martes, 14 de abril de 2009

Ciudad Juárez

A tod@s nos sonará el nombre de esta ciudad, desgraciadamente.
Desde hace 15 años la desaparición y asesinato de mujeres en Ciudad Juárez ha provocado una preocupación creciente en la sociedad, tanto del estado como a nivel nacional.

En Ciudad Juárez, ciudad fronteriza al norte de México, frente a El Paso, en Texas, más de 300 mujeres han sido asesinadas de acuerdo a un ritual inmutable: secuestro, tortura, crueldades sexuales, mutilaciones, estrangulamiento. Desde hace diez años, a un ritmo promedio de dos cadáveres mensuales, se descubren en los suburbios de la ciudad maldita cuerpos de mujeres, adolescentes y niñas.

Los "feminicidios en Ciudad Juárez" es una expresión que hace referencia a la suma de asesinatos de mujeres y niñas ocurridos en esta ciudad mexicana, por lo general de mujeres jóvenes y pobres a las que se les tortura antes de matarlas. Por parte de la población se ha acusado de pasividad a las autoridades puesto que en muchos casos no se han esclarecido la responsabilidad de dichos delitos. La mayor parte de los residentes fronterizos creen que las investigaciones sobre las muertas de Juárez no han llevado a la detención del o los responsables, que seguramente están libres y protegidos por la corrupción, ineptitud y la intimidación de testigos. Los miembros de las ONG´s consideran que lo que sucede en Ciudad Juárez es una afrenta nacional que debe terminar. Cientos de ejemplos y argumentos nos hacen ver que las instituciones mexicanas no están dispuestas a llegar hasta el final en este asunto, ni a que se haga justicia con los asesinos de las mujeres en Ciudad Juárez. Las instituciones son, en estos momentos, las principales causantes de la indefensión, ya que salen a los medios de comunicación diciendo las medidas que van a tomar, para más tarde desmentirlas o dejarlas caer en el olvido.

Algunos informes refieren 1060 casos en 14 años, si bien los datos varían según las fuentes, pese a todo, estarían por encima del índice de criminalidad de una ciudad de características comparables.La cifra más reciente indica que son más de 544 las mujeres y niñas asesinadas en 2008, según lo publicado en el periódico La jornada.

Desde noviembre del 2001, han sufrido amenazas y represalias las personas integrantes de la Asociación “Por Nuestras Hijas de Regreso a Casa” con el fin de aislarlas de otras organizaciones nacionales e internacionales que les están apoyando. Pero ha provocado el efecto contrario y numerosas organizaciones, en todo el mundo, se han solidarizado con esta lucha por la justicia y están instando al gobierno mexicano para que se esclarezcan los hechos.

Con el apoyo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos (organización no gubernamental con experiencia en este tipo de procesos internacionales), la asociación “Por Nuestras Hijas de Regreso a Casa” ha llevado siete peticiones de denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para que la Corte Interamericana resuelva estos crímenes de estado y el exterminio sistemático y regular de mujeres por el solo hecho de serlo.
Las organizaciones de mujeres en España han acordado iniciar una campaña de denuncia reclamando al gobierno mexicano que acabe con la impunidad de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, ya que actualmente los asesinatos se están extendiendo por otras zonas próximas.

Para firmar la petición de que se investiguen estos asesinatos y cese esta inhumana ola de violencia contra las mujeres pobres de México, podéis ir a:

http://www.mujeresdejuarez.org/ (En el apartado "firma la petición ni una más").


3 comentarios:

Nuria dijo...

Una policía corrupta, el silencio y los horrores. Es estremecedora la situación en esta ciudad y lo peor de todo, que nadie parece poder hacer nada.
Terrible.

Marta dijo...

Sí que lo es.
Y lo peor es la indefensión que se siente al saber que nadie hace nada, que no hay protección...
Debería hacer algo la comunidad internacional contra ese gobierno corrupto.

Efraím Díaz dijo...

Ya he firmado, animo a tod@s que firmeis.

Un saludo.