viernes, 19 de septiembre de 2008

Coloreando la vida

Me parece que Efra tiene razón, no me gustaría caer en exceso en la crítica y en lo negativo. (Pero que conste que me parece positivo mantener una actitud crítica, y la única forma de que se produzcan cambios a mejor en todos los ámbitos es criticar constructivamente aquello con lo que no estamos de acuerdo).

Pero tienes razón en que no debemos abusar de ella, así que pongamos un poco de color en el blog (literalmente).


El color es una parte del espectro lumínico, y es energía vibratoria.
Mucha gente cree que esta energía que desprenden los distintos colores, afecta de diferente forma al ser humano, dependiendo de su longitud de onda (o sea, del tipo de color), lo que influye en las sensaciones y estados de ánimo, de las que unas veces nos damos cuenta y otras veces no.
Me gustaría compartir con vosotr@s las propiedades de algunos colores.
Puede haber discrepancias en los significados, según los autores/as que hablan del tema, pero en lo fundamental, prácticamente todos/as están de acuerdo en que éstas son las principales sensaciones y propiedades que evocan los colores.
Si estáis de acuerdo con ello, podréis tenerlo en cuenta a la hora de escoger la ropa que os vais a poner un día concreto, el color de vuestra habitación, o por ejemplo en qué color fijar la vista unos minutos cuando sintáis que os hace falta algún tipo de energía en concreto…

Blanco: Simboliza pureza, inocencia, optimismo. Su uso aporta purificación mental. Se asocia con lo divino, tiene connotaciones positivas. El blanco dice de una persona que está abierta a la comunicación y que está en paz consigo misma y con los demás. Se suele percibir a alguien vestido de blanco como amigable y poco agresivo.

Plata: Sugiere paz y tenacidad. Se considera que ayuda a eliminar dolencias y enfermedades.

Naranja: Es indicativo de energía. Aumenta la potencia y aporta tibieza. En exceso puede aumentar la ansiedad.

Azul: Se asocia a la verdad, serenidad, armonía, fidelidad, sinceridad, responsabilidad. Su uso tranquiliza la mente y disipa temores. Su exceso, causaría depresión, aflicción, pesadumbre. Cuando te vistes de azul quieres tranquilidad, que nada te perturbe. El azul es el color de la comunicación, trasmite confianza. Es el color ideal para vestirse el día de una entrevista de trabajo o para una presentación. Quienes te rodean estarán en mejor disposición para escucharte y no se sentirán intimidados/as.

Rojo: Este color se asocia con la energía, vitalidad, poder, fuerza, apasionamiento, valor, agresividad. Es usado para intensificar el metabolismo del cuerpo con efervescencia y apasionamiento, y ayuda a superar la depresión. En exceso causa agitación y agresividad. Si te vistes de rojo, quienes te rodean te podrían percibir como una persona abierta y espontánea, además de muy segura de ti misma.


Lavanda: Simboliza equilibrio. Se emplea para contribuir a la salud espiritual. Su exceso puede provocar cansancio o desorientación.

Gris: Evoca la estabilidad. Se considera que simboliza el éxito y que inspira la creatividad.

Amarillo: Representa la inteligencia, la precaución y la innovación. Su uso ayuda a la estimulación mental y a aclarar las ideas. En exceso puede causar agotamiento o exceso de actividad mental. Si vistes de amarillo, los demás seguro que te verán como una persona dulce, tierna, con ganas de vivir y que cree en la felicidad.

Oro: Indica fortaleza. Se considera que fortalece la mente y el cuerpo. Se cree que puede resultar demasiado fuerte para algunas personas usado en exceso.

Verde: El verde se relaciona con la ecuanimidad, los celos, la moderación, el equilibrio, lo tradicional. Es útil para el agotamiento nervioso, equilibra emociones, revitaliza el espíritu yestimula a sentir compasión. En exceso podría crear energía negativa. El verde te hace lucir como una persona equilibrada y tranquila. Los demás te verán como alguien afable y muy confiable.

Violeta: Se asocia con personas idealistas, mágicas y sensuales, místicas y fantasiosas, a veces frágiles. Transmite carisma, inconformismo, innovación.

Rosa: Se asocia con el lado infantil y con el deseo de ser mimado/a y atendido/a. Puede predisponer a los/as demás a cuidarte y protegerte.

Negro: Evoca el silencio, la elegancia y el poder, lo sofisticado. Ayuda a generar paz y silencio. Su uso excesivo provocaría intimidación y distanciamiento. Cuando te vistes de negro seguramente quieres lucir clásica/o y elegante, pero también quiere decir que ese día no tienes muchas ganas de interactuar con los demás. Prefieres pasar inadvertida/o observando lo que pasa a tu alrededor.

2 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Me ha encantado las descripcciones de cada color, cada uno además cuando ve un color ciente unas determinadas cosas, ya que lo asocia a determinadas vivencias etc.

He estado leyendo sobre el tema y me ha llamado la atención la sinestesia, los que la "padecen" perciben con una mayor frecuencia una correspondia entre un color y un sabor o un sonido, mezclando asi todos sus sentidos.

Fruto de esta lectura haré una entrada nueva en el blog.

Un saludo, Gracias Marta Muaks.

MABEL dijo...

Si, que hay que cuestionar, preguntarse, dudar de ciertas "cosas", etc...pero se puede empezar desde uno mismo, dentro de uno mismo, con mucho cuidado, con mucho amor, eligiendo cuidadosamente lo que nos decimos y lo que sale de nuestra boca.Que sean colores agradables, suaves...que acaricien,que endulcen, que junten, que nos reunan...como si estuvieramos verdaderamente Juntos en esto que llamamos Nuestra Vida.(y tambien la de tod@s)Veamos nuestros jueces internos, nuestros policías, nuestros antidisturbios,etc.Y pongamonos en Pie!!a comprenderlos y ver a quien persiguen...que puede ser,¿tal vez?...a nosotros mismos.ABRAZOS DE TODOS LOS COLORES!!!