martes, 7 de julio de 2009

Radiestesia y varillas


La palabra Radiestesia es un término creado en 1920 por el abad Bouly, se deriva del latín "Radius" (rayo) y del griego "Aisthesis" (sensación), que se puede interpretar como sentir la radiación.

En China se conocía la Radiestesia como una parte del Feng Shui (viento/agua) y se utilizaba para la localización de geopatías, denominadas "demonios de las profundidades" o "dragones enfadados". Dominaban particularmente el arte de las varillas. En el antiguo Egipto la Radiestesia la utilizaban la clase gobernante. Más recientemente, la también llamada Rabdomancia, era utilizada sólo para la búsqueda de los nacimientos de agua y yacimientos de oro.

En la Biblia y otros textos sagrados hay diversas alusiones al uso de las varillas, señalándose que Moisés buscó agua en el desierto con este arte. El propio apóstol Pablo escribió que dicho patriarca judío "estaba instruido en todas las ciencias y los secretos de los egipcios".

Griegos y romanos también fueron aficionados a esta práctica. Entre los sacerdotes de la Roma imperial era frecuente el uso del péndulo y la varilla para hacer sus vaticinios. Los druidas celtas también poseían esta facultad para encontrar los manantiales subterráneos sagrados que veneraban y en el cruce de ellos levantaban menhires. En la Edad Media se usaba para la detección de vetas metalíferas.

Todo indicaría que en el Perú precolombino esta técnica también fue conocida. En una roca se encontró una figura que sostiene entre sus manos una vara horquillada. Es posible que fuera un conocimiento que detentaban los sacerdotes del culto al Sol. Además, se han encontrado en tumbas, péndulos con cierto parecido a los utilizados por los geomantes chinos.


El caso más conocido de utilización de la radiestesia es en el campo cuando campesinos que en sus manos portan sendas horquetas o varillas detectando lugares bajo de los cuales hay corrientes de agua. Lo que sucede no es nuevo. Los primeros antecedentes que existen se remiten al Imperio Celeste. Se sabe que antiguos edictos de dicho Imperio, pretérita denominación de China, prohibían la construcción de viviendas o establos en aquellos sitios considerados nocivos.


Todos hemos oído hablar de los Zahorís que con varas de avellano o sauce en forma de horquilla buscaban acuíferos, es más yo conozco a algun@......

Todo es energía y emite una vibración e interpretación que de una forma innata poseemos los humanos. Para hacer uso de esta percepción se utilizan instrumentos radiestésicos como las varillas y los péndulos en sus diversos materiales así como también las mencionadas varas de madera.


Más información en: http://radiestesiaencuba.blogspot.com/

2 comentarios:

Marta dijo...

Muy interesante, pero es difícil de creer hasta que lo ves y lo pruebas, como le ha pasado a la gente que conocemos (y a nosotros dos mismos cuando lo hemos conocido).

Un beso!

Efraím Díaz dijo...

Si que es dificil de creer hasta que lo pruebas y pienso que muchas personas ni aún así lo creerian.

Besos.