lunes, 11 de agosto de 2008

El relativismo es saludable

Todo es relativo, incluso esta famosa frase.
Todas las situaciones, actos, sentimientos, pensamientos… tienen una importancia relativa, es decir, que varían en importancia según quien o cuando los perciba. Cuando percibimos el mundo de esta manera, todo es flexible, está sujeto a cambios, y admite matices y variaciones infinitos.
Esta forma de vivir la realidad sería la más saludable. Siempre, por supuesto, que no nos fuésemos al extremo de relativizar tanto las cosas, que nos perdiésemos en un mar de dudas e indecisiones. Sin llegar a este extremo, es más productivo y sano ver el mundo y las situaciones con un cierto margen de relatividad.

El absolutismo es lo contrario, es una de las peores formas de pensar y sentir, y es la base de algunas disfunciones mentales como el trastorno obsesivo compulsivo, la depresión, o los pensamientos irracionales. Si creemos en verdades fijas, inmutables e inamovibles, es muy difícil que podamos cambiar y progresar. El absolutismo no deja ni un ápice de margen para adaptarse a los cambios. Tales pensamientos, que suelen formularse en negativo, impiden crecer y hacen que la persona se sumerja en un estado constante de malestar.

Por ejemplo, si tenemos una enfermedad y tenemos pensamientos recurrentes del tipo: “jamás me curaré”, “no hay nadie que pueda ayudarme”, “voy a estar siempre enfermo/a”… estamos teniendo una forma de pensar absolutista. Igual que cuando alguien desea mantener una relación con una persona, y esa persona le rechaza. Podrían generarse pensamientos del tipo: “nunca le gustaré a nadie”, “nadie quiere ser mi pareja”, “siempre me dicen que no”… O, si no tenemos trabajo: “nunca conseguiré empleo”, “Siempre me rechazan en las entrevistas…”

Lo saludable es generar pensamientos más relativos (recordemos que los pensamientos crean emociones posteriores: pensamientos negativos generarán emociones negativas persistentes, y al revés). Por ejemplo: “probablemente en el futuro me cure”, “tiene que haber alguien que pueda ayudarme”, “no creo que vaya a estar siempre enfermo/a, algún día sanaré”… o bien “de todas formas, algún día encontraré alguien que me quiera”, “hoy me han rechazado pero alguna vez me han dicho que sí, y volveré a encontrar a alguien en el futuro”… o “ya he tenido empleo una vez, y volveré a conseguirlo”, “probablemente en alguna entrevista me darán trabajo alguna vez”…

Como vemos, además de ser más sanos y positivos, reducir la sensación de malestar e incitar a seguir luchando, los pensamientos relativos son más racionales, tienen lógica, son verdaderos. Los pensamientos absolutistas suelen ser siempre irracionales, o sea que son pensamientos falsos. (Tenéis información sobre la terapia de Ellis, la TRE, que trabaja con este tipo de pensamientos, en
http://www.cop.es/colegiados/PV00520/TRE7.pdf).


Acordaos de que es más productivo el pensamiento relativo, y con esta manera de pensar podemos siempre buscar ese matiz, ese hueco en una situación no muy buena, que nos permita ver las cosas de una forma positiva y nos anime a seguir adelante
.

7 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Me ha gustado mucho el articulo, curiosamente sobre este tema trata un capítulo del libro que estoy leyendo ahora sobre la energía.

Esta forma de pensamiento me parece muy util, yo la he utilizado incoscientemente, sin ser conocedor de que es una técnica psicológica, en los momentos que tenía problemas en mi vida.

Hay una forma de plantear la cosas en las que yo difiero; ya que yo antes lo hacía de esa manera y es mejor hacerlo de otra; me explico en las sigientes líneas.

En el parrafo de..."Lo saludable es generar pensamientos más relativos (recordemos que los pensamientos crean emociones posteriores: pensamientos negativos generarán emociones negativas persistentes, y al revés)".
Estoy totalmente de acuerdo y estos ayudan muchísimo y deberíamos practicarlos en nuestra vida diaria.

Es en la forma de los ejemplos sobre este párrafo en lo que difiero: “probablemente en el futuro me cure”, “tiene que haber alguien que pueda ayudarme”, “no creo que vaya a estar siempre enfermo/a, algún día sanaré”…o bien “de todas formas, algún día encontraré alguien que me quiera”, “hoy me han rechazado pero alguna vez me han “probablemente en alguna entrevista me darán trabajo alguna vez”…

En algunos de estos ejemplos vemos palabras como "probablemente" o "no creo que..", según estoy leyendo en este libro que os dije, no se deben poner estos pensamientos como una forma de probabilidad, o como algo que puede que pase. Yo también formulaba mal algunos de estos pensamientos, se deben de hacer frases más positivas si cabe, del tipo: "me estoy curando", "me voy a curar", "me van a ayudar", "voy a conseguir ese trabajo". Estas frases pueden utilzarse en problemas concretos y también pueden usarse para la vida en general del tipo: "soy un ganador","todo lo que toco triunfa", "me van a dar este trabajo", con este tipo de pensamientos, como muy bien dice Marta atraemos pensamientos positivos a nuestra vida y por lo tanto cosas buenas.

Solo creo que debemos tener algo de cuidado con la forma en la que los formulamos, creo que deberían ser como he dicho, con una construción más positiva, como si ya estuviese ocurriendo o como si realmente fuese a ocurrir.

¿que opinais?

Un beso.

Marta dijo...

Estoy de acuerdo, con matices. También mi opinión es relativa...

Pensamientos absolutos en positivo, estoy segura de que atraen cosas buenas y mueven la energía para que éstas ocurran.

El problema es que,si no se cumplen, podrían acarrear frustración. La gente que suele pensar en términos absolutos negativos no tolera nada bien la frustración, de hecho por eso piensan así: si temen lo peor, ya no se frustrarán si ésto ocurroe porque es lo que ellos esperaban, así se evitan frustrarse.
Para estas personas, lo mejor es pasar de pensar en absoluto, a pensar en un positivismo relativo.

Lo bueno de esta técnica es que es un cambio digamos que suave y asumible por parte de gente con un pensamiento tan radical. De todos modos,cada persona que lo haga como mejor le parezca. Lo importante es eliminar los pensamientos negativos absolutos. Hay profesionales que opinan que lo más importante no es generar pensamientos positivos, si no eliminar los negativos.
Cada un@ sabe bien qué es lo que le va bien y qué no, tod@s somos diferentes y necesitamos diferentes cosas.

Un saludo a todos y todas!!

Marta dijo...

Gracias por tus aportaciones, Efra. Muy interesantes.

Yo sigo teniendo mis dudas de que el positivismo absoluto sea siempre bueno, aunque muchas veces lo sea.
Podrías estar creándote un mundo irreal. Por ejemplo, pensar "van a darme este trabajo concreto", o "todo lo que toco triunfa" a lo mjor no siempre es bueno... ¿y si luego compruebas que no es así?
Si se repite este patrón una y otra vez, no te acabarás creyendo tus propias afirmaciones absolutas, porque comprobarás que a veces fallan.
Para mí, en estos casos concretos,es mejor pensar "haré todo lo posible para que me den el trabajo" o "si no me lo dan, no es porque no valga para él, es por otros motivos que no tienen que ver conmigo".

En cambio,si estás enferm@,sí creo que es lo mejor pensar rotundamente que te vas a curar, o si pasaa una mala racha, pensar "esto pasará, no se puede estar mal siempre", porque te ayudará a salir de lo malo y generarás energía positiva, como dices tú.
Tienen mucha más fuerza estos pensamientos de lo que nos imaginamos, como sabes.

En fin, como dije antes, que cada un@ que haga lo que mejor le vaya, a tí creo que te va mejor pensar en absolutismo positivo, y seguro que a mucha gente tambien, así que haces muy bien en pensar así.

Saludos!

Mabel dijo...

Tambien parto de la base que en cuanto uno se hace consciente de la enorme energía que genera el pensamiento(cosa que no todo el mundo se para a pensar y a vivir)está en uno ser responsable principal y protagonista de generar buentrato en su vida y en la vida de quienes le rodean.Por buentrato entiendo:pensamientos positivos hacia ti mismo y hacia los démás(para que no se generen resentimientos que nos aparten...),recurrir al dialogo constructivo,cooperante,crear alegría desde dentro,que apreciemos el valor de las personas,los animales,las plantas...,que nuestra percepción vaya cambiando de lo más vasto a lo más sútil...si quereis podeis ayudarme a: que entendeis vosotros por buentrato,os parece?(se habla tantísimo de maltrato,que me siento en la necesidad de reinvindicar, de hacer "visible",el buentrato!)Cuento con vosotros.

Marta dijo...

Me gusta ese concepto de buentrato...
Para mí, es más que la ausencia de maltrato. Es, como dices tú a veces, tratar a todo el mundo como si fuera tu madre, o como si fuera un ser divino, único y especial.
Habría que tratar al otr@ siempre partiendo del respeto, de que no hace las cosas por mala voluntad o para hacer daño, si no porque tiene sus motivos, y cree que está bien así.
Una vez que asumimos esto, ya no vamos a juzgar tan duramente a los demás, y vamos a sentar la base para empatizar con él/ella, entender sus acciones y sentimientos, y ponernos a su nivel emocionalmente.

Si la otra persona hace lo mismo, estaremos al mismo nivel, y, con un poco de amabilidad y sentido del humor, creo que podríamos crear una convivencis mucho más agradable con l@s demás, sin agredirnos,ni dejar de expresarnos.
Hay que partir siempre de pensamientos positivos sobre las otras personas, y tambien sobre nosotros mismos, como dices, y lo demás viene solo, y se crea el hábito de tratar bien a los demás.

Sergio Prieto dijo...

Un tema interesante pero complexo, ó meu ver. Aínda así, eu teño constantemente pensamentos negativos sobre o que fago (Efra ben o ve na banda), pero costa moito sacalos de enriba. Pero eu penso que algunhas cousas, por moi convencido que esteas de que as podes facer, non es quen. Probablemente esta última frase sexa consecuencia desa óptica, pero agora mesmo non teño outra. Noraboa e saúdos a tod@s.

Marta dijo...

Eu sempre digo que, se te das conta de que estás a facer ou pensar de forma errónea, e estás dispost@ de verdade a esforzarte para cambialo, xa tes máis da metade do cambio feito.

É algo costoso, pero soamente ó principio.Trátase dun cambio de hábito, e os hábitos están fortemente arraigados na nosa forma de comportarnos, e ata na nosa forma de ser (ás veces identificámonos co noso negativismo, de xeito que xa o temos asumido como rasgo de personalidade noso, e así é máis difícil de erradicar).

O primeiro que hai que facer é dispoñerse a facer o esforzo de cambiar.

Despois, non asumir que ese costume é algo innato e propio, pois non o é. É adquirido, e é disfuncional, pois fainos sufrir máis do necesario. Entón, hai que cambialo, e hai que asumir que O NEGATIVISMO VAI DEIXAR DE FORMAR PARTE DA NOSA FORMA DE SER, E IMOS PASAR A SER PERSOAS OPTIMISTAS.

E logo, só queda IDENTIFICAR os pensamentos negativos absolutistas CADA VEZ QUE APAREZAN (APARECEN AUTOMÁTICAMENTE, DE FORMA INCONSCIENTE) na nosa cabeza (é bo ilos anotando todos, no mesmo intre en que se presentan, nunha libretiña, nun folio...).

Unha vez identificados, xa os temos no noso poder, pois témolos no plano CONSCIENTE, e podémolos cambiar por outros máis realistas e positivos, pouco a pouco, un por un. É bo anotar ó lado do pensamento negativo, qué ACONTECEMENTO EXTERNO o provocou, e qué PENSAMENTO POSITIVO MÁIS RELATIVO podemos xerar para cambialo polo outro.

E xa está. Facendo isto, iremos sustituíndo no inconsciente os pensamentos negativos polos positivos.
E esa será a nosa nova forma de reaccionar ante os problemas, máis efectiva e saudable, pois xerará en nos sentimentos de autoeficacia e tranquilidade, en lugar dunha angustia e baixa autoestima continua.

Probádea, e,se sodes constantes e optimistas, poderedes xerar este tipo de pensamentos todo o tempo, e produciredes un cambio sustancial na vosa forma de ver as cousas, e nos vosos pensamentos e sentimentos de cara ó mundo, ós demáis e a vos mesm@s.

Saúdiños!