viernes, 3 de octubre de 2008

Papá Estado

Antes de nada, debo decir que no entiendo casi nada de economía y finanzas, así que si alguien entendido/a me da una explicación razonable a esta situación, lo agradeceré.

Dicho esto, no me cabe en la cabeza que los diferentes Estados se planteen socorrer a las entidades financieras PRIVADAS con dinero PÚBLICO.
¿Por qué cuando estas empresas se enriquecen hasta límites inmorales, el Estado y los ciudadanos/as no vemos ni un duro (aparte de los impuestos legales, que todos/as pagamos), y cuándo les va mal, tenemos que pagar con nuestro dinero sus pérdidas?
Entiendo, sí, que si quebrasen se daría una situación insostenible para todos/as, pero sería por culpa exclusivamente suya. Si se han administrado mal, que asuman en solitario las consecuencias, y que aprendan para la próxima vez (lo dudo). Y si se les va a auxiliar, lo mínimo sería que se les obligue luego a devolver el dinero (con intereses, como harían ellos) o se les penalice gravemente de alguna manera.

Y el Estado llega tarde, y mal, como los famosos mangas verdes. Debería haber velado mucho antes (cuando la economía crecía sospechosamente deprisa) por los ciudadanos y por sus ahorros, poniendo límite a los precios de la vivienda, a los intereses de los créditos, y garantizando la solvencia de las entidades financieras, del modo menos intervencionista posible, eso sí, pero asegurando que cosas como éstas no llegasen a pasar.

Ah, los humanos, que inconscientes somos... cuando nos va bien, olvidamos que más adelante vendrán tiempos peores, que no se puede crecer a un ritmo vertiginoso eternamente, y que es preferible crecer menos pero más seguros, sin asumir tanto riesgo, y así la caída será menos grave, o con suerte no llegaremos a caer.

A mí me recuerda la situación a unos típicos padres (hay muchos de éstos hoy en día, seguro que algún caso conocéis) que vivan con un hijo/a en casa, éste trabaja, y se lo gasta todo en vicios, sin que sus progenitores vean un duro, ni se lo exijan.
Y cuando el prudente y ahorrador niñ@/Entidad Financiera no tiene dinero para sus cosas (ropa, bebida, tabaco, viajes, coche caro...), porque lo ha despilfarrado todo y no ha sabido administrarlo, los papis le dan más porque, pobriño/a, no le llega el sueldo. Y claro, se ha acostumbrado a un nivel de vida al que no puede renunciar (no nos vaya a coger un trauma), y, al fin y al cabo, para eso están los padres/Estado.
¿Para eso están?

(Por cierto, si os faltara en este símil la presencia de los Ciudadanos/as, imaginad en esta familia a otros hijos/as de estos padres que viven por su cuenta con menos sueldo y sin depender de nadie, llegando a final de mes como pueden, y que no les piden dinero ni a mamá Estado ni por supuesto al otro hermano/a Banco. Que es por cierto el que más gana, el que más gasta, el que menos tiene y al que papá y mamá siempre "ayudan" (realmente les ayudan a no madurar jamás, a no ayudar a sus padres ni hermanos/as, a no asumir responsabilidades, a no aprender nunca de los errores y a depender de ellos para todo, en lugar de valerse por sí mismos/as, como el resto de sus hermanos/as Ciudadanos/as.))

2 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

La verdad yo tampoco soy un entendido en economía, pero lo que si parece es que los bancos nos tienen a todos bien pero que muy bien amarrados y ellos que hacen.... se gastan el dinero en invertirlo para sacarle mayor provecho. Al final pasa lo de siempre los pobres tienen que sacar de la crisis a los ricos aunque los ricos despilfarren y hagan desaparecer todo el dinero de los pobres.... que sistemaa¡¡¡¡

Besitos.

Marta dijo...

Es un sistema hecho por y para los gobernantes y empresarios.
Los que tienen influencia son quienes tienen dinero y poder, y a su vez usan esa influencia para garantizarse su dinero y poder.
Echo en falta mecanismos de gobierno para los ciudadanos/as. No es suficiente con echar un voto en una urna cada 4 años.
Hace falta un cambio grande.