martes, 2 de septiembre de 2008

Profesiones

A veces creo que deberíamos valorar más el trabajo de los demás, y también el nuestro, para realizarlo con una mentalidad y un ánimo distinto.

Me pregunto cómo sería una semana cualquiera, si, por ejemplo, el gremio de la panadería no trabajara. Nos faltarían a diario pan, pasteles… y entonces valoraríamos el trabajo que realizan cada día para hacernos llegar todo eso.

¿Y si no trabajaran l@s camarer@s durante un mes?
¿Y si dejasen de trabajar conductor@s de autobús, taxistas, profesor@s, amas de casa, funcionari@s, dependient@s, fontaner@s, ganader@s, agricultor@s...?

También l@s estudiantes, los desempleados, l@s opositor@s, están realizando esfuerzos que darán fruto tarde o temprano, y su actividad es muchas veces poco gratificante y poco valorada, por ellos/ellas y por los otros/as.
Tod@s hacemos o haremos labores muy necesarias para otras personas, y ellas las hacen para nosotr@s.

Hay que dar valor al trabajo que hacemos o haremos, pensar en el beneficio que les trae o traerá a l@s otr@s, valorar qué ocurriría si no lo hiciéramos, y también qué pasaría si no lo hicieran los demás.
Seguro que así lo haríamos de otra forma, más alegres y motivados, y nos sentiríamos más competentes y eficaces.

No cuesta nada dar las gracias al camarero/a, a un dependiente/a, a un banquero/a, decirle a un/a electricista o a un profesor/a que ha hecho un buen trabajo, darle ánimos y felicitar por sus logros a un/a estudiante o desempleado/a, o agradecer a un ama de casa todo lo que está haciendo por la familia. Tod@s sabemos lo motivante que es que se den cuenta del esfuerzo que estamos haciendo y nos lo digan o nos lo agradezcan.

Empecemos por valorar nosotros/as nuestro propio trabajo, y demos también valor al que realizan l@s demás. Nos sentiremos mejor, y haremos sentir mejor a los/as demás.

Son pequeños detalles que hacen más agradable la vida.

5 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero la verdad es que a veces es dificil valorarlos adecuadamente.

Se suele valorar mas algo donde cobres mas o donde hagas algo mas artistico y estoy de acuerdo contigo, en que deberíamos valorar todo todo los demas trabajos, todos tenemos importancia en este mundo y lo que hagamos va a quedar de una forma u otra en el.

Debemos empezar por valorarnos como bien dices a nosotros mismos, completamente de acuerdo, un besito.

Marta dijo...

Es verdad que hay ciertos trabajos que se valoran más que otros.
Me parece lógico que cobre más alguien que previamente ha invertido muchísimo tiempo y dinero en su formación, pero eso no quita que restemos valor a otras profesiones.
Las profesiones manuales, especialmente, se valoran muy poco, y yo diría que son las más básicas para la sociedad.
La agricultura, ganadería y pesca son la base de todo, las más imprescindibles, y se les margina injustamente, empezando por los políticos y los intermediarios que se enriquecen a su costa.

Está bien que nos lo planteemos, y consideremos mejor socialmente a todas las profesiones, especialmente a las más duras y menos reconocidas.

Mabel dijo...

Vengo pensando lo importante que es el Refuerzo Positivo y que poco se practica hoy en día(tanto hacia los demás como hacia nosotros mismos),damos cosas y personas por sentadas y no sabemos que todo "Eso" hay que "Regarlo", con esmero y dedicación como si de una hermosa plantita se tratara;Un "buenos días"es un "riego", un "que tengas un buen día", es un "riego",un "Gracias",considero que tambien lo es.Por favor!os pido que practiquemos el refuerzo, la consideración, tanto con conocidos como con desconocidos!!!Muas y Gracias

Marta dijo...

Tienes razón, imagina lo agradable que sería la vida si todo el mundo se tratase con amabilidad la mayor parte del tiempo, y reforzase a los desconocidos/as como si fueran amig@s.
Valoremos lo que tenemos y lo que hacemos, seguro que tenemos mucho que agradecer a la vida.
Cuanta falta hace eso hoy en día.
Hay que empezar a practicarlo.

Marta dijo...

"Si no puedes trabajar con amor sino sólo con desgana, mejor será que abandones el trabajo y te sientes a la puerta del templo a recibir limosna de los que trabajan con alegría."
Khalil Gibran