miércoles, 17 de diciembre de 2008

"Solo para mujeres"




Fotos que suelen clasificar ya la imagen de la prostitucion femenina como sucia y la masculina como algo erótico....

Ayer por la noche, estuvimos viendo en la 2 de TVE un documental del programa “Documentos TV” sobre la prostitución masculina. El título del mismo era “Solo para mujeres”. Nos pareció interesante verlo ya que es un tema que no suele ser muy usual, al revés que la prostitución femenina.

Durante todo el programa, hablaron mujeres que eran usuarias de estos servicios, mujeres adineradas, algunas casadas, otras con novios y alguna que otra soltera o viuda. Daban su opinión y contaban como eran los servicios de estos chicos de “lujo” ya que podían llegar a pagar desde 150 euros por una hora, hasta 6000 por un fin de semana. Entre las opiniones vertidas también se encontraban las de los chicos prostitutos que daban esos servicios, los diferentes tipos de clientas, los servicios que realizaban, la buena predisposición de las clientas, lo que ella pedían, etc….

Una cosa que me llamó mucho la atención fue que muchas de ellas, no veían acudir a estos servicios como un fracaso, un fracaso de su vida sentimental o sexual e incluso emocional y/o afectiva, que bajo mi punto de vista es lo que ocurre cuando un hombre o mujer tiene que acceder a los servicios de compañía/sexo de pago. Muchas de ellas lo veían como un derecho, una señal de que en la sociedad ya estaba surgiendo el cambio, que ellas ya podían acceder a estos servicios como lo hacen los hombres, un nuevo territorio conquistado por la igualdad.

Pero, ¿eso es un avance?, tener que pagar por someter a alguien, esos chicos tenían otros trabajos y lo hacían como un pasatiempo, un extra de dinero… - Si lo hacen porque ellos quieren, dirán much@s, aún así no creo que una situación como esta se deba de asentar como un derecho de igualdad, se debería tener más en cuenta la historia y aprender de lo que hemos hecho mal los hombres durante siglos con las mujeres.

Otra cosa chocante a la que se está tendiendo desde los medios de comunicación y en la sociedad en general, es a ver la prostitución de lujo o cara como buena, cuando en realidad lo que te ofrecen son los mismos servicios con otra apariencia. Se vende mucho la imagen, como en este documental, de cita con el prostituto/a erótica, ideal, masajes, pétalos de rosa, perfumes, aromas, musical oriental, conexión entre personas, conversación y al final… si surge, sexo. Esta imagen de Edén de Paraíso, no es cierta, pero incita a probar estos servicios.

Me llama la atención la diferencia con la que se trata el tema cuando es prostitución femenina y masculina, para mi es el más claro reflejo de desigualdad, no de igualdad y muestra de una imagen denigrante para la mujer. Cuando se trata de prostitución masculina la imagen es idílica, incluso se incita a utilizar estos servicios, cuando la imagen es de prostitución femenina la cosa se pinta mucho más cruda, callejones, falta de limpieza, explotación, ilegalidad….

Somos los hombres lo que hemos hecho que la prostitución crezca durante la historia y haya llegado a este punto, de que ya sea para algún@s un negocio, hay muchas más mujeres explotadas por la prostitución que hombres, aún así en el documental de ayer los prostitutos hablaban de que la casa que le suministraba las citas se quedaba con el 40% del total… ¿y eso que es?.

No creo que se debiera tomar el acceder a estos servicios como un derecho, espero que esa no sea la visión de igualdad que tiene la sociedad, queremos equipararnos en poder irse de putos o putas, ¿por qué no nos equiparamos en poder hablar claramente con nuestras parejas los problemas emocionales, sexuales…?, en pedir lo que nos falta, eso es infinitamente más gratificante, convertirse en un put@ cerd@ en la cama con nuestra pareja, en un gigoló o prostituta, ¿suena fuerte?, quizás, pero, ¿no suena más fuerte tener pareja e irse de “sexo de pago”?....

UN saludo.

1 comentario:

Marta dijo...

Esa es una consecuencia más de las desigualdades y estereotipos, esta vez parece que "favoreciendo" a la mujer. Dejan el papel de víctimas (cosa maravillosa) pero se pasan al de "explotadoras" o "jefas en el sexo a cambio de dinero".

Así es, viendo el documental, parecía algo normal y bueno que una mujer pagase por sexo. Mientras lo veíamos, me imaginaba qué pasaría si se hablase en esos términos y se usaran esas expresiones hablando de prostitución femenina. Lloverían quejas.
Pero tiene su parte de lógica: en la prostitución femenina hay abuso, precariedad, injusticias sociales a un nivel alto. Se comentaba en el reportaje que ese tipo de situaciones de abuso y marginalidad llegaría a la prostitución masculina en cuanto se generalizase su uso y se hiciera más común.

No es ningún derecho conquistado poder pagar por sexo. No es un síntoma de igualdad. Es simplemente que la mujer ahora tiene dinero, y puede permitirse pagar por atención o sexo. Esa es la igualdad, que el dinero lo compra todo, y las mujeres ahora (y gracias a Dios) disponemos de nuestro propio dinero.

Es un fracaso, también pienso como tú. Un fracaso afectivo y sexual, a nivel personal. Algo falla en las relaciones humanas para que se llegue a esto.
Para mí es la pareja (formal u ocasional) la que, en igualdad de condiciones y obteniendo lo mismo que da (sexo, afecto, morbo, fantasía...) debe compartir la vida sexual.

Pero un@ no puede cambiar el mundo entero (solo su vida), cada persona es como es con sus circunstancias, y allá cada cual con su cuerpo. Si se vende o se compra sexo es realmente una situación de cada un@. Pero ojalá no se cambien los roles de víctima y verdugo. Hay más opciones en el medio. No solo se puede ser explotador/a o explotado/a. Se puede ser igual uno/a a la otra/o.

Y estaría bien que se tendiera a eso en las relaciones humanas,en el sexo (por parte de hombres primero, y también de las mujeres), y no a repetir viejos patrones sin más.