lunes, 31 de agosto de 2009

Algunas preguntas sin respuesta

Hay frases (incoherentes con los hechos o la lógica) que me llaman mucho la atención, porque se repiten como una tradición oral inculcada en el inconsciente colectivo del pueblo.
Por ejemplo:
¿Por qué cuando dices que te vas a casar, siempre hay un par de personas (casadas) que te dicen: "uuuy, piénsatelo bien, no sabes donde te metes, con lo bien que se está soltero/a..." ?
1. Si opinan realmente eso, ¿por qué no están firmando los papeles del divorcio en lugar de estar soltando esas frases? ¿ No se dan cuenta de que están diciendo, indirectamente "mi matrimonio me tiene frustrado/a pero no soy capaz de separarme, y mira cómo me dejo en evidencia delante de tí"?
2.Si no lo piensan y lo dicen para quedar de simpáticos/as, algún día alguien debería explicarme por qué creen que decir eso es gracioso o irónico, porque se me escapa por completo la gracia o la ironía que pueda tener. A no ser que sea una crítica encubierta a la propia relación de pareja o a la pareja, y eso más que ser gracioso resulta bastante triste.
¿Por qué cuando ya te has casado (a pesar de la oposición hostil de los criticamatrimonios malcasados/as) mucha (muchísima) gente te pregunta ¿qué, para cuando los hijos?
Y la impaciencia colectiva va aumentando de forma casi palpable a medida que pasan los meses...
1. ¿Sabrá esta gente que ya se han inventado métodos anticonceptivos?
2. ¿Creen de verdad, a estas alturas, que el fin último del matrimonio es traer descendencia al mundo?
3.¿Le han preguntado primero a la pareja si desea tener hijos o no? Porque preguntando primero eso, si la respuesta es no, se ahorrarían preguntar cada tres meses si ya está el hijo en camino.
4.Cuando una pareja va a tener un hijo ya avisan a todo el mundo, no hay necesidad de impacientarse, ni de anotar en la agenda que hay que telefonear a todos los matrimonios conocidos tres veces al año para interrogarles sobre el tema.
¿Por qué a veces se afirma "todos los hombres/mujeres son iguales", o "no hay nadie que merezca la pena (para tener pareja)", cuando hay algún desencuentro con alguien del otro sexo, en lugar de decir simplemente "no me ha ido bien esta relación", o "no me entiendo con fulanito, somos demasiado diferentes"?
1. ¿Quién ha clasificado las características que hay que tener en cuenta para englobar a alguien en ese grupo? ¿Y quién ha medido las características de todos los hombres o mujeres del mundo (o de una muestra significativa) y ha constatado que, efectivamente,una mayoría significativa de mujeres/hombres tienen esas caracteríasticas entre sí pero no las comparten con el otro grupo de hombres/ mujeres?
2.Seguro que esta frase se inventó para evitar tener que empatizar y comprender a otras personas, para solucionar con paciencia y cariño las diferencias, o bien romper una relación de forma amable tras un diálogo sincero.
Es que eso da mucho trabajo (es cierto, lo da), así que vamos a ponerte una etiqueta, junto con las demás personas de tu sexo, a aparterte a un lado,y a fingir que no tienes arreglo ni puedes cambiar, y que no se puede tratar contigo de forma razonable. Luego lo repetiremos una y otra vez todas las personas de mi sexo hasta que suene como una verdad creíble y ya está, problema arreglado de forma sencilla.
3.Si realmente piensan eso quienes lo dicen, no volverían a tener jamás pareja o no la mantendrían, para ser consecuentes con lo que piensan (si es que honestamente piensan tal cosa). Y éso casi nunca ocurre.
Aquí podrían darte dos explicaciones quienes sostienen ésto:
A) Que su pareja es diferente a todos los hombres/mujeres que hay en el mundo, es la excepción que confirma la regla. Menuda casualidad, qué suerte has tenido.
B) Que tu marido/esposa/pareja es "así", igualito a todos/as los de su género,pero claro,qué se le va a hacer, habrá que aguantarlo/a.
Aquí falla algo, ésto no tiene lógica. O fallan las afirmaciones o fallan las posibles respuestas.

3 comentarios:

Deprisa dijo...

Me temo que son convenciones sociales tan arraigadas que se perpetuan. a mi las dos primeras me han parecido odiosas siempre (y ya he superado las dos fases). Por otro lado creo que se deben a un modelo social de familia en el que se supone que ese pensamiento es el correcto, por más estúpido que sea en realidad.

Efraím Díaz dijo...

Muchas gracias por comentar en nuestro blog, a veces se echa de menos que participe más la gente, porque visitas tenemos.

Es como bien dices un modelo social aceptado y yo creo que creado para justificar muchos actos.

Muy buena entrada Marta, un beso enorme.

Marta dijo...

Gracias a los dos por pasaros por aqui.
La gente a veces debería pararse a pensar un poco en lo que dice, y ver si lo dicen porque lo sienten o porque lo han oído tantas veces que lo repiten por inercia.
A nosotros tambien nos han pasado las dos primeras, y es, como dices, odioso.
Hace falta pensamiento más autónomo.