jueves, 18 de junio de 2009

G.K. Chesterton

Estoy leyendo estos días un libro (una novela detectivesca del padre Brown) de este autor británico, y la verdad es que me está gustando, os lo recomiendo. Era un hombre de gran sentido del humor, y de la moral, y sus escritos son muy agradables de leer y muy entretenidos.

Os dejo algunas de sus frases célebres, que condensan en pocas palabras gran cantidad de ideas y posibilidades:


No hay cosas sin interés. Tan sólo personas incapaces de interesarse.

Un hombre puede combatir una afirmación con un razonamiento; pero una sana intolerancia es el único modo con que un hombre puede combatir una tendencia.

Es menos desagradable ver mendigar un pobre que un rico. Y un cartelón de propaganda es un rico que mendiga.

Lo que se llama un vestido atrevido no es más que un vestido un poco más convencional que los demás.

El mundo moderno está lleno de hombres que sostienen dogmas con tanta firmeza, que ni siquiera se dan cuenta de que son dogmas.

La única educación eterna es esta: estar lo bastante seguro de una cosa para decírsela a un niño.

Las vidas de los ricos son en el fondo tan aburridas y monótonas, sencillamente porque ellos pueden escoger lo que ha de sucederles. Están aburridos porque son omnipotentes... La cosa que mantiene la vida romántica y llena de ardientes posibilidades es la existencia de esas grandes limitaciones vulgares que nos obligan a todos a enfrentarnos a las cosas que no nos gustan o que no esperamos.

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Ocurrente... a ver si me engancho a la novela...

Besos.