domingo, 16 de noviembre de 2008

Premio a la coherencia y la honestidad

El Premio Planeta es un premio de novela que otorga cada año desde el año 1952 la editorial Planeta. Desde 1974 también se premia al finalista. Después del Premio Nobel es el concurso mejor dotado del mundo, con 601.000 € para el ganador/a y 125.000 € para el/la finalista.
Se falla el día 15 de octubre, porque es la festividad de Santa Teresa, y Teresa es el nombre de la esposa del fundador, José Manuel Lara.

Pero en los últimos años su credibilidad se ha puesto en tela de juicio desde muchos sectores. Prácticamente todo el mundo sabe que el premio está dado antes de las “deliberaciones” del jurado. Incluso Lara lo ha insinuado alguna vez a los medios, cuando le han preguntado al respecto.
La cuestión ha llegado al extremo de que escritores como Miguel Delibes o el argentino Ernesto Sábato han renunciado al mismo, tras haber denunciando ambos que les habían ofrecido ganar la edición de 1994. Al parecer, se les había ofrecido recibir el premio antes de tener siquiera una novela escrita, que por cierto, se escribe con seudónimo para, supuestamente, mantener el anonimato de los autores/as. Es decir, escribiesen lo que escribiesen, serían los ganadores.
Igualmente, un tribunal argentino ha condenado por fraude a la editorial Planeta en ese país.


Al parecer, el escritor argentino Ernesto Sábato rechazó el Premio Planeta porque, según contó: «Lara me lo vino a ofrecer -el Premio Planeta- hace varios años. Yo me reí y le dije que no podía aceptar un premio por un libro que todavía ni había escrito».

¿Qué os parece que estos escritores renunciaran, por coherencia moral, a 600.000 euros?


A mí me maravilla que exista gente así. Gente que puede vivir perfectamente tranquila sin 600.000 euros, pero no sin ser fiel a sus principios y a su honestidad.

4 comentarios:

Sergio Prieto dijo...

É bo saber que aínda queda xente con principios polo mundo adiante. A lástima é que sexa a excepción e non a regra, pero todo ao seu tempo. Saúdos.

Marta dijo...

Sí que é bo saber que existe este tipo de xente.

A min gústame coñecer e dar a coñecer informacións deste tipo, e penso que debían saír máis nos medios, en lugar de tantas novas sobre corrupción, fraudes... pero parece que no paradigma dos medios considérase máis noticioso o malo, o que xera emocións negativas, enfado e rexeitamento nos lectores/as.

Oxalá que chegue un día en que, na sociedade e nos medios, se valoren máis os principios morais e a honestidade que os cartos e a fama.
De tódolos xeitos é

Un saúdo.

Efraím Díaz dijo...

Personalmente no creo que esa gente necesite 600.000 euros, no están mal de dinero, pero si se slos ofrecieran a una persona que no tiene casa o que quiere comprar una, o arreglar la suya, me parece que los principios se van a otra partte. si que está bien tener principios pero a veces renunciar a algo que necesitas sería de tontos no creeis??.

Los que han renunciado al planeta no creo que necesiten el dinero ni la fama. UN saludo.

Marta dijo...

Bueno, lo de la necesidad es muy relativo.
Si alguien necesita una casa,o lo que sea, también podría querer conseguir el dinero trabajando y no aceptando un premio amañado.

No necesariamente por tener necesidades se renuncia a los principios, ni por no tenerlas se mantienen. El resto de ganadores/as del premio lo aceptaron, y tampoco iban a morirse de hambre por rechazarlo.
A mí me parece muy noble y coherente lo que han hecho, y, sinceramente, creo que si hubiera más gente así en la política y la cultura, gente que no se vende por dinero, mejor iría el mundo.