martes, 25 de agosto de 2009

Los falsos síndromes psicológicos

Si uno/a se guía por los medios de comunicación, libros, reportajes... le va a parecer que cada mes o dos meses surge un nuevo síndrome o enfermedad mental, reconocido y admitido por los/as profesionales de la psicología. No es así.
Sucede que estas fuentes de información empiezan a otorgar el estatus de "síndrome" a conjuntos de síntomas o de características que aparecen en determinadas circunstancias o personas. Pero no son enfermedades, y no están reconocidas ni recogidas en ningún manual. Digo ésto porque que a veces cansa o crea confusión escuchar hablar de nuevas patologías que en realidad no son tales. El hecho de poner a algo el calificativo de "síndrome" o "trastorno" no hace que automáticamente se incluya en los manuales y los/as profesionales los tratemos en la consulta.
Hacer ésto puede ayudar a reconocer conjuntos de síntomas e identificarlos, pero nada más. Sucede si no se toman así que la gente los confunde con patologías reales que sí están ampliamente estudiadas y con tratamientos más o menos definidos, que tras de sí tienen una amplia bibliografía, experimentación y experiencias vividas por parte de los psicólgos/as.
Así pues, no es recomendable acudir a un gabinete para curarse del "Síndrome posvacacional" (es que en el telediario dicen que existe y afecta a mucha gente, y yo al volver de vacaciones paso unos días de bajón...) "Síndrome del Manolo" (¿cómo que los manuales no recogen este trastorno? Es que mi marido es un machista y quiero que lo curen.), "Síndrome de Lolita"( me gustan las personas muy jóvenes, hágame terapia), el "Síndrome de Superwoman" ( yo quiero hacerlo todo y abarcarlo todo y me estreso, y en la Cosmopolitan pone que este síndrome afecta a muchas mujeres hoy en día, ¿tengo que ir a consulta para hacer terapia o no es un trastorno grave?) o "Síndrome de la Maripili"(es que necesito sentirme querida por todo el mundo o me frustro y he leído que es ese síndrome, no me diga que no lo conoce, doctora...).
Hay características psicológicas tras estas etiquetas mal puestas, pero no son para nada síndromes, ni están catalogados como tal (ni creo que lo estén nunca) en la CIE o en el DSM.
Ya existe bastante confusión y desconocimiento del trabajo que se hace en psicología, como para que se añada esta nueva ola de terminología que llega a la gente de forma tan masiva, y que está inventada por gente que tiene, como ellos/as dirían, el "síndrome de inventar síndromes".
Por cierto, un síndrome es, en psicología, la grupación de signos y síntomas basada en su frecuente coocurrencia, que puede sugerir una patogenia, una evolución, unos antecedentes familiares o una selección terapéutica común.

3 comentarios:

Yoriento dijo...

Ay, cuánta razón :-))

"No es lo mismo esperar sufrir un síndrome a partir del 1 de Septiembre, que considerar simplemente un mal rollo tener que cambiar la playa por la obra, por la mesa de despacho o la tienda. Tampoco estaría de más recordar que muchas personas han perdido su empleo este verano a causa de la crisis (y lo que queda) y que otras tienen unas vacaciones muy moderadas o simplemente inexistentes. La definición y la existencia de problemas puede ser en gran parte una cuestión social y cultural. Los problemas pueden ser creados y potenciados por aquellos que supuestamente pretenden prevenirlos."

http://yoriento.com/2008/08/%C2%BFsindrome-postvacacional-%C2%A1venga-ya%C2%A1-18-sugerencias-para-todo-el-ano-306.html/

Marta dijo...

Cierto, en cuanto al "síndrome posvacacional" el verdadero problema lo tienen quienes no pueded coger vacaciones porque carecen de trabajo. Lo demás no es más que un cambio de rutina.

Saludos!

Efraím Díaz dijo...

Completamente de acurdo.

Un beso.