lunes, 13 de octubre de 2008

Buena Energía

Me gusta la gente entusiasta.
Los/as que se emocionan con las cosas pequeñas, que son las mejores de la vida porque ocurren todos los días.
A quienes les alegra de forma contagiosa un sencillo plan improvisado, una nueva idea, un beso, un proyecto, una cita, una película, una canción, una llamada, un dulce, un abrazo, un cumplido, un café en un bar, una conversación...

Esas personas que sienten todavía curiosidad por la vida, por aprender algo nuevo, como un niño o una niña que es feliz cuando sube a un columpio o cuando ve las luces de una fiesta.
Esa gente te alegra la vida, te hace sonreír, ver la vida más sencilla y suave, y valorar más los momentos buenos del día a día, que, si nos fijamos bien, pueden ser casi todos.
No es que tengan que sentirse así todo el tiempo, al margen de lo que pase en su vida, pero son
personas que casi cada día te contagian su alegría por vivir y su serenidad ante los problemas, que te transmiten cosas agradables, y crean energía positiva para su vida y para la de los demás.

Afortunadamente, cuento (como todos/as vosotros/as) con personas así cerca.
Es una suerte que hay que valorar y agradecer, así que ¡gracias a todas/os por regalar alegría!

3 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Gracias a ti Marta por este artículo tan precioso y lleno de viveza.

´También gracias a los que llenan la vida diaria de eso que bien dices... ellos saben quienes son, besitos a todos¡¡¡¡.

Mabel dijo...

Gracias Marta por este espacio de gratitud y reconocimiento.A través de ti y contigo, hacemos de este mundo un lugar donde,ahora, ya no se nos oculta la Belleza, porque ahora si, podemos decir que somos capaces de verla.El Universo se ha congratulado con nosotros para que las Hadas, los Elfos,y tod@s sus espíritus bellos nos ayuden a seguir descubriendo...te apuntas a ello? os apuntais?

Marta dijo...

Vaya, mira qué dos,jaja...

Precisamente vosotros sois dos de las personas a las que iba dirigido el artículo, me dais muy buena energía.

¡Un besazo a los dos, que os quiero mucho!