sábado, 23 de mayo de 2009

Khalil Gibrán (جبران خليل جبران Ŷibrān Jalīl Ŷibrān)

Trabajar con amor es construir una casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa.


Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo.


Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.


En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.


En el rocío de las pequeñas cosas, el corazón encuentra su mañana y toma su frescura.


Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.


No busques al amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir.


Si no puedes trabajar con amor sino sólo con desgana, mejor será que abandones el trabajo y te sientes a la puerta del templo a recibir limosna de los que trabajan con alegría.


Si otro te injuria, puedes olvidarlo; si injurias tú nunca olvidarás.


Espero que os gustasen estas perlas de sabiduría. Os dejo este poema del autor, especialmente dedicado a Enrique, Mabel, y Efra.

Khalil Gibran sugiere a las parejas del primer y segundo momento (dependencia, contradependencia) que fomenten, desde el amor, una sana independencia. El poema dice así:

EL MATRIMONIO

Entonces, Almitra habló otra vez:

¿Qué nos diréis sobre el Matrimonio, Maestro?

Y ésta fue su respuesta:

Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre.

Estaréis juntos cuando las blancas alas de la muerte esparzan vuestros días.

Sí: estaréis juntos en la memoria silenciosa de Dios.

Pero dejad que haya espacios en vuestra cercanía,
y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.

Amaos uno a otro, pero no hagáis del amor una atadura.

Haced del amor un mar móvil entre las orillas de vuestras almas.

Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una misma copa.

Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.

Las cuerdas de un laúd están separadas, aunque tiemblen con la misma música.

Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero se adueñe de él.

Porque sólo la mano de la Vida puede contener los corazones.

Y permaneced juntos, pero no demasiado juntos.

Porque los pilares sostienen el templo, pero están separados.

Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble.

4 comentarios:

Nuria dijo...

Buena selección de citas. No sabría elegir una sola.

Bicos

Efraím Díaz dijo...

La mejor cita para mi, la del matrimonio, dice mucho en pocas palabras...

De las citas pequeñas la que más me gusta es: Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.

Gracias por darnos a conocer siempre algo nuevo Marta.

Un beso

mabel requeijo dijo...

Gracias!!!que sincronía! os acordais cuando os casasteis, la notita que os dimos, era tambien de Khalil Gibran...abrazos y besos "atemporales"

Marta dijo...

Gracias a los tres.
Es cierto, Mabel! Sí que hay sintonía, que maravilla....
Besos!