lunes, 2 de marzo de 2009

Ciudades

Cada vez son más parecidas.

Se percibe muy bien cuando se recorren ciudades grandes en el extranjero. Pasear por Milán hoy es bastante parecido a pasear por Madrid, o por Atenas. Te encuentras un Mac Donalds, un Zara, un Planet Hollywood, una línea de Metro, gente vestida de forma similar, y el mismo tipo de altísimas construcciones modernas. No llegan a perder toda su personalidad, pero en parte, son todas casi iguales. Es una consecuencia, claro, de la globalización, que, por otra parte, tiene cosas muy buenas. Qué se le va a hacer.

Por eso os recomiendo que, si viajáis (y podéis hacerlo), visitéis pueblos y ciudades pequeñas, no os limitéis a las grandes urbes. Es en los pueblos donde se conserva la esencia y la idiosincrasia de un país, de una región o de una comarca.

Allí, las casas son diferentes, son como hace décadas; y la gente conserva casi intactas las viejas costumbres, tradiciones, la forma de hablar, su mercado semanal, la gastronomía, la personalidad que diferencia a una nación de otra. Es allí donde mejor podréis ver (y percibir) la esencia de una región ajena a la vuestra. Estos pequeños lugares, apenas sin importancia, son los que más ajenos han permanecido al empeño unificador del siglo en que vivimos. Incluso de un pueblo al de al lado encontraréis diferencias, peculiaridades, tradiciones diferentes. Como en este pueblo de la foto, donde pasamos un par de días, entre Turín y Milán. Allí si sientes que estás en un país distinto al tuyo.

Esta esencia e idiosincrasia es una de las pocas cosas que hoy en día es muy difícil encontrar en la gran ciudad, y que hay que ir a buscar en los humildes y sencillos pueblos y ciudades pequeñas. Yo antes tenía la idea de que conocer un país era visitar sus grandes ciudades, ahora creo que, para conocer de verdad un país, hay que recorrer parte de sus pueblos más pequeños y apartados del turismo de masas y de la ruidosa capital.

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Totalmente de acuerdo y no creo que haya mejor manera de explicarlo, sin embargo hay alguna excepción como Venecia, Amsterdam, está claro que yendo solo a las ciudades no se conoce un pais, si vás solo a Atenas no conoces Grecia, sin embargo si te la paticas 1600km, si que conoces Grecia o por lo menos tienes una idea más aproximada de sus distintas regiones.... (pongo este ejmplo por que eso lo hicimos hace poco).

Es como ir al Festival Interceltique de Lorient, no lo conoces igual si vas como espectador a si vas como componente de un grupo, aunque ambas versiones te dan un punto de vista diferente, lo que te acerca desde varias ópticas al mismo evento... ciudad...país.... etc.

Un saludo