miércoles, 13 de mayo de 2009

Ojo con el amor de película

Soy una mujer joven, de clase media. Vivo en la sociedad de la tecnología y la información. Parte de mi proceso de socialización y aprendizaje son los mensajes e informaciones que transmiten las películas de cine o las series de televisión.

Como he visto muchas de ellas, y durante muchos años, tengo una idea formada sobre las relaciones de pareja bastante basada en ellas, igual que muchas de mis amigas.
Para nosotras, la total entrega amorosa y la confianza se dan desde el mismo momento en que dos
personas se conocen, aunque haya quien dice que son cualidades que normalmente tardan años en desarrollarse. Qué tontería. Un amor debe ser a primera vista, como en la tele, si no, ¿qué gracia tiene?.
Además, las relaciones sexuales deben ser siempre perfectas, y no hay por qué comunicar a la otra persona mis deseos, porque si realmente me ama, ya los debe conocer solo con mirarme a los ojos, como en el cine.
Y, por supuesto, tendremos que vencer algún obstáculo para demostrarnos que nos amamos: celos, familias en contra, la distancia... y al final él debería acabar pidiéndome matrimonio a la luz de la luna, cuando ya pensábamos que lo nuestro se iba a acabar...

En fin, que yo ya tengo mis expectativas creadas, y será la relación la que tendrá que adaptarse a mis ideas, en lugar de ir fluyendo por sí misma.
Si no tengo un amor de película, no voy a ser feliz en una relación. Nece
sito un amor totalmente perfecto las 24 horas del día, sin discusiones ni diferencias, y siempre debemos opinar lo mismo, claro. Si no, no seríamos almas gemelas.
No entiendo por qué con mi pareja no me pasa ésto. A veces, él no comparte mis gustos, o está de mal humor por algún tema de trabajo o de otro
tipo... No debería ser una persona autónoma e independiente, con vida propia, si no mi perfecto enamorado a jornada completa, sin más vida que ésa. A veces, dudo que me ame de verdad, porque en la tele las parejas actúan de otra manera, todo el día pendientes de su amor y mirándose a los ojos en el parque, pensando solo el uno en el otro.

Lo que no entiendo es por qué no he conseguido ser feliz en el amor, porque no creo que ésto sea pedir demasiado. Si le pasa a Julia Roberts o a Jennifer Aniston, ¿por qué a mí no me puede pasar algún día?


Por cierto, os confieso que estoy muy decepcionada porque el día de mi boda ningún chico irrumpió en la ceremonia gritando que la parasen, porque estaba enamorado de mí...

(Ejercicio: Localiza todos los tópicos en el texto, e investiga si compartes alguno. La vida no es un guión de cine, perfectamente pensado, en el que hasta el más mínimo detalle está atado y bien atado y con cada frase y movimiento adaptado a los deseos propios, con un final melindroso y absolutamente feliz. Afortunadamente.)

4 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Cada día me sorprenden mas tus entradas. Muy buenm articulo, ojala todo el mundo lo tuviera tan claro como tu. Un besito.

Nuria dijo...

No, la vida no es una película, y el amor tampoco.
Enamorarse es un momento, amar requiere una constancia, un trabajo, un esfuerzo constante.
Y creo que de eso nos damos cuenta cuando maduramos, es diferente la visión que podemos tener a los 20 que a los 30, cuando ya sabes en cierto modo lo que quieres...

Las películas repiten estereotipos que no son reales, eso es claro.

Bicos

Sergio dijo...

Maxistral, Marta, sen máis calificativos. Está claro que as películas inflúen moito na forma de ver moitos temas, sobre todo este. E tamén é moi importante a que idades se vexan películas como Crepúsculo (aproveitando a foto), pois, aínda que soe a tópico, un adolescente non a verá co mesmo sentido crítico de alguén de 23, aínda que esta idade non exclúe a posibilidade de ter esa concepción que é máis negativa que positiva. Saúdos.

Marta dijo...

Gracias a los tres.
Nuria, tienes razón, la visión va cambiando con los años, y normalmente la gente adulta no tiene este tipo de visión, por suerte... Y creo que las películas deberían reflejar también un tipo de amor más real, adulto y maduro, y en cierta manera, "imperfecto".

Y Sergio,totalmente de acuerdo en que habría que tener cuidado con la edad a la que se dedican y se ven ciertas películas, porque para un/a adolescente, lo que ve en la pantalla se capta de forma diferente que como lo hace un adulto/a.

Besos a los tres!!