viernes, 26 de septiembre de 2008

Blancanieves ya estaría divorciada

Ésto es lo que afirma el germanista Wilhelm Solms, entre otros expertos/as participantes en el congreso internacional de la Sociedad Europea de Cuentos de Hadas.
Os dejo al final de esta entrada el enlace de este interesante artículo, para que saquéis vuestras propias coclusiones.
En él se dice, entre otras cosas, que la leyenda del zapato de cristal, el hada madrina y la calabaza convertida en carroza, por ejemplo, son, para Solms, un reflejo de los «sueños de muchas niñas que anhelan ser salvadas por un príncipe para no tener que abrirse camino en la vida ellas solas».

La verdad es que a mí me parecen unas conclusiones bastante acertadas, y coincidentes con las ideas que muchas niñas y niños, e incluso adolescentes, tienen del amor romántico y de los roles de género.
Opinad vosotros/as mismos/as:

http://www.lavozdegalicia.es/cultura/2008/09/25/00031222349988691426246.htm

2 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

La verdad es que me parece bien que desmitifiquen ese tipo de cuestiones de los cuentos, pero los cuentos son cuentos, aún así influyen mucho o pueden influir en niños y modelar su forma de ver la vida, aunque la tele ya se encarga de hacer lo contrario que hacen los cuentos.

Un saludo.

Marta dijo...

La verdad es que tienes razón, hoy la tele expone unos modelos más radicales y diferentes a los de los cuentos.

Los cuentos son cuentos, sí, pero el problema es que para los niños y niñas son uno de los primeros modelos de relación de pareja que conocen, ya desde muy pronto (ahora son quizá las series de televisión, lo que es bastante peor, tal y cómo están planteadas).
Estos primeros modelos marcan, aunque es cierto que se pueden cambiar a lo largo de la vida.
Todo el mundo está y ha estado expuesto de pequeño/a a normas, modelos de conducta...más o menos perjudiciales.

Por eso es fantástico que hagamos una reflexión profunda, que indaguemos dentro de nosotros/as, que nos planteemos por qué algunas cosas nos molestan o nos enfadan cuando en realidad no vemos motivos claros para ello, por qué algunas situaciones nos hacen infelices sin ser realmente graves y urgentes,o nos ponen tristes sin saber por qué...

Es bueno meditarlo, replantearse las creencias, y buscar pensamientos y formas de actuar que nos hagan sentirnos mejor, vivir más relajados/as, más felices y enfadarnos menos. ¿Por qué, por ejemplo, exigirle a la pareja que te haga feliz, y que actúe siempre cómo a tí te gustaría, cómo en los cuentos de hadas? Eso no es factible, ni tiene sentido. Hay que traer esa idea a la mente consciente y sustituírla por otra más cierta y más realista.

Rebusquemos dentro de nosotros/as con calma, paciencia y cariño, y encontraremos respuesta a muchas de las cuestiones de nuestro comportamiento que no entedíamos y que nos hacen la vida más difícil de lo que realmente es.

Un saludo!