viernes, 24 de abril de 2009

Consecuencias mundiales de los accidentes nucleares

Últimamente se está abogando bastante por el uso de la energía nuclear, planificando incluso la construcción de nuevas centrales nucleares en España. Si bien es cierto que es muy improbable que ocurran graves accidentes nucleares, a veces ocurren, y tienen consecuencias en todo el mundo, y durante miles de años.
Eso, sin contar con el tremendo problema de los residuos nucleares que se generan, y que permanecen activos durante miles de años. Sinceramente, creo que se debería luchar por instaurar otro tipo de energías menos problemáticas, aunque ahora esté de moda desde algunos sectores apoyar la energía nuclear, y sus razones dan, yo mantengo la opinión que tenía al respecto..
Esta es alguna información que he encontrado sobre las consecuencias MUNDIALES del accidente en una central nuclear más terrible de la historia.

El accidente de Chernobyl está considerado el peor de la historia y es el único que fue calificado como nivel 7 (accidente nuclear grave) en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.


Ahora, un informe patrocinado por la Academia de Ciencias de Rusia señala que la avería en la planta nuclear de Chernobyl causó (26 de abril de 1986) cerca de 200 mil muertes entre 1990 y 2004 en Ucrania, Bielorrusia y Rusia.
Pero los problemas son mucho mayores que los predichos por investigaciones anteriores, añade un documento, que cita un reporte de 2005 del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).
“Sólo el análisis de las enfermedades oncológicas muestra que cerca de 100 mil futuras muertes por cáncer en el mundo serán a consecuencia de la catástrofe de Chernobyl”, subraya el documento que además se basa en un análisis de las estadísticas oficiales de cáncer en Bielorrusia. “Los datos contenidos en este informe rechazan las conclusiones del OIEA, que señalan que las consecuencias de la avería de Chernobyl no fueron tan graves como se creía en un comienzo”, dijo Vladímir Chuprov, jefe del departamento de Energía de Greenpeace-Rusia, al presentar en rueda de prensa el documento.
Chuprov recalcó que esas conclusiones del OIEA son una “prueba de la inmoralidad de las ideas sobre el ulterior desarrollo de la energética nuclear”.

También la organización Greenpeace ha dado la voz de alerta asegurando que las consecuencias del accidente aún no han terminado. Según los ecologistas, al menos 67.000 personas pueden morir en los próximos 15 años, algo que no coincide con el informe que el año pasado publicó el Organismo Internacional de Energía Atómica y la Organización Mundial de la Salud, según el cual las secuelas de la catástrofe nuclear de Chernóbil ya no representan grave peligro.
Tanto Greenpeace como los "verdes" europeos acusaron al OIEA de minusvalorar las consecuencias de Chernobyl, por afirmar en sus informes que las secuelas de la catástrofe ya no representan grave peligro y por descuidar su impacto en el resto de Europa.
Rebecca Harms, miembro del Parlamento Europeo por los "verdes", presentó la semana pasada en Kíev un informe alternativo (TORCH) de científicos británicos según el cual «más de la mitad» de la radiación de Chernobyl se depositó en Europa fuera de Ucrania, Bielorrusia y Rusia.

El informe señala que dos terceras partes de la dosis colectiva de radiación generada por Chernobyl les tocó a los habitantes de los países de Europa occidental, lo que obliga a elevar el pronóstico de muertes por cáncer en 7-15 veces, de los alrededor de 4.000 casos calculados por el IOEA hasta las 30.000-60.000 muertes.
El documento señala que sin nuevas investigaciones es imposible conocer el impacto final de la mayor avería en la historia del uso pacífico de la energía nuclear en la salud de los seres humanos.

“Veinte años después del desastre nuclear de Chernobyl la necesidad de continuar los estudios de sus consecuencias a largo plazo es más acuciante que nunca”, subraya el informe de Greenpeace.
De acuerdo con datos de la organización ecologista, entre cinco y ocho millones de personas viven hoy, veinte años después, en zonas altamente contaminadas con elementos radiactivos tras la avería de Chernobyl.
El informe de Greenpeace recoge un análisis exhaustivo de las enfermedades provocadas por los efectos de la radiación en el organismo de las personas, en particular de las patologías de los sistemas inmunológico y endocrino, así como de las enfermedades de la sangre y de afecciones congénitas.

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Se puede apostar por energias renovables ya¡¡¡¡¡, tantas y tantas enfermedades que hay hoy en dia....

ya no se que pensar......


Muy buen articulo Marta.