lunes, 25 de agosto de 2008

Precaución con los antibióticos

Se ha publicado un estudio que confirma el daño que hacen los medicamentos antibióticos a la flora intestinal, pudiendo provocar su ingesta problemas de intestino, como efecto secundario a su toma para curar infecciones. Es algo que Efraím y yo, como tantas otras personas, hemos comprobado de primera mano, por desgracia.

Así pues, es mejor buscar alternativas sin efectos secundarios (que las hay, ante todo en herbolarios u homeopatía) para curar las infecciones leves.
Hay sin duda situaciones en que los antibióticos son imprescindibles y maravillosos, pero no creo que se deban recetar alegremente para curar una gripe o una otitis leve, por ejemplo.
La equinácea purpúrea o la angustifolia, el própolis, el ajo en cápsulas, el tomillo, el clavo, la salvia... son excelentes antibióticos naturales y sin efectos secundarios.

Esto es lo que publicaba "La voz de Galicia" hoy:

"El tratamiento con antibióticos podría poner en peligro la inmunidad innata del intestino, lo que explicaría por qué se producen infecciones con bacterias resistentes a este tipo de medicina, según un artículo publicado hoy por la revista científica británica Nature.
Investigadores del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York (EEUU), liderados por Eric Palmer, estudiaron la causa de este tipo de infecciones de bacterias resistentes a antibióticos, una complicación de la toma de antibióticos de amplio espectro que aumenta los daños en la salud de los pacientes hospitalizados.
Mientras observaban ratones en laboratorio tratados con antibióticos, descubrieron que tenían menores cantidades de una proteína intestinal con poder contra los microbios, la RegIII gamma.
Esta proteína es capaz de terminar con bacterias altamente resistentes a los antibióticos, tal como el enterococo resistente a la vancomicina (VRE, en sus siglas inglesas).
Los antibióticos acaban con muchos tipos de bacterias intestinales.
El daño de la flora intestinal abre un nicho rico en nutrientes en el que las bacterias resistentes a antibióticos pueden prosperar.
Este tipo de microbio se aprovecha del déficit sufrido por la defensa inmunológica innata causado por el tratamiento antibiótico.
Los científicos apuestan por el desarrollo de terapias que incrementen la concentración de la proteína RegIII gamma para eludir la infección derivada de la ingesta de antibióticos."


No hay comentarios: