miércoles, 29 de abril de 2009

La Catedral de Santiago

Es éste un lugar que llama la atención, un lugar muy especial y lleno de energía...Y que hoy vamos a visitar, e intentaremos disfrutarlo de una manera especial.

Catorce corrientes de agua se unen bajo el coro de la catedral de Santiago de una manera idéntica a las de la catedral de Chartres.
Por desgracia,los trabajos de renovación llevados a cabo en el barrio antiguo de la ciudad de Santiago de Compostela y los de refuerzo de la cimentación de la catedral, han cortado los pasajes del agua subterránea que actualmente están secos...
Y así se ha perdido una gran parte de la energía que la catedral de Santiago de Compostela emanaba en otro tiempo gracias al ingenio y a los grandes conocimientos geobiológicos de sus constructores.

Pero hay otros lugares de poder de la hermosa catedral que merecen ser mencionados.
En la vertical de la cripta donde reposa el cuerpo del apóstol la energía radiestésica hallada es altísima. Y en el centro del deambulatorio, detrás de la estatua de Santiago, se situó un baptisterio, donde hay un cruce de la red H y originariamente circulaban bajo el lugar las cuatro corrientes de agua mencionadas en dirección al coro, concentrando así las fuerzas telúricas para el acto sagrado del bautismo.

El radiestesista Epifanio Alcañiz
(http://www.radiestesiaysalud.com) nos cuenta que:
" existen dos Puntos de Poder de 24500 UB y dos de 13500 UB,y uno de los puntos de 24500 ni siquiera pertenecía a la catedral sino a la iglesia de Santa Mª la Antigua de la Corticela que ya existía y se anexionó a la misma como capilla de la Corticela.
El punto principal de poder se sitúa en el altar o capilla Mayor a 1/2m. delante de la figura del Santo Apóstol, justo donde se sitúa el sepulcro, coincidiendo con la estrella que hay sobre una losa debajo del apóstol y en la cripta coincide con la urna de plata que hay bajo el santo, que supuestamente contiene los restos del santo.
La calidad biótica del terreno en Santiago es de 7500 UB y dentro de la catedral asciende a 8500 UB esta diferencia está ocasionada posiblemente por la Arquitectura Sagrada, hay radiestesistas que consideran que los templos en ruinas quedan desenergetizados porque han perdido la onda de forma emitida por la construcción."

En la Catedral de Santiago, se puede entrar de dos maneras: empezando el recorrido por la derecha o por la izquierda. Parece ser que el camino de la izquierda es el del inconsciente, que refleja su decoración, y el de la derecha el del consciente...
Es un gran privilegio poder tener un lugar sagrado, un santuario, cerca de donde habitamos y poder ir allí a meditar, a rezar, a pasear, a pensar...

5 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Hoy hemos tenido la suerte de visitar ese lugar y si que se nota algo telúrico, curiosamente entré en la catedral y el pequeño dolor de cabeza que tenía se me quitó...

Un saludo.

Marta dijo...

Sí que se nota, sí...
No hay nada igual que las viejas ciudades gallegas de piedra.

Millan Fernandez dijo...

Viva Compostela!!!Hai que vivila!!teño a grandísima sorte de vivir a 100 metros da Catedral....aínda é hoxe o día que me impresiona, que me paraliza. Moitas veces quedome un bo rato contemplando tanta beleza, tanta inmensidade. De noite é marabillosa. Penso que son poucos os lugares nos que se poida estar tan a gusto como alí. Ás veces en Castroverde atopo algo parecido. Só ás veces.

mujeria dijo...

Lo sagrado yla energía positiva se unen.Nos lo confirma Marta con su artículo. Es un privilegio tener esta Catedral en España, y tener muchos templos sagrados por nuestra geografia que nos unen a nuestras raices, en relación al Dios Unico Posible del que habla la autora del libro "La reina sin nombre".Está escrito por maria Gudin, curiosamente especialista en Neurológía y hace buena literatura. Os lo recomiendo. Es novela historica y nos hace viajar
al siglo VI, en España en, donde vivian los albiones, los cantabros, los godos, los celtas....
España...tenemos que descubrirla...

Marta dijo...

Sí que Santiago tiene algo muy especial, especialmente de noche, es verdad...
Tomo nota de la recomendación, Laura, a ver si puedo conseguir ese libro.

Besos!