martes, 3 de marzo de 2009

Pinceladas de sabiduría druídica

Un importante concepto druídico es la doctrina del DESEQUILIBRIO QUE CONSTRUYE, que entiende que, tras el mayor punto de desequilibrio, llega el punto de mayor estabilidad. Los druidas sostenían que el espíritu de una persona necesita oposición; desequilibrio para así estimular el crecimiento espiritual del hombre (me suenan conceptos psicológicos que apuntan en esta dirección, como la disonancia cognitiva. Sería necesario pasar por un desequilibrio para a continuación reequilibrar las creencias, pensamientos, sentimientos...).

El saber de druidas y druidesas se concentraba en tríadas de conocimientos o normas. Entre una de las triadas druídicas está una que dice :


"Un Druida debe, Ver Todo, Aprender de Todo, y Sufrir (en el sentido de desequilibrarse, de perder estabilidad) Todo".. Para la sabiduría druídica, las fuerzas perfectamente equilibradas dan como resultado un movimiento de cero, y si no hay movimiento, tampoco hay crecimiento.

Otra cosa interesante del modo de pensar druídico es que veneraban dos etapas de la vida del ser humano por encima de las demás (etapas que hoy en día están menos consideradas que antes):
La niñez: "niño/a iluminado/a". Esta etapa es especial por que los niños/as están abiertos/as a cambios de forma de pensar. Como carece de apetito sexual, es más vulnerable a la conciencia mágica de la vida. La extrema vejez: "el anciano//a sabio/a". A esta edad, al igual que la niñez, ya no se tiene apetito sexual, lo que hace que la persona se pueda concentrar más en algo especifico. Con la diferencia de que los viejos/as, tienen más sabiduría que los niños/as.

Los druidas también consideraban que no se podía alabar a los dioses en lugares construídos por el hombre, si no que tenían que ser lugares adornados por la Madre Naturaleza, por esto mismo, los templos eran los bosques, principalmente los de encinos o robledales.

Algunos ejemplos de tríadas druídicas, que encierran gran sabiduría, son los siguientes:

3 condiciones por las cuales un druida puede ser depuesto:
Por llevar a cabo un asesinato o una guerra.
Por mentir.
Por develar un secreto.

3 claves del saber druídico:
Saber.
Atreverse.
Guardar silencio.

3 cosas que un hombre es:
Lo que el piensa que es.
Lo que los demás piensan que es.
Lo que realmente es.

3 personas que deben de ser respetadas y admiradas:
Los que aman a la naturaleza.
A los niños.
Y a los verdaderos artistas.

3 cosas que el sabio debe de evitar:
Esperar lo imposible.
Llorar por lo irrecuperable.
Temerle a lo inevitable.

El druismo es recordado también por su frase: LA VERDAD CONTRA EL MUNDO, que intenta ilustrar la diferencia entre la verdad popular o de las masas y la verdad/realidad. Los druidas y dridesas sostenían que la verdad variaba de individuo a individuo y de cultura a cultura, pero la Acción Correcta de la verdad, la cual ellos perseguían, solo se podía conseguir siguiendo tres reglas: oyendo la conciencia humana de cada individuo (La conciencia en la voz de Dios en los hombres) observando la verdad de la naturaleza, o sus leyes (las cuales son amplias, tales como; no mataras, etc.) y la tercera es, aceptar la verdad. Una vez que uno tiene y sigue estas normas, se llega a la verdad universal, o la Acción correcta de la verdad.

El Saber Druídico, como todo el pueblo celta, amaba a la Naturaleza por encima de todo, igual que los indios de Norteamérica, pues sabían que somos parte inseparable de ella. Para los druidas, una piedra, una flor, un rayo del sol etc. eran cosas dignas de admirar y respetar profundamente. Hay mucho que aprender de ellos/as...

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Muy bonito el artículo y dá mucho que pensar.....


Besos.