viernes, 5 de junio de 2009

San Antonio de Padua

Es San Antonio uno de los santos más populares de nuestro santoral, porque su personalidad atrae a muchas personas, además de tener una gran fama por conceder casi todo lo que se le pide. Aprovechando que el día 13 de Junio es su día, le dedico esta entrada, ya que es un santo al que le tengo aprecio, en gran parte gracias a mi madre...
Tuvimos ocasión Efra y yo de estar en su Basílica, en Padua (norte de Italia) el pasado Febrero, y os recomiendo que si alguna vez pasáis cerca dediquéis un rato a visitar su tumba y sus reliquias.
A pesar de tener el sobrenombre "de Padua", nuestro amigo San Antonio no nació en esta ciudad italiana, sino en Lisboa (Portugal), pero fue en Padua donde se hizo famoso por su virtud cristiana y la infinidad de milagros que se le atribuyen. Fue hijo de una familia muy importante de Portugal, y desde muy pequeño tuvo una gran devoción a la Virgen María y al Niño Jesús, la cual conservó a lo largo de todos sus años llevando una vida austera y de recogimiento a los demás.
Sus primeros pasos de vida santa los realizó en África, pero tuvo que volver a causa de una enfermedad, desembarcando en Sicilia, donde se encontró con San Francisco de Asís. Durante diez años predicó por Italia y Francia congregando a muchas personas que querían oír sus palabras y mensajes de evangelización. Durante todo este tiempo se le atribuyeron muchos milagros y según la tradición, aparte de hablar a los hombres, lo hacía también a los pájaros y a los peces. El 13 de junio de 1231, cuando San Antonio tiene sólo 36 años, muere en el convento de Arcella y es trasladado al convento de Santa María de Padua.
Es el patrón, junto con San Francisco de Asís de los franciscanos, pero también lo es de los albañiles y de todos los vendedores en general. Pero por encima de todo, es el santo que ayuda a encontrar "novio" o "novia". También protege los embarazos, a los matrimonios y a todas las personas de buena voluntad. Es un buen santo para invocar contra la presencia de estafadores. También se le otorga la facultad de encontrar objetos perdidos.
Antiguamente había una bonita tradición que era la de comprar un pan el 13 de junio (onomástica de San Antonio) y regalarlo a una persona necesitada. Actualmente, algunos han sustituido el pan por un bocadillo.
También hay otra tradición muy popular, que se ha perdido con el tiempo que era la de comprar, también el 13 de junio, un pan y guardarlo en el hogar en una bolsa blanca durante todo el año. Cuando pasaba este tiempo se mojaba con agua y se les daba a los pájaros. Se decía que nunca faltaría pan en la casa donde había estado.

Desde el siguiente enlace de la Basílica de Padua, podéis para escribir una oración a San Antonio o enviar un mensaje a sus frailes, y la oración se pondrá en la misma Tumba de San Antonio. También podéis hacer una visita virtual de la Basílica, ver fotos...
http://www.carosantantonio.it/spa/home.asp

2 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Me llamó la atención ver la lengua incorrupta de S.antonio como reliquia, en Padova y también su mandíbula, me pareció hasta un poco macabro.

Olustradora entrada.

Besos.

Marta dijo...

Olustradora,eh? Jajaja
Sí que es macabra esa costumbre medieval de despedazar a un santo cuando moría, la verdad es que resulta increíble que hicieran eso para exhibirlo.
Por lo demás me encantó la visita, da una sensación muy especial tocar la tumba del santo, es algo impresionante.

Un beso!