viernes, 26 de octubre de 2012

Una relación feliz

Una de las mayores fuentes de bienestar y alegría son las relaciones con los otros/as. Dentro de ellas, una pareja puede proporcionar una gran felicidad y seguridad, o bien convertirse en fuente inagotable de problemas.
Algunas de las características que los expertos/as han encontrado en matrimonios y parejas felices y satisfechas con su relación, son:

* Nutren constantemente su relación con contacto físico, con conversaciones, con intercambios de ideas, con actividades conjuntas, con nuevas ideas...


* Respetan la individualidad del otro, su ser, su personalidad, su desarrollo en el mundo, sus actividades individuales, su propio yo. No tratan de cambiar a su pareja, si no potenciarla, ayudarla a realizarse.

* Respetan la libertad del otro para dedicar tiempo a lo que desea, para estar con otra gente... No desconfían sin motivo ni tratan de encadenar al otro/a, están seguros de los sentimientos de la pareja.

* Reiteran día a día el compromiso que tienen uno con el otro, con palabras de amor, con gestos de cariño, con declaraciones del amor o satisfacción que sienten con la pareja ante los/as demás...

* Son, uno para el otro, los mejores amigos. Se cuentan cosas, ríen, pasan tiempo juntos porque quieren, se divierten, hablan, juegan...

* Tienen un intercambio flexible de posiciones de poder. Según las situaciones y de acuerdo con las capacidades de cada quien, a veces uno y a veces el otro ejerce el liderazgo. Son como una cooperativa, a veces uno decide y a veces le deja decidir al otro, o llegan a acuerdos. No les importa ceder en ocasiones, porque saben que en otros casos el otro/a les cederá el poder de decidir.

* Aun con el paso de los años se mantiene la atracción física. Esto deriva de todo lo demás, porque cuando hay respeto, mucho cariño, comunicación y buen humor, la atracción física no se pierde, si no que perdura y hasta puede aumentar con el paso del tiempo y el fortalecimiento del vínculo.

* La relación sexual es libre, espontánea y satisfactoria. Es un juego divertido para los dos.

* Se tocan, abrazan, se miran a los ojos, se besan y acarician. Las parejas unidas tienen más contacto físico; tanto en público como en privado se buscan para transmitirse cariño físicamente o con palabras.

* Tienen sentido del humor, especialmente cuando se trata de enfrentar sus diferencias. Se gastan bromas y hasta se ríen juntos con los fallos y diferencias que mantienen. Sonríen y ríen a menudo al estar juntos.

* Expresan lo que sienten y sus sentimientos son validados por el otro. No se descalifican la una al otro, ni en privado ni mucho menos en público. Al contrario, hablan bien el uno/a del otro/a a los demás. Saben que su pareja les respeta y dignifica, lo que les da seguridad, y genera sentimientos positivos hacia ella.

* Dicen claramente lo que piensan cuando algo no les parece correcto, con educación pero con firmeza.

* Tienen detalles como llamarse al trabajo, comprarse flores o pequeños obsequios, decirse “te amo”, halagarse mutuamente, planear encuentros juntos, momentos especiales…

Estas claves se influyen unas a otras, es decir, mejorando unas, se mejoran también las otras: si mejora el respeto, aumentan, por ejemplo, el cariño y la comunicación; o si se tiene más sentido del humor, mejora el contacto físico y la libertad de expresarse...
La comunicación es la base de una relación buena. La palabra comunicación en su sentido más profundo significa compartir ideas, sentimientos, etc. en un clima de reciprocidad. La comunicación es la acción de compartir; de dar a otro una parte de lo que tenemos. Y dentro de la pareja es dar lo mejor que poseemos: nosotros mismos, y recibir a esa persona maravillosa con la cual un día decidimos en plena libertad unir nuestras vidas.

Para dos amigos muy queridos que van a casarse pronto (y no les hacen falta estos consejos, ya los cumplen), ¡felicidades!

2 comentarios:

mabel dijo...

Es un verdadero regalo!!
Es Hremoso y estoy llorando...de alegría!!!
Gracias,Marta

Mabel y Enri, no lo ha visto todavía pero sé que te lo agradece ya.

Efraím Díaz dijo...

Enhorabuena por la unión Mabel y Enrique. Besitos mios también