo de arriba. Participé en hartas cosas, hice harto trabajo de carácter social, que me llegaba, me nutría. Prefería mil veces irme a un retiro o a misiones antes que irme a pasear a Buenos Aires, cosa que era mirada como rara, y a mis papás, por supuesto, no les gustaba mucho. Hace unos 14 años, me pegué otro despertar y volvió a encenderse esa llama interna. Pero la inquietud siempre ha estado en mí.
Pienso que nosotros venimos a hacer algo, pero no sólo para nosotros, sino que venimos en misión a la Tierra. El paso por la Tierra es un momento, algo transitorio. Creo que estamos en un viaje eterno y nuestro paso por aquí no es para tomar sol o calentar asiento, como te decía hace un momento. Venimos a hacer algo, a entregar algo, a aportar algo, y a colaborarnos entre todos. Para mí, eso fue importante a la hora de comenzar este proyecto.
Forjando Sueños
Rosario trabajó en varias cosas antes de iniciarse en la autoedición. Tuvo una tienda de decoración y su último trabajo “con uniforme” fue en un banco como ejecutiva de negocios. Nos cuenta: “Esa fue mi última pega más formal, aunque ya estaba en un camino diferente, y desde el primer día pensé que no tenía nada que hacer ahí, pero estaba recién separada y necesitaba trabajar, tenía dos hijos que mantener”. Estuvo dos años en el banco, hasta que no pudo más con el sistema, y necesitaba descubrir algo por hacer que tuviera mayor sentido. Luego de enfermar gravemente, aprendió diseño gráfico.
La editorial se llama Por un Mundo Mejor, hay un contenido, un mensaje…Claro, yo tomé un curso de diseño gráfico para tener las herramientas para sembrar semillas, traspasar algo que a la gente le sirva, que lo centre, que lo conecte con algo más profundo; y bueno, por eso se me ocurrió una agenda con mensajes, algo que fuera significativo en cada página, y al final de cada mes, algo más extenso, pero que llegara al alma de las personas. Esa fue la idea, hacer algo que tuviera sentido, no una agenda cualquiera.
Para mí, siempre lo prioritario fue traspasar, y que pudieran llegar estos mensajes a la mayor cantidad posible de gente. Ese era y es el fin de estos libros.
Lo otro, el éxito de los libros, ha sido un agregado, una consecuencia. Jamás imaginé siquiera que esto se transformaría en una editorial.
¿Qué les aconsejarías a tantas personas que anhelan realizar sus sueños y que se sienten impotentes?La batalla siempre es más simple de lo que uno cree; es decir, la vida es dura para todos, las cosas no son rápidas ni gratis, pero pienso que hay que atreverse. Por ejemplo, la gente que escribe, tiene mucho miedo de autoeditarse, piensa que si no eres un escritor conocido, nadie te va a tomar en cuenta; que si no estás apoyado por una editorial, tu fracaso es seguro y que de todas maneras vas a perder la plata que invertiste. Sin embargo, a mí la vida me ha mostrado otra cosa.
Uno se queda trabado en esos “peros”. Es como tratar de saltar una cerca y quedarse agarrado en alguna parte de la ropa con el alambre de púa; hay que atreverse, sacarse el suéter y atreverse a cruzar, porque si tú no te atreves, no lo vas a lograr. En la vida, hay que atreverse a tomar riesgos, claro que el tomar riesgos no significa enloquecerse. El cumplir los sueños hace tan diferente la vida, cuando puedes hacer algo que tenga sentido, que te represente por dentro y por fuera; es decir, que te coincidan tus mundos. Es algo maravilloso.
Sus “Socios” los “Brothers”
¿Cuál es el valor que le das al propósito que hay detrás del inicio de un proyecto? Imagino que hay un propósito inicial que determina en gran parte el éxito del mismo.Mira, -y no es la primera vez que lo digo-, cuando comenzó todo este proyecto, me conectaba fuertemente para “arriba”, me asocié profundamente con Ellos, les pedí que trabajáramos juntos, que en este proyecto Ellos estuvieran presentes
¿Y tú sientes que te han apoyado desde “arriba”?Te prometo que siento que ha sido todo tan mágico lo que ha sucedido, que siento que esto no es solamente de este plano. Es decir, la fuerza que hay en esto y lo que ha sucedido no tiene que ver solamente con este plano. De hecho, en la primera entrevista que di a una revista, les dije, mis “socios” no son de acá, sino del otro lado.
Cuando me veo en problemas, los llamo rápidamente y les digo que por favor vengan. Yo necesito que me ayuden. Yo pongo la parte concreta y estoy traspasando un mensaje para la gente, pero necesito que me apoyen, que me ayuden, y que me vayan guiando. Necesito que esto sea súper limpio; que le pongamos el máximo de luz que podamos.
En el quehacer diario, existe el riesgo de “terrenizarse” e ir perdiendo el propósito con que se partió ¿Cómo haces para no perder tu conexión interior?Exactamente. Me mantengo en línea con Ellos, y casi todos los días les pido –desde el principio- no perder el propósito. Quiero ir hacia el otro lado y trabajo hace muchos años para eso. Es un trabajo diario, porque todas estas cosas que ponen en la prensa, que el ranking de ventas, etc., en el fondo son puras tonteras, igual pueden ir inflándote el ego por ese lado. Siempre solicito que nada de lo que suceda me saque del centro, que no pierda el sentido de para qué estoy haciendo esto.
Esto es lo que me tocó hacer a mí hoy, y no sé lo que voy a hacer mañana. Yo te puedo decir muchas cosas, muchas palabras, pero los “brothers” de arriba tienen clara la intención profunda de cada uno de nosotros, y de cada una de las cosas que hacemos. A ellos, no les vas a vender ninguna pomada. Creo que uno tiene que trabajar en lo profundo, porque uno puede decir un millón de cosas de la boca para afuera. Siempre estoy pidiendo el mantener los pies en la tierra y no creerme ningún cuento, porque no va para allá la cosa. Si yo pongo la fuerza ahí, la energía de toda la magia que hay detrás de este proyecto se pierde.
Una última reflexión o mensaje para los lectores de tus libros….Agradecer a los lectores el haberse tomado el tiempo de leer y sentir los libros, y que me da una alegría inmensa el que la gente esté escogiendo libros de esta línea editorial. Me emociona mucho. Me doy cuenta de que a pesar de lo mal que está el mundo, hay esperanza. Esto me indica que entre tanto libro en las librerías, resulta que la gente está llevando este tipo de lectura, y que la gente está eligiendo con el corazón, aunque sea un poco, por un rato, no importa, cualquier chispita que se encienda siempre es una alegría inmensa. Siento una gran felicidad de que todo esto haya servido a tanta gente durante estos años.

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Me gusta la entrevista, deja ver un rayito de luz que tiene la autora del libro. Es muy dinñamica, sobre todo al principio, al final se hace un poco larga.

Me ha gustado la historia de cuando se agotaron los primeros 1500 libros y luego no sabía si editar más... a mi me gustan esos entresijos de la historia, es como si algun día lo haya vivido y lo vaya a vivir.

Un saludo.