jueves, 9 de octubre de 2008

Creatividad y Educación


La creatividad es una habilidad crítica en los días actuales, dadas las características de complejidad, incertidumbre, turbulencia, cambio, progreso y competición que caracterizan al mundo del trabajo y a la sociedad. Estar preparado para solucionar problemas y solucionarlos de forma creativa es, sin duda, algo indispensable en este escenario, donde innovar es la palabra de orden.

La creatividad, sin embargo, no es un fenómeno simple. Es, por el contrario, dinámico, complejo y multifacético, dependiendo para su expresión tanto de factores del individuo, como de estilos de pensamiento, abordajes para resolución de problemas, rasgos de personalidad y motivación, así como de condiciones favorables en el ambiente de la familia, la escuela y el trabajo. La expresión de la creatividad está, incluso, profundamente afectada por factores de orden histórico, social y cultural.

A pesar de ser, tal vez, el recurso más valioso de que disponemos para lidiar con los desafíos que acompañan nuestra época, se observa un gran desperdicio del potencial creativo, producto de varios factores, como el modelo de enseñanza predominante en la gran mayoría de las escuelas, que tiende a reducir la creatividad del alumno por debajo de posibilidades reales. Este recurso ha sido, por ejemplo, tradicionalmente bloqueado por prácticas educacionales que enfatizan en demasía la reproducción del conocimiento en perjuicio de las habilidades de pensar e imaginar y que tienden a destacar la ignorancia, la incapacidad y las limitaciones del alumno, haciendo que muchos subestimen sus competencias e interioricen una visión negativa de sí mismos.


Los caminos para la creatividad

Varias son las prácticas que el profesor podrá seguir
hacia la promoción de mejores condiciones para el desarrollo del potencial creador. Algunas sugerencias en este sentido son presentadas a continuación:

Recuerde que los alumnos expresan en forma más plena sus habilidades creativas cuando realizan actividades que les dan placer.
No se restrinja a ejercicios y actividades que posibiliten sólo una respuesta correcta. Utilice también ejercicios que estimulen a los alumnos a ser lo más originales posible en sus respuestas.
Valorice las ideas originales de sus alumnos
Una idea original es apenas el primer paso. Es necesario también enseñar a los alumnos a revisar, refinar, elaborar sus ideas creativas.
Promueva un ambiente que estimule las ideas creativas.
Incentive a los alumnos a presentar y a defender sus ideas.
Destaque lo mejor que cada alumno tiene e infórmeles sobre sus "puntos fuertes".
Desarrolle actividades que requieran del alumno iniciativa e independencia.
Estimule la curiosidad de los alumnos a través de las tareas propuestas en clase.
Haga preguntas desafiantes, que motiven a los alumnos a pensar y a razonar.
Dé tiempo a los alumnos para pensar y desarrollar sus ideas.
Dé oportunidades a los alumnos para discordar de sus puntos de vista.
Diversifique las metodologías de enseñanza utilizadas en clase.
Promueva un ambiente de respeto y aceptación por las ideas de los alumnos.
Provoque en los alumnos confianza en sus competencias y capacidades.
Exponga a los alumnos sólo a críticas constructivas.
Estimule a los alumnos a utilizar técnicas de resolución creativa de problemas (como tempestad de ideas) en sus proyectos de ciencia, actividades artísticas y redacción, con el objetivo de llegar a un producto más creativo.
Ayude a los alumnos a librarse del miedo a cometer errores, manifestando tolerancia y respeto por sus ideas, cuestiones y producciones.
Proteja las producciones de los alumnos de la crítica destructiva y de las humillaciones de sus compañeros.
Reconozca que la creatividad incorpora una variedad de procesos (resolución de problemas, pensamiento divergente, pensamiento convergente) y una serie de hechos motivacionales y de personalidad (como el autoconcepto, la autoconfianza, la curiosidad, la flexibilidad y la motivación intrínseca).


Educar para la creatividad tiene siempre efectos positivos, tanto para cada alumno como para la sociedad, pues, en general, las personas creativas son siempre sensibles a los problemas humanos, distienden y crean climas de paz y solidaridad, son flexibles y fluidas, originales, autónomas e inconformistas, ofrecen alternativas y liberan tensiones, son auténticas lanzaderas de grupos hacia la búsqueda y conquista de nuevos progresos, y son interlocutores empáticos capaces de humanizar las relaciones.


En este contexto la labor de la escuela no es tanto la de fomentar la creatividad con el uso de técnicas creativas específicas (por otro lado indudablemente útiles) sino fundamentalmente la de eliminar todo bloqueo de la creatividad mediante la proporción de un clima de confianza, libertad, sensibilidad, tolerancia, juego, armonía, diálogo y crítica en el que todos los niños se sientan queridos, valorados en sus facetas convencionales y en sus facetas diferenciales y sustancialmente valiosos como personas.


Para ello no solo debemos fomentar el respeto y la divergencia sino ser un vivo ejemplo de ello, ya que la creatividad es un núcleo de ideas, conceptos, técnicas y estrategias aplicables a todas las áreas y a todas las situaciones escolares, desde la organización del mobiliario, la decoración de la clase, el sistema de agrupamientos, la metodología empleada, la exposición de los trabajos de los niños, el tipo de interacción alumno-profesor, etc.







3 comentarios:

Marta dijo...

Sí que es importante la creatividad, de hecho se considera actualmente como uno de los tres criterios para diagnosticar a alumnado de altas capacidades (l@s anteriormente llamados superdotad@s).

Estoy leyendo un libro ("Más despacio", de Brian Weiss) en el que se habla del pensamiento espontáneo, el que hay que dejar fluír al mergen de nuestra forma analítica de pensar.

Es un pensamiento que requiere menos esfuerzo y que es más productivo a nivel creativo.
Es decir, que para dar respuesta creativa a una situación, lo mejor es relajarse, olvidarse del problema y dejar fluír el pensamisnto espontáneo.

Un saludo!

Mabel dijo...

Genial.Efra!
Crear-Creatividad
Creador@-Dios
Trabajar en Creatividad, es,para mi, trabajar con el Dios que cada uno somos.Tal solo necesitamos "fuerza" para atrevernos a ello continuamente, con profundo amor, luz y respeto, comtemplando en cada paso esa dimensión espiritual con nosotros mismos y con los demás.Mucha "fuerza"querido Efra!!!!

Marta dijo...

Me ha gustado mucho tu artículo.

Además eres coherente con lo que dices, porque sé que siempre intentas fomentar en tus alumnos/as la creatividad y la espontaneidad, y que es algo que valoras mucho en tu trabajo.

Y enhorabuena por el disco,tu primera obra es realmente creativa,es muy tuya.

Un beso