domingo, 2 de agosto de 2009

Harriet Taylor y Stuart Mill

Stuart Mill fue un filósofo, político y economista inglés, que cultivó casi todas las ramas de la filosofía, la psicología y la lógica. Nació en 1806 en el seno de una familia de buena posición, siendo el hijo mayor del historiador, psicólogo y filósofo James Mill.

En 1851 contrajo matrimonio con Harriet Taylor, tras 21 años de amistad. Taylor fue una importante influencia sobre su trabajo e ideas tanto durante su amistad como durante su matrimonio. La relación con Harriet Taylor inspiró la defensa de los derechos de las mujeres por parte de Mill. El peso y la capacidad intelectual de Harriet están como mínimo al mismo nivel que el de su marido, como él mismo reconocía. La actividad política y filosófica de Harriet se mantuvo intacta hasta su muerte con un tema fundamental: el problema de la libertad y la igualdad para las mujeres. A su vez, sus planteamientos estuvieron muy cercanos al socialismo de su época. Conjuntamente con Stuart Mill escribió los “Principios de economía política” y “Sobre la libertad”.
En la producción exclusivamente propia destaca por encima de otros ensayos sobre arte y política y colaboraciones para periódicos unitarios el ensayo “La emancipación de la mujer”, escrito en 1851 pero publicado póstumamente, siendo John Stuart Mill quien hizo la introducción.

Por su parte, John Stuart Mill fue un politico muy activo, defendiendo la causa abolicionista durante la Guerra de Secesión (1860-1865), y cuando fue representante en el Parlamento por el distrito de Westminster (1865-1868), donde sería objeto constante de polémicas a causa de su decidido apoyo a las medidas a favor de las clases menos privilegiadas y de la igualdad de derechos de la mujer.


"Creo que las relaciones sociales entre ambos sexos,-aquellas que hacen depender a un sexo del otro, en nombre de la ley,-son malas en sí mismas, y forman hoy uno de los principales obstáculos para el progreso de la humanidad; entiendo que deben sustituirse por una igualdad perfecta, sin privilegio ni poder para un sexo ni incapacidad alguna para el otro."

Stuart Mill

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Pues vaya, no conocía que la lucha por la igualdad ya venía de tan atrás, gracias por culturizarnos Marta.

Besos.