martes, 19 de agosto de 2008

La rosa de los vientos

Guardo unos recuerdos muy bonitos de las noches de verano de hace unos años.
Pasaba muchas madrugadas del sábado y del domingo escuchando, con mi hermana, el programa La Rosa de los Vientos, en Onda Cero.
Es más que un programa, es una ventana a mundos desconocidos y extraños, que hacen soñar despiert@. Narran historias fantásticas, acontecimientos actuales que no se tratan en casi ningún otro medio, leyendas, fenómenos paranormales, hablan de misticismo, cuentan vidas apasionantes de personajes históricos....
Este programa me acercó a conocer realidades y puntos de vista que desconocía, por las que ahora me intereso y en las que estoy profundizando.

Hace unos meses, mi hermana me mandó un mensaje para decirme que había fallecido repentinamente su presentador, el grandísimo comunicador Juan Antonio Cebrián.
Y fue como si hubiera muerto un conocido de toda la vida.
Era una persona muy especial. Comunicaba como nadie, contaba una historia, y te quedabas pegad@ a la radio, cada semana creaba un pasaje de la historia como sólo él sabía, y te metía dentro para contarte unas historias cautivadoras.

Yo creo que era un alma especial, que vino al mundo a enseñarnos a muchas personas cosas que desconocíamos, y a introducirnos en mundos que él parecía conocer desde hacía mucho tiempo.

El programa aún se escucha en las madrugadas del fin de semana, a partir de la 1:30, lo conducen sus maravillosos colaboradores, y sigue siendo esa ventana a mundos fantásticos que me cautivó hace años. Pero le falta algo, y siempre le faltará algo. Aún así, para mí es el mejor programa de radio que hay, es el legado de Juan Antonio Cebrián, para quien quiera conocer esos otros mundos que nos rodean.


Para escuchar audios del programa:
http://www.rosavientospodcast.com/podcast/temporada/actual

2 comentarios:

Vesta dijo...

Yo también lo echo mucho de menos.

Para mi, Juan Antonio era un ser especial, un alma de luz, que iluminaba el espíritu de todos aquellos que fuimos unos afortunados en seguirle desde sus comienzos. Al igual que tu, al conocer su muerte supuso para mi como haber sentido la marcha de un ser querido y es aún hoy en día que no puedo dejar de emocionarme cuando pienso en todas aquellas maravillosas noches llenas de misterio, héroes, heroínas o simples personajes que han dejado su huella en la historia.

Ahora Juan Antonio, forma parte de uno más de sus personajes históricos y La Rosa de los Vientos, Turno de oficio,... o cualquier programa que él hiciera, le aportaba el don que únicamente alguien sabio podía transmitir.

Me ha emocionado muchísimo al curiosear por tu blog, esta entrada y también volver a contemplar los hermosos y en algunos casos, inquietantes, por su magia, paisajes de la Galcia natal de mi progenitor.

Disculpa, mi irrupción de palabras e ideas, pero cuando me apasiona algo, soy así.

Muchísimas gracias por haberme hecho esa visita que me ha dado la posibilidad de conocer el magnífico blog que llevas.

¡Sé feliz mi cómplice!

Besitos,

Vesta, desde mi corazón.

Marta dijo...

Bienvenida, Vesta.
La verda es que es difícil no echarle de menos, una vez que lo has conocido a través de las ondas.
Es bueno que tengas esa pasión cuando algo te toca el corazón,y más,siendo leo...

Estamos encantad@s de tenerte por aquí, y visitaremos tu blog de vez en cuando, nos ha encantado.

Un besiño desde la tierra de las meigas