sábado, 16 de agosto de 2008

Canon Digital

El "impuesto" copia privada existe desde 1987 y tiene por objeto compensar a los titulares de derechos por el daño que produce las copias que todos nosotros hacemos.
La Ley excluye del pago de la compensación a las ADSL.
1 Equipo de música de salón lleva pagando 0,6 €, es decir medio café, desde 1994.
En 2006, 145 millones de obras fueron copiadas en DVD y dejadas de comprar. Su valor en el mercado hubiese sido de más de 2.000 millones de €.
100 DVD vírgenes, que permiten grabar 100 películas cuyo precio en el mercado sería de 2.000 €, pagan 44 € de compensación con la nueva Ley.
Los ordenadores no pagan canon porque la Ley aprobada el año pasado exime de su pago.
Según el borrador de Orden Ministerial la regrabadora de DVD paga 3,15 €.
La cámara de fotos nunca ha pagado canon ni se prevé que lo pague.
1 reproductor de DVD de salón pagaba antes 6,61 € y con la nueva Orden pagará 3,4 €.
200 CD vírgenes que, a la mayoría de los consumidores les permiten grabar 24.000 canciones en mp3, cuyo valor en mercado sería de 28.000 €, pagan de canon 34 € con la nueva Ley.
Es mentira que una familia española vaya a pagar 303 € de canon al año, puesto que si fuese verdad los ingresos de las entidades serían de 3.630 millones de € mientras que la recaudación es inferior a los 90 millones
.


La SGAE cifra en 550 millones de descargas de música en 2006 y en 1.200 millones las del 2007, convirtiéndose España un nido de piratería privada. La falta de legislación sobre las nuevas tecnologías, hace que sean un buen canal delictivo en la materia de derechos de autor.

En Francia Nicolas Sarkozy, ha firmado un acuerdo con unas 50 asociaciones del sector de la música, el cine y los proveedores de Acceso a Internet, mediante el cual los internautas que recurran con frecuencia a las descargas ilegales de contenidos culturales en Francia podrán quedarse sin el servicio de Internet, pero será difícil de ver quien y quien no descarga música de Internet, cosa que en España ya se ve como un derecho y no como un acto delictivo, confundiéndose con la llamada copia privada, que explicaré ampliamente lo que quiere decir más abajo.

Con este panorama, es lógico ver que la venta de discos ha caído un 50% en los últimos 5 años. Si bien el precio de los cd´s es bastante elevado, llevándose las mayores ganancias de su venta los intermediarios, siendo los autores y los artistas los que se llevan la menor parte. El precio a mi modo de ver se podía ajustar ya que es exagerado ver como un cd puede llegar fácilmente a los 18-20 euros, comúnmente de los artistas más famosos, que son los que más venden y a los que las discográficas les sale más barato la producción de un cd por la cantidad de copias que realizan.

Así se reparte el dinero de un disco de 18 euros según AFYVE (la asociación de discográficas españolas):

IVA: 16%: 2'49 euros.*
Tienda: 40'2 %: 7'25 euros.*
Discográfica un 24'4% 4'41 euros.*
El distribuidor un 4% 0'73 euros.*
La fabricación un 4% 0'73 euros.*
Derechos de autor un 4% 0'73 euros.*
Royalty para el artista 9'4% 1'69 euros.

Analicemos estos datos:

A juzgar por estas cifras de las discográficas, los músicos –si son a la vez autores e intérpretes reciben aproximadamente el 15% del precio de portada de cada CD. Sin embargo, pocos son los que pueden aspirar a estos porcentajes, salvo si editan ellos mismo y distribuyen su propio disco.La mayoría de las discográficas multinacionales suelen firmar a sus nuevos artistas por un período de cinco discos. El royalty de estos primeros contratos suele ser de sólo el 8% –no del 9,4%– y muchos sellos incluyen cláusulas que rebajan esta cifra hasta el 3% en caso de que los discos se vendan durante una campaña de promoción televisiva o a precio de oferta. Sólo los artistas que negocian contrato desde una posición de fuerza –después de entregar sus primeros cinco LPs– pueden conseguir un royalty más elevado. Este porcentaje, además, se calcula sobre un precio inferior al de venta en las tiendas.El 4% del dinero del CD que se destina a los derechos de autor tampoco llega íntegro al bolsillo del compositor. La SGAE cobra de media un porcentaje del 15% del total recaudado en concepto de gestión, papel de difícil realización por el artista. Además, la mayoría de las discográficas obligan a sus músicos a firmar con su empresa editora que se queda con la mitad –a veces más– de los derechos de autor (tontos los que firman, o desesperados por el contrato, o desconocedores…). Algunas radiofórmulas utilizan el mismo método para cobrar a través de una editora musical por la promoción. Al final, el 4% se reduce a menos de la mitad. Con estos matices, el porcentaje real que reciben los músicos en España de cada disco vendido rara vez supera el 8%.

¿Qué significa copia privada?

La copia privada es un derecho que permite a una persona realizar la copia de una obra para uso privada sin ánimo de lucro. No se debe confundir la «copia privada» con copia de seguridad que se aplica solamente a programas informáticos ni tampoco tiene relación alguna con la piratería.
Las legislaciones de los distintos países, ante la imposibilidad de controlar todas las copias que se realizan en ámbitos domésticos, han decidido regular de alguna forma dichas copias realizadas sin la autorización de los titulares de los derechos de autor.
El "Límite a la Copia Privada", nacido en Alemania en los años 60, está vigente en la mayoría de los países europeos cada estado decide los límites y condiciones que deben aplicarse a esta copia para que efectivamente sea legal, aunque si permiten la existencia de «copias privadas» deben establecer un sistema remuneratorio que compense a los titulares de derechos, sistema que puede materializarse, entre otras opciones, a través de un canon o compensación económica repercutible en determinados aparatos o soportes. No obstante, la directiva europea que regula el derecho de copia privada no establece cómo tiene que gestionarse dicha compensación (típicos vacíos que deja Europa a veces).

En los últimos años, con la popularización de Internetse ha intensificado la descarga de material protegido. Algunos piensan que esto puede suponer el fin de la música o de la industria cinematográfica. Otros afirman que esto supone únicamente el fin de la ingente creación de artistas (o estrellas mediáticas) preconcebidos de acuerdo al cambiante diseño de óptimo rendimiento de mercado, según ellos, esto beneficiaría a los verdaderos artistas. Como veis opiniones para todos los gustos.

En españa actualmente, y tras la reciente modificación de la Ley de Propiedad Intelectual por la Ley 23/2006, están permitidas las copias de obras literarias, artísticas o científicas sin previa autorización de los titulares de propiedad intelectual, siempre y cuando se haya accedido a la obra lícitamente, y la copia no sea utilizada con fines colectivos ni lucrativos ni en perjuicio de terceros.

El artículo que regula la copia privada en España se encuentra enmarcado en Capítulo II del Título III del Libro I sobre «Los límites a los Derechos de Autor».

El límite de la copia privada está establecido en la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) en el artículo 31.2; en ésta se llama «copia privada» al límite del derecho exclusivo de los autores, que permite a una persona realizar una copia de una obra, sin que sea necesario obtener autorización expresa por parte del autor y demás titulares de derechos de propiedad intelectual. Para poder efectuarla se exige que la copia sea de una obra ya divulgada, realizada por una persona física para su uso privado, que se haya accedido legalmente a la obra, y que la copia no tenga fines ni colectivos ni lucrativos. Este párrafo es el que muchas personas, vulneramos alguna vez, o todos los dias…, descargar música, películas… etc… no es un cauce legal de hacerlo.

Según lo establecido en el Convenio de Berna en su artículo 9 y en la Ley de Propiedad Intelectual en el artículo 40bis, estos límites a los derechos de los autores se deben interpretar de tal manera que permitan su aplicación de forma que causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor o que vayan en detrimento de la explotación normal de las obras a que se refieran.

La nueva redacción del artículo 31.2 deja intacta la no posibilidad de realizar copias privadas de programas de ordenador e introduce la novedad de que se obliga a tener en cuentan las medidas tecnológicas de protección de obras (DMR) a la hora del reparto del canon compensatorio por copia privada. Este artículo ha levantado mucha polémica entre la doctrina que entiende que la imposición de medidas tecnológicas es incompatible con el cobro de un canon por la reproducción de obras, algo que el legislador ha permitido por la escasa efectividad que tienen hoy en día dichas medidas de protección.

Al mismo tiempo, como se explica más abajo, la ley establece un sistema remuneratorio para compensar a los autores por la reproducción incontrolada de sus obras, que está recogido en el artículo 25 de la LPI. autoriza a las sociedades gestoras de derechos de autor (SGAE, DAMA, AIE, EGEDA, AGEDI, AISGE Y VEGAP) a cobrar un canon compensatorio aplicable a los dispositivos reproductores, grabadores, y a todos los soportes como cintas, CD, DVD y tarjetas de almacenamiento idóneos para realizar la reproducción de obras protegidas por derechos de autor.

Canon compensatorio

En la LPI también se describe la remuneración por copia privada, que compensa los derechos de propiedad intelectual que se dejaran de percibir por la reproducción de la obra en el ámbito privado.
Sentencias judiciales,[] abogados especializados[ ][]y asociaciones de consumidores, a[]firman que descargarse archivos audiovisuales, aunque estén protegidos por copyright, es legal, amparándose en el derecho de copia privada y siempre que no haya ánimo de lucro.
Sin embargo, otra parte de la doctrina especializada en materia de propiedad intelectual no solo española, sino también europea (con una legislación parecida a la de España) afirma que la LPI no establece la existencia de un Derecho a la Copia Privada, sino que lo que establece es un límite al derecho exclusivo de los autores.

De esta forma, y en base al artículo 31.2, la doctrina entendería que las copias realizadas a partir de redes P2P no podrían considerarse lícitas porque la ley prohíbe que de las mismas se haga una utilización colectiva, fin que se cumple cuando un usuario pone a disposición de millones de personas las copias que previamente se ha descargado de otro usuario (una colectividad de personas se benefician de la copia de un particular).

En este punto, la modificación de la LPI que ha introducido la Ley 23/2006 obliga ya a que las copias privadas sean realizadas a partir de obras a las que se haya accedido lícitamente, regulando al mismo tiempo el derecho de puesta a disposición que se recogía en la Directiva 2001/29/CE. De esta forma y según la nueva ley, subir un archivo a través de una red P2P constituiría un acto de puesta a disposición, mientras que descargarlo conllevaría una reproducción. Además, es importante distinguir el ilícito civil del penal; compartir una obra por una red P2P puede no constituir un delito según el artículo 270 del Código Penal por no reunir los elementos del tipo, lo que no quiere decir que no pueda ser considerado un ilícito civil, según lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual. Un lio…..

La universalización de Internet y de los medios digitales de copia, unido a la aceptación generalizada de las redes de intercambio de archivos, hacen que diversos grupos de presión estén intentando conseguir del legislador la modificación de las leyes actuales.
Discusión sobre el concepto de copia legal

La SGAE ha afirmado en ocasiones que para que la copia sea legal, debe ser hecha directamente del original. En la LPI no se hace mención alguna a esta circunstancia, cosas que debería de hacerse patente. De forma similar, en algunos casos, medios de comunicación, organizaciones y empresas parecen no tener clara la legislación e insisten en afirmar que es necesario ser propietario del original para poder hacer una copia privada.
Por parte de los partidarios a la remuneración por copia privada, entre cuales me encuentro, me gustaría compartir con vosotros lo siguiente:

MANIFIESTO
La remuneración por copia privada, una cuestión de justicia
En los últimos meses venimos asistiendo a las consignas, movilizaciones y manifiestos de algunos colectivos que se pronuncian en contra de la remuneración compensatoria por copia privada, sin duda como medida de presión ante la futura modificación de la Ley de Propiedad Intelectual que quiere abordar próximamente el Gobierno. Si estos grupos criticaban en un principio el -a su juicio- "excesivo" importe de la remuneración, ahora pretenden su supresión pura y dura, atribuyéndole incluso efectos perniciosos para el desarrollo cultural o las nuevas tecnologías.

Ante esta situación de desprecio hacia los más elementales derechos de los trabajadores de la Cultura, los autores, artistas, editores y productores españoles queremos informar a la opinión pública de lo siguiente:

Io) La remuneración por copia privada existe desde hace más de 40 años en Europa. La remuneración por copia privada apareció por primera vez con entidad jurídica en Alemania durante 1964: hace 41 años. Se aplica en la práctica totalidad de nuestro entorno europeo y occidental y en España existe desde 1987 como forma de paliar las pérdidas de ingresos que sufren los autores, artistas, editores y productores con las copias de obras musicales, visuales, audiovisuales y literarias que se realizan en el ámbito doméstico. Este carácter compensatorio ha sido refrendado de forma expresa por el Tribunal Supremo de España en numerosas sentencias. A lo largo de estos 13 años se ha venido abonado con toda normalidad esta remuneración en los formatos imperantes hasta hace poco, las casetes vírgenes y las cintas de VHS. Aplicar este mismo criterio a los nuevos soportes digitales no sólo está avalado por una decena de sentencias judiciales, sino por la lógica más elemental. Quienes no lo quieren comprender y tergiversan la situación son, probablemente, aquellos que más copias de obras protegidas hacen en CD-R o DVD-R.

2°) Los soportes analógicos han desaparecido casi por completo del mercado. A lo largo del año 1994 se vendieron en España 60 millones de casetes vírgenes, una cifra que en 2004 se había desplomado hasta las 973.000 unidades. Al mismo tiempo, el número de videocasetes que se comercializaron el año pasado representa apenas el 40% de los distribuidos en 1998. ¿Es que el consumidor español ha dejado de repente de grabar discos y películas en su casa? ¿Hay algún ideólogo de las nuevas tecnologías dispuesto a avalar semejante tesis?

3o) La remuneración por copia privada nada tiene que ver con la lucha contra la piratería. La realización de copias de obras literarias, musicales, visuales y audiovisuales en el ámbito doméstico es perfectamente legal, siempre y cuando dicha copia no se utilice de forma colectiva ni lucrativa. La piratería, en
cambio, es un grave delito tipificado en el Código Penal y en el que están involucrados grupos mafiosos internacionales que con su actividad perjudican a los autores, músicos, intérpretes, editores, productores fonográficos y videográficos, a decenas de pequeñas y medianas empresas que se han visto abocadas a la desaparición y a los cientos de trabajadores que ya han perdido sus puestos de trabajo. Todo ello por no hablar de las pérdidas ocasionadas a la Hacienda pública y a la Seguridad Social. La piratería constituye un ataque frontal contra todo un país y su cultura. Entremezclar este problema con el debate de la copia privada es un burdo (y doloroso) ejercicio de intoxicación.

4o) El canon de copia privada en España es de los más bajos de toda Europa. Es muy sencillo comprobarlo. Una misma bobina con 25 CD-R cuesta en las tiendas Fnac de Francia 22,90 euros y en las de Italia, 21,79 euros, mientras que en las españolas se encuentra por 16,65 euros. La remuneración en el caso francés asciende a 36 céntimos por unidad, y en el italiano, a 25 céntimos.

5o) La copia privada sirve para financiar actividades culturales y asistenciales. Por ley, una parte de la remuneración compensatoria por copia privada debe destinarse a actividades de carácter asistencial en diferentes ámbitos: fomento y desarrollo de la creatividad de autores y artistas a través de programas específicos (fundamentalmente para los que inician su andadura profesional), aportaciones a las Escuelas de Cine, pensiones para creadores enfermos o en situación de quebranto económico... Gracias a ello, centenares de autores, artistas y actores pudieron superar, al menos temporalmente, situaciones de privación, enfermedad y miseria. Miles de creadores, intérpretes y gentes de la cultura en general han participado en cursos, seminarios y talleres necesarios para evitar la obsolescencia tecnológica o desarrollar la inevitable actualización de sus labores profesionales. Sin el canon por copia privada habría sido imposible la presencia de las diferentes culturas nacionales en festivales, ferias, certámenes y convocatorias internacionales. Sin ella, la investigación cultural estricta, la publicación de estudios estratégicos o la recuperación de parte del patrimonio histórico habrían sido inviables. En definitiva, la copia privada es un elemento fundamental e insustituible para contribuir al bienestar social de las mujeres y hombres relacionados con la cultura y en general para posibilitar el acceso de los ciudadanos a la misma.

6o) La remuneración digital es aún más económica que la analógica. Evidentemente, cualquier usuario familiarizado con los nuevos soportes digitales sabe que también pueden utilizarse para grabar otro tipo de archivos (fotos, programas informáticos. . . . ) . Por eso mismo, a la hora de calcular la remuneración prevista en la Ley al CD-R se tuvo en cuenta por la industria y los titulares de derechos ese porcentaje de consumidores que no utilizan estos soportes para la grabación de repertorio protegido. Los 16 céntimos que se aplican por hora de grabación musical en virtud del acuerdo suscrito con la industria constituyen una cantidad inferior a las 30 pesetas (18 céntimos) que se establecieron por idéntico concepto... hace 13 años.

7o) Según la ley, los deudores del canon son los fabricantes y los importadores de CD. Es muy importante recordar que, según la Ley de Propiedad Intelectual española, son los fabricantes e importadores los obligados al pago de la remuneración por copia privada. Son ellos, y no los autores, artistas, editores y productores, quienes están repercutiendo su importe a ese consumidor al que tanto dicen defender. Es curioso que ningún colectivo anti-canon se haya cuestionado los ingentes beneficios económicos que para la industria supone la comercialización de equipos y soportes que sirven para reproducir en el ámbito doméstico obras cuyos derechos corresponden a terceros ajenos a dicho proceso de distribución comercial. Un dato curioso: en 2001 se vendieron en España 80 millones de discos originales, una cifra que en 2004 se había reducido hasta los 49 millones (un descenso del 39%) . En ese mismo periodo, las ventas de discos vírgenes pasaron de 78 a 242 millones de unidades: un incremento del 210%.

8o) Los colectivos anti-canon no respetan el mundo de la cultura. Es curioso que los grupos interesados en movilizar a la opinión pública contra la remuneración por copia privada afirmen que están a favor de la defensa de los derechos de autor. ¿Cómo pueden expresarse así quienes abogan por la desaparición total de la remuneración en los equipos y soportes que se usan para grabar discos, libros, revistas o películas? Arremeter por sistema contra los más elementales derechos laborales de los creadores demuestra un escaso aprecio por el mundo de la cultura, una de las principales fuentes de riqueza intelectual y económica con que cuenta este país.

Compensación Equitativa por Copia Privada

1. ¿Qué es?

— Se entiende por copia privada la reproducción de una obra para uso privado del que la realiza.
— El titular de la propiedad de la obra reproducida es el único que puede autorizar la copia.
— La Ley establece un límite a este derecho (lo que constituye una expropiación) para que se puedan hacer libremente copias para uso privado. La compensación equitativa por copia privada es la contrapartida a esa “expropiación”. No se puede eliminar, pues a toda expropiación corresponde en derecho una compensación.
— No es pues un impuesto, es una mínima compensación por una expropiación

2. ¿Quién debe pagarla?

— Según la vigente Ley de Propiedad Intelectual (LPI), los fabricantes e importadores de equipos y soportes; aunque también los distribuidores, mayoristas y minoristas como responsables solidarios en el caso de que los primeros no hayan cumplido esta obligación.
— El que los fabricantes e importadores repercutan o no la remuneración en el precio final del producto no es, ni puede ser, responsabilidad de las entidades de gestión.

3. ¿Quiénes perciben la compensación?

— En la modalidad de libro, son los autores y los editores.
— En la modalidad de audio, son los artistas, intérpretes y ejecutantes, los autores y los productores fonográficos.
— En la modalidad de video, la perciben a partes iguales los artistas, intérpretes y ejecutantes, autores y productores audiovisuales.
— Las entidades de gestión solo administran la compensación y la reparten entre los titulares anteriormente mencionados.

4. ¿Sobre que artículos se aplica?

— De acuerdo con la vigente LPI, sobre todos los equipos, aparatos y materiales idóneos para la reproducción de obras literarias, musicales y audiovisuales.
— La sujeción a la compensación depende, pues de la capacidad y posibilidad para tales funciones.

5. ¿Desde cuándo?

— Establecida por la LPI en 1987, se está percibiendo desde 1992 sobre los soportes analógicos, y sobre los equipos que permiten la reproducción de obras literarias, musicales y audiovisuales (RDL 1/1996, de 12 de abril).
— El vigente artículo 25 de la Ley 23/2006, de 7 de julio, define la compensación equitativa por copia privada en función de la idoneidad de los soportes y equipos de reproducción con independencia de su naturaleza técnica.

6. ¿Por qué ahora en los equipos y soportes digitales?

— Porque tanto los CD-R Data como los CD-R Audio y los DVD son soportes idóneos para la reproducción de obras literarias, musicales y audiovisuales, y por tanto están comprendidos en lo dispuesto en la vigente LPI, como ha sido considerado por los Tribunales de Justicia en varias sentencias. De hecho, estos soportes han venido a sustituir con toda claridad a los VHS y otros analógicos en la grabación privada.
— La caída del mercado de la distribución de soportes VHS del año 1998 al 2007 ha sido de un 81%, mientras que en los casetes de audio es de un 94%. Se está produciendo una aceleradísima sustitución por equipos digitales domésticos de reproducción, que, sólo en los ejercicios 2005-2006 aumentaron en más de 500.000 unidades.
— Los soportes y equipos digitales son sustitutivos de los analógicos según declara la propia Industria y sirven para el mismo fin: la reproducción de obras protegidas por los derechos de propiedad intelectual.

7. ¿Por qué todos los CD y DVD?

— Porque es imposible identificar los dedicados a una u otra actividad, y según estudios recientes, entre el 70 y el 80% de los CDs y DVDs vendidos se dedican a copiar obras protegidas, sujetas a propiedad intelectual. El uso para copiar datos, software, fotografías, etc. es, por tanto, marginal.
— Teniendo en cuenta estos datos, en la compensación equitativa acordada con la industria, se pactaron unas tarifas más bajas que las previstas por la Ley.

8. La compensación equitativa por copia privada es independiente de la piratería.

— La compensación equitativa por copia privada no tiene nada que ver con la piratería, ni es una forma de compensar los daños de ésta (no podría).
— La piratería es un delito, un fraude contra los derechos de propiedad intelectual, tipificado en el Código Penal.
— Es decir, la compensación equitativa por copia privada representa un importante beneficio para el usuario ya que le permite realizar legalmente copias de obras protegidas para uso personal.

9. La compensación equitativa por copia privada: Una figura presente en la práctica totalidad de los países de la Unión Europea.

— La compensación por copia privada existe en la casi totalidad de los países Europeos. La compensación por copia privada en la Unión Europea está regulada en Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Latvia, Portugal, Suecia, Suiza, República Checa, Grecia, Lituania, Polonia y Eslovaquia.
— La compensación acordada para los soportes digitales con Asimelec está en la media europea.
— La compensación en los sistemas digitales está regulada en la mayoría de los países europeos con unas cuantías mayores que las establecidas en España. Muchos de los países con el mismo nivel de desarrollo económico aplican esta remuneración a los equipos de reproducción informáticos.

10. La compensación equitativa por copia privada digital: Un elemento clave para el desarrollo de la Sociedad de la Información.

— Los contenidos son el motor del desarrollo de la sociedad de la información en Europa. No debe confundirse fomento de la sociedad de la información con un pretendido acceso gratuito al entretenimiento.
— Los contenidos deben ser protegidos como un elemento indispensable en el desarrollo de la Sociedad de la Información. Tanto la Directiva Europea 29/2001 como las legislaciones de aquellos países que han transpuesto dicha directiva contemplan la necesidad de proteger los derechos de propiedad intelectual en los contenidos.
— Si los estados miembros imponen limites al derecho de reproducción, caso de la copia para uso privado, ésta debe ser compensada adecuadamente al daño percibido. La copia digital tiene un mayor impacto en el proceso de obtención de copias que la analógica, y por tanto produce un mayor daño.
Si no hay copia privada está prohibido copiar.
— Pese a ello, el impacto de la remuneración por copia privada es reducidísimo. El año 2006 pasado se recaudaron 94 millones de euros por todos los conceptos (obras literarias, musicales, audiovisuales y artes plásticas), frente a los 95.325 millones de euros de las TIC.
— Otro dato ilustrativo: la recaudación por remuneración por copia privada en el 2006 supuso menos del 1% del valor que tendría en el mercado las obras protegidas copiadas en los 375.000 millones de horas de copia privada audiovisual que se realizaron en ese año.

11. La compensación equitativa por copia privada: Una reforma pendiente.

— Las cuantías remuneratorias por copia privada no han sido actualizadas desde 1992.
— El acuerdo firmado por las entidades y Asimelec supuso una propuesta de actualización de tarifas para la Administración cuya responsabilidad de Gobierno por aquel entonces correspondía al Partido Popular.
— El Acuerdo Entidades-Asimelec constituyó una solución a la conflictividad jurídica existente y denunciada por los partidos políticos y apoyada en su momento por la Ministra de Educación Cultura y Deporte, Dña. Pilar del Castillo.
— Las cuantías acordadas entre las entidades y Asimelec en el ejercicio 2003, eran inferiores a la media Europea según las declaraciones de esta asociación. ¿Cómo pueden actualmente ser excesivas cuando siguen estando en la media europea?
— Los importes de la compensación por copia privada no tienen nada que ver con el precio de los soportes al igual que el valor de un cuadro no guarda relación alguna con el precio del marco o el lienzo, ni el vino con el cristal que lo contiene.
— Los fabricantes de equipos y soportes siempre han mantenido una postura, tanto en el ámbito internacional como en España desde 1992, contraria a la compensación por copia privada. La desaparición de la compensación por copia privada permitiría a estas compañías aumentar sus beneficios empresariales al no tener que abonar la misma a las entidades de gestión.

12. Consecuencias de la supresión de la remuneración por copia privada.

— Los ingresos administrados por las entidades de gestión revierten directamente a los titulares de los derechos de propiedad intelectual.
— Las entidades de gestión destinan anualmente una cantidad superior a los 17,4 millones de euros directamente a labores promocionales y asistenciales como participación en escuelas de cine, fundaciones, festivales y mercados, pagos de seguros médicos, ayudas sociales, desarrollo de cursos de formación, subvención de becas, todo ello en favor de los titulares a los que representan.
— La desaparición de la compensación equitativa por copia privada supondría una merma en las capacidades anuales de producción de la Industria Cultural. Sólo en el caso de la Industria Audiovisual, los puestos de trabajo que se verían afectados por tal supresión afectarían de forma directa a una cifra cercana a los 900 anuales, ante la imposibilidad de acometer las producciones que hoy en día son realizadas gracias a la compensación por copia privada.
La compensación por copia privada es, como se ha dicho, un resarcimiento por la limitación que la Ley establece en beneficio de los consumidores, del derecho de autorización -inalienable- que tiene el titular de la obra copiada. Es una compensación por una expropiación. Sin compensar al titular, NO se puede copiar.


Como autor me expreso a favor de la implantación que ha entrado en vigor del canon digital, pero discrepo en ciertas medidas, como buen ser pensante que soy, aún así, me parece una buena medida para compensar a los autores por las copias que se hacen sin su consentimiento, podría esxistir otra forma... seguramente pero yo me adpato a esta..... y la piratería…. Es otro asunto….. un delito¡¡¡.

2 comentarios:

Marta dijo...

La solución alternativa de quienes se oponen al canon para las copias de cds y dvds en casa, me parecen mucho más lógicos y más justos para todo el mundo que el canon digital indiscriminado.
Son los siguientes:
Una solución alternativa más justa, sencilla, simple y fácil de aplicar:

Que la compensación del derecho de copia privada se aplique directamente sobre la obra que lo genera.

Esta solución beneficia tanto a los ciudadanos como a los creadores sin alterar ni vulnerar ninguno de los derechos de cada colectivo.

Ventajas para autores y creadores

a) Es el Autor quien decide la cuantía de la compensación y quien la recibe íntegramente sin tener que pasar por entidades intermedias.

b) Cobran todos los que venden mientras que en la solución actual, cobran solo unos pocos y no se sabe quienes son, ni cuanto cobran.

c) El Autor cobra más ya que en este modelo no se necesitan agentes intermediarios. Algo que no sucede en el actual, ya que el canon financia primero a las entidades de gestión y luego a los autores, pero solo a los que estas entidades determinan.

Ventajas para los ciudadanos

a) No pagan la compensación al comprar soportes y dispositivos electrónicos y por tanto son más baratos y más accesibles.

b) Págan solamente cuando adquieren el derecho de hacer copia privada es decir al comprar el original.

c) Se evita pagar varias veces por un mismo hecho impositivo.

Ventajas para el mercado

a) Cada producto asume los costes que genera sin introducir distorsiones de mercado en otros sectores.

b) Se evita el mercado negro de soportes y productos que aparece cuando se introduce un sobreprecio que no existe en otros países vecinos.

c) Se pueden desarrollar nuevos modelos de negocio de cobro por contenidos en Internet algo que el Canon dificulta por el hecho de haber pagado por adelantado en base a un hipotetico uso que a lo mejor no haces.

Ventajas para la sociedad

a) No se introducen barreras adicionales al desarrollo de la Sociedad de la Información.

b) Se crea un clima que permite valorar la creatividad y los contenidos y buscar soluciones al cambio de paradigma que introduce Internet

c) No se vulnera ningún derecho ya reconocido ni de autores ni de los ciudadanos.


De todas formas, entiendo muy bien tu postura, y tus argumentos me parecen igual de válidos que los míos, y estás muy documentado.
Un saludo y un beso!

Marta dijo...

Al respecto del canon y la SGAE, he leído hoy en un artículo de opinión de La voz de Galicia lo siguiente:

"""""Las principales patronales del sector del transporte interurbano de viajeros, Fenerbús y Asintra, han recomendado a sus asociados que quiten de los vehículos los aparatos para evitar las reclamaciones económicas de las sociedades de gestión de derechos de autor.

El desencadenante de esta decisión ha sido una reciente sentencia de la Audiencia de Zaragoza que ha obligado a tres compañías locales de transporte escolar a pagar un canon de 6.429 euros a la SGAE por la presunta utilización de sus aparatos de radio. La sentencia no entra a discutir sobre la utilización o no de la radio, y deja sentado, tal y como establece la ley hecha por el Parlamento a dictado de la SGAE y de su Ministerio de Cultura, que la mera tenencia del aparato «ya presume su utilización».
Como el canon digital, que también lo pagan los autobuses cuando les instalan el DVD.

El sector del transporte, cansado de lo que califica de «continuo hostigamiento de las sociedades de derechos de autor», ha declarado que no negociará ningún acuerdo más con este tipo de entidades, que en número de cinco (la ley permite que se creen cuantas quieran los interesados y que cada una cobre lo que le venga en gana) sangran a las compañías de transporte de viajeros por llevar o usar un DVD o una radio.

El coste de entretener a los pasajeros, según el sector, es de 15.000 euros para la vida útil del autobús, cifrada en siete años, a razón de 1.249 euros por DVD y 312,6 euros por radio que cobra la SGAE; 631,60 euros al año que cobran AIE y Aisge; 127,93 euros mensuales que cobra Agedi, y 350 euros al año que cobra Mcpl.
Las patronales del sector de viajeros han decidido cortar por lo sano y dejar de entretener al viajero. """""


No dudo de que l@s autor@s, por supuesto, merecen recibir todos los derechos de autor que les correspondan por la difusión de sus obras.
Hay que velar por los derechos de autor, cómo no, porque en la era digital se ven seriamente amenazados, y habría que tomar medidas, urgentes y serias.

¿Pero no se estarán extralimitando un poco las sociedades de derechos de autor?

Yo creo que la presencia de intermediarios, y más con tanto dinero de por medio, puede provocar conductas abusivas en algunos casos. Las sociedades de derechos de autor no siempre buscan el beneficio exclusivo de l@s autor@s.

A algun@s nos da que pensar... a lo mejor sí es cierto que el lobby cultural español se está pasando un poco de la raya con sus impuestos, bajo la mirada disciplente del gobierno.
Tendrían que actuar más, pero de diferente manera, para garantizar a l@s autor@s sus beneficios correspondientes, de forma legal y razonada, sin dañar los derechos de ninguna de las partes.