miércoles, 28 de enero de 2009

¿La cura de la fibromialgia?

Hoy os voy a hablar de una enfermedad tan tremenda como incomprendida, y que es incapacitante para quien la pacede, impidiendo a quienes la padecen hacer una vida normal. Y de su posible remedio. No sé por qué esta noticia no ha salido más en la prensa, pero bueno... Os la hago llegar por si a alguien que conozcáis le sirve de ayuda.
Más de un millón de españoles (y sobre todo españolas) padecen fibromialgia, una enfermedad que les hace levantarse extenuados/as cada día, sin fuerzas muchas veces ni para sostener el teléfono o un secador de pelo.
La mayoría de ellos tampoco puede sostener un vaso más allá de unos segundos, muchos no pueden mantener relaciones sexuales con normalidad, muestran mal humor, sufren tremendas depresiones y se concentran difícilmente en algo... Y lo peor es que son unos incomprendidos/as. Se les suele calificar de vagos, cuentistas, quejicas... Muchas veces ni su familia ni sus compañeros de trabajo les entienden, lo que empeora su ánimo y su enfermedad.
Algunos incluso se quedan paralíticos.
Pero ahora puede que haya llegado la solución a esta enfermedad. Alfred Blasi, de 34 años, un informático de Reus que tenía la enfermedad, ha dado con lo que parece un remedio fiable: una sencilla fórmula de minerales.
Los fibromiálgicos gastan dinerales en analgésicos, antidepresivos, relajantes musculares... Ese millón de españoles contribuyen con su dolor, por tanto, al negocio de las empresas farmacéuticas.
Estas empresas se enfrentaban, como muchas otras veces, a la contradicción de que hallar un fármaco que curase la fibromialgia, lejos de ser un éxito económico, les haría reducir sus ingresos globales, al perder millones de clientes fijos. (Se dice que eso pasa con el VIH, que ya existe la vacuna, pero que no se comercializa porque es más rentable para los laboratorios tener clientes durante años y años gastando en carísimos medicamentos. Pero esto es otra historia, que yo casi prefiero no creer...).

El caso es que este informático catalán había recibido el 28 de octubre de 1999 su certificado de “incapacidad permanente absoluta” como enfermo de “fibromialgia crónica.
Cuando la enfermedad se agravó, le llegaron a inyectar morfina en gran cantidad, para paliar sus tremendos dolores. Un día le dijo a su esposa: “O me suicido, o lo investigo”. Y prefirió investigar.
Habían pasado algunos meses de investigación cuando oyó decir al sabio médico colombiano Manuel Patarroyo que “la solución a muchas enfermedades está en la química básica”. Se fue entonces a las posibilidades más sencillas. Puesto que sus problemas eran básicamente musculares, buscó la base de los músculos, la composición proteínica de sus células... “Simplemente me terminé preguntando de qué estaba hecha una célula muscular sana”.
Imaginó que algo de eso debía de faltarle a él.
Empezó a beber sus propios preparados y empezó a notar mejorías. Y además, rápidas. En sucesivas combinaciones, retiró unos y otros minerales hasta quedarse con los cuatro que realmente le afectaban favorablemente. Ya sólo le quedaba dar con la proporción idónea entre ellos. No corrió en todo ese proceso ningún riesgo, porque se trata de minerales que el cuerpo elimina con facilidad cuando le sobran.

Cuando empezó a saberse ésto, una misteriosa persona se puso en contacto con él y le ofreció comprarle la fórmula.
Le puso sobre la mesa un contrato con la cifra en blanco, y oralmente le ofreció “no discutir ninguna cantidad por debajo de 2.000 millones”. Respondió que no, por una sola razón: “El contrato decía que la otra parte se reservaba la decisión de sacarlo al mercado o no. Y me imaginé que era alguien que quería comprarlo para que no se comercializara”.
Al día siguiente patentó la fórmula (tan sencilla que “cualquier médico que hubiera investigado habría llegado a ella”).
Su farmacéutica habitual (la misma que le daba la morfina) le ayudó a seguir distribuyéndolo entre los enfermos hasta que entró en contacto con un laboratorio. Blasi le puso como condición que los beneficios que le correspondieran como dueño de la patente (el 28% de los ingresos) se destinaran a la atención a los enfermos y a la investigación sobre la fibromialgia. Y así se firmó. No quería ni una peseta, sólo que los demás se curaran como él.
Llamaron al producto Recuperat-ion, y salió al mercado en 2002.
No se vende como medicamento (para eso hace falta un largo proceso burocrático) sino como complemento dietético (se trata de sales minerales básicas, sin contraindicaciones ni efectos secundarios). Una nueva vuelta a lo natural,básico y simple, que muchas veces se revela como lo más efectivo donde otras fórmulas fallan.
Pero por eso mismo, por no ser un medicamento, el laboratorio no puede hacer publicidad y anunciar que el Recuperat-ion cura la fibromialgia. Sólo 45.000 personas lo toman, tras saber toda esta historia por el boca a boca.
Honestamente, yo no se si este producto es tan efectivo como se dice. Pero desde luego, si tuviese esta enfermedad, creo que, sabiendo que existe, que no tiene efectos adversos y cómo se ha llegado a descubrir, lo probaría, y probablemente como primera opción.

3 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Curiosa historia y muy interesante, que grato es ver que este hombre no se vendio por dinero a la farmaceuticas. No se si muchas personas lo hubiesen hecho como el.

Gracias por compartir estas historias con todos Marta. Besitos.

Mabel dijo...

Yo creo que si padeciese esta enfermedad tambien lo probaría, como no?Genial!! este artículo Marta! lo comentaré pues conozco algunas personas con familiares cercanos que padecen este "mal".
Gracias!!
Besos,Mabel

Anónimo dijo...

Sin duda, hay muchos tratamientos que pueden ayudar, y por qué no incluso, curar la fibromialgia.El problema con este tipo de tratamientos es que a las industrias farmacéuticas no les interesa que estas terapias sean conocidas. Las grandes multinacionales farmacéuticas ganan mucho dinero vendiendo caros medicamentos paliativos del dolor durante toda la vida de los enfermos, y si estos se curaran o al menos mejoraran con tratamientos naturales, dejarían de embolsarse miles de millones de euros cada año.
Mi consejo es que cada uno intente buscar por inernet que alternativas hay, si alguien tiene interés, descubrí una interesante teoría que afirma conocer la causa de esta enfermedad y como se consigue la curación de la fibromialgia.
Dejo un link a esta página web por si queréis darle un vistazo:
http://www.curadelafibromialgia.mipropia.com