martes, 16 de septiembre de 2008

Galicia vs Galiza

Noticia aparecida el 8/6/2008 en La Voz de Galicia:

La Academia contesta a la Xunta que el único topónimo oficial es Galicia

La institución es partidaria de que el país no tenga más que un solo nombre en su propio idioma
La Consellería de Cultura había solicitado una aclaración sobre la pertinencia ortográfica de la variante Galiza.
Autor:
Xesús Fraga

Cultura fechó su consulta a la Real Academia Galega el 19 de septiembre del 2007, pero en la institución no se recibió hasta el 11 de enero del 2008.

Aunque Galicia y Galiza son formas históricas legítimas gallegas, a la primera corresponde la denominación oficial del país. Con este argumento ha respondido la Real Academia Galega a una consulta formulada hace meses por la Consellería de Cultura acerca de la «pertinencia ortográfica» del topónimo Galiza. La petición, fechada el 19 de septiembre del 2007 -aunque la Academia la recibió finalmente el 11 de enero del 2008-, solicitaba una aclaración por parte de los académicos, «á vista das diferentes interpretacións existentes sobre a lexitimidade do uso do topónimo 'Galiza' nas publicacións oficiais da Xunta de Galicia». La disparidad de criterios a los que hace referencia la carta de Cultura se había concretado dos meses antes, durante una reunión del Consello Coordinador de Publicacións, dependiente de la consellería: el PSOE frenó las aspiraciones del BNG de introducir Galiza en las publicaciones oficiales del Gobierno autonómico, cuestión que quedó sin resolver, a la espera del informe solicitado a la Academia.

Según la contestación que el presidente de la institución, Xosé Ramón Barreiro, remite a la conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, «Galicia e Galiza son formas históricas lexítimas galegas no sentido filolóxico. As dúas circularon na época medieval, pero só Galicia mantivo un uso ininterrompido ao longo da historia na lingua oral». Galiza, en cambio, cayó en desuso en la lengua oral y se recuperó en el gallego contemporáneo. Por este motivo, los académicos entienden que de las dos variantes, para la única que sus normas ortográficas y morfológicas predica la condición de «oficialidade» es para Galicia.

Los argumentos con los que la Academia responde a la Consellería de Cultura fueron debatidos y aprobados en una reunión del Plenario, celebrada el 29 de marzo de este año. Esa misma fecha figura en la contestación de la entidad al departamento autonómico, aunque en los casi tres meses transcurridos desde entonces la consellería ha guardado silencio sobre el informe de de los académicos.

La contestación firmada por Xosé Ramón Barreiro también se remite a los debates y trabajos de la comisión que hizo la propuesta del texto sobre el topónimo y que finalmente fue aprobado por el Plenario. La Academia aclara expresamente que la comisión encargada en su día de analizar el tema nunca «cuestionou que o nome oficial do país é Galicia, tal como consta nos textos legais como o Estatuto de Galicia». No obstante, una parte de la comisión quiso que «dalgunha maneira se fixese constar que a forma Galiza tamén era unha forma histórica auténtica galega».

La redacción del texto también fue objeto de debate. Ante la expresión «Galiza é tamén unha forma lexitimamente galega», un miembro de la comisión llamó la atención sobre el hecho de que «lexitimamente» se pudiese interpretar como «con valor legal»; se le aclaró que la palabra se utilizaba con el valor de «autenticamente, xenuinamente», y no con connotaciones de legalidad.
Esquizofrenia lingüística

También resulta especialmente llamativo que la comisión, en un determinado momento, reflexionó acerca de la conveniencia de que se aceptasen ambas denominaciones, «pero rexeitou esta posibilidade porque consideraba que un país non debe ter máis ca un nome na súa propia lingua, e que aceptar esta vía sería unha mostra dunha esquizofrenia lingüística non desexable».

Por tanto, a pesar de que las dos variantes son legítimas en el sentido filológico, «a denominación oficial do país normativa e xuridicamente lexítima é Galicia», según concluye la Academia. En el 2003, la institución, el órgano competente para fijar la normativa del gallego, admitió en sus Normas ortográficas e morfolóxicas Galiza como denominación tradicional y literaria. A esta inclusión apelaba el BNG para hacer valer el topónimo en usos oficiales igual que Galicia.
FIN DEL ARticulo
Yo creo que ya bastantes problemas tenemos en Galicia para ocuparnos de una nimiedad como el cambio de nombre de la Comunidad Gallega. Os imaginais cuanto gasto surgiría de ese cambio, no sería mejor dedicar el esfuerzo y el dinero a otros menesteres?.
Además, desde mi humilde o pobre conocimiento del origen de la palabara Galicia, tengo entendido que proviene de Kallaikía (terminacion en ia) y que luego evolucionó hacia Gallaecia (terminacion en ia), no se en que momento histórico se desvio a la terminacion en za. Si alguien puede añadir más datos a esto sería muy util ya que he buscado información en diccionarios y en la web y no he encontrado nada de luz con respecto a este tema, probablemente Sergio nos pueda ayudar.
Me gustaria saber vuestra opinión.

5 comentarios:

Marta dijo...

Que alguien se lo diga a algun@s del bloque, que en los medios hablan acerca de una comunidad llamada Galiza.

Que yo sepa, nadie en la calle (excepto seguidor@s de un partido concreto) está reivindicando qe se le cambie el nombre a nuestra tierra, y hay que recordarles que gobiernan para el pueblo, no para sus intereses partidistas, y que el pueblo reclama otro tipo de cosas más necesarias.

Marta dijo...

Por lo que he leído, Galiza se usó en la edad media, pero cayó en desuso. No es topónimo oficial actualmente por lo siguiente:

Tras la aprobación por parte de la Real Academia Gallega de la normativa de la concordia en 2003, Galiza fue aceptado también como un topónimo en gallego. Existen posturas que defienden que Galiza es también un topónimo oficial, ya que dado que la Ley de Normalización Lingüística gallega establece que los topónimos oficiales serán los topónimos en gallego, y que Galiza ha sido reconocida como topónimo correcto en gallego, es ya de hecho un topónimo oficial, al mismo nivel que Galicia.

Sin embargo, las denominaciones de las comunidades autónomas no se definen mediante leyes de rango autonómico, sino mediante leyes orgánicas (los estatutos de autonomía), que deben ser aprobadas por las Cortes Generales españolas (la Constitución española) determina, en su artículo 147.2, que «Los Estatutos de autonomía deberán contener … la denominación de la Comunidad que mejor corresponda a su identidad histórica»), por lo que, en tanto que no se reforme el Estatuto de Autonomía de Galicia y éste incluya explícitamente esta denominación, el topónimo Galiza no designa oficialmente a la comunidad autónoma de Galicia, en ningún idioma (adicionalmente, el propio texto de la reforma normativa establece una distinción entre ambos topónimos, aludiendo únicamente como oficial a Galicia:

«Se mantiene Galicia como voz legítima gallega, denominación oficial del país y forma mayoritaria en la expresión oral y escrita moderna. Galiza se considera también una forma legítimamente gallega, ampliamente documentada en la época medieval, que fue recuperada en el gallego contemporáneo»).

Sergio Prieto dijo...

Saúdos a tod@s despois desta ausencia.
Pois, segundo me dixo un profesor do departamento que é especialista en onomástica, as dúas formas teñen a mesma orixe: *Gallaecia, que pasaría a Gallecia; despois o "e" pecharíase en "i" e produciríase a simplificación de -ll-. O último paso é o que se dá de -ci- a -z- /z/ (con palatalización de -c- en contacto con -i-) en portugués, que é un cambio que non se produciu na evolución ó galego.
Con todo, esta é unha cuestión que está moi influída pola política e, como ben dis, Marta, usada con fins totalmente partidistas.
É certo que, na Idade Media, existía a lingua chamada Galego-Portugués, que era lingua de prestixio (Alfonso X o Sabio escribiu nela as Cantigas de Santa María), e iso é o argumento que se dá en certos sectores (reintegracionismo lingüístico) para defender a galeguidade da forma Galiza. Pero, como dicía alguén nun xornal estes días, "a lingua non a fan os filólogos, senón os falantes". Eu diríalle que tiña que engadir tamén os políticos, pero como aquí non se pode criticar o goberno "democrático" e, total, para o caso que nos fan, seguro que seguen discutindo o do nome de Galicia cando a crise vai a peor.
Espero que isto vos aclare algo, pois estas explicacións de fonética histórica son complexas de explicar.

Marta dijo...

Benvido de novo, Sergio!

Graciñas polo teu comentario, botábase de menos unha intervención do noso experto en filoloxía.

Un saúdo!

Sergio Prieto dijo...

Gracias, pero para o de experto aínda me queda moito camiño que andar, e o meu terreo, a lingüística comparativa, é bastante resbaladizo. Moitos saúdos a tod@s.
P.E. Teño que seguir co tema dos libros, que teño dúas coleccións a medio acabar.