lunes, 7 de septiembre de 2009

La juventud

"La juventud de hoy ama el lujo. Es mal educada, desprecia la autoridad, no respeta a sus mayores, y chismea mientras debería trabajar. Los jóvenes ya no se ponen de pie cuando los mayores entran al cuarto. Contradicen a sus padres, fanfarronean en la sociedad, devoran en la mesa los postres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros".
Esta frase, que podría haber sido dicha por cualquier adulto/a actualmente, se atribuye a Sócrates, curiosamente.
¿Será que los adultos/as olvidamos muy pronto las cosas que hacíamos de jóvenes, y nos parecen aberrantes al verlas hacer a otros/as? ¿Los jóvenes tienen que ser así en todas las sociedades y épocas, para conmocionar las viejas ideas y remover los cimientos sociales? ¿Se exagera al decir que la juventud de ahora es tan decadente que llevará al mundo a su fin? ¿O siempre ha habido todo tipo de jóvenes, y al final el mundo ha seguido girando y progresando?
Es para pensarlo...

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Probablemente lo Sócrates dijo eso cuando ya estaba decayendo la cultura y la civilización griega, o no?, bueno no sé puede ser que Sergio no ilumine sobre esto...

De momento os dejo un video de Frank T de la canción Deprisa:

http://www.youtube.com/watch?v=YNSOaNerIu8&hl=es

letra:

Demasiado tiempo hace que no muero de la risa. Tal vez mucho estrés, no sé, todo va muy deprisa; las responsabilidades, las presiones, obligaciones.
Ya somos mayores y ahora hay menos facilidades,
se estaba mucho mejor en el barrio jugando al corre-ceras, al dao, al escondite, al 'tú la llevas'. Ahora los juguetes son complejos, hay que usar más los reflejos, ya que te pueden engañar los espejos.

Se añora la inocencia, esa gran virtud de la juventud. Ahora saben demasiado, les pregunto quién les han dado, quién les habrá manipulado, quién, con tan poca edad, cosas de adulto les ha enseñado. Pequeñas criaturas a mitad de evolución ya se hartan de drogas, de sexo, ¿dónde fue el primer beso? Mucha información, mucha sensación para un pequeño corazón. Se te cerrará el telón mucho antes de que llegues a los 40. La muerte ahora frecuenta de una forma no directa y lenta.

Todas las almas y cerebros desochamos porque no nos frenamos. Si en éste caos de mundo poco estamos; más producción, competición. Como hacen los capos con los Yankies, mejor ir de tranquis. Las mejores comidas en un minuto no se guisan; frenemos pues, no hace falta ir tan deprisa.

Todo va muy deprisa. Todo va muy deprisa.

No te salen hoy las cuentas, demasiado son los sitios que frecuentas. Con litronas de alcohol, a esos problemas te enfrentas. La gran superborrachera tós se apuntan, pero nadie te pregunta, supuestos amiguetes hoy trajuntan. Que fácil es hacerse coleguillas cuando invitas a una raya, hacer la prueba, nunca falla. Es una forma más de triunfar.

Hoy el mejor del garito, cómo molo, mañana delante del espejo y más solo que la una. Tu alma sola desayuna, muchos duermen en la cama y tu aún duermes en la cuna esperando a que mamá te ponga el biberón. Ponte el cinturón, se te va a caer al suelo el pantalón. Cuánta pasta debes de todo eso que bebes. Quieres ir al ritmo, pero el ritmo ya no tienes, mira, no era cuestión en absuluto de ir volando. Si era cuestión de ir, ya sabes, controlando.

Vamos por ahí haciendo el loco y no escuchamos esa voz que nos advierte y dice 'venga, vamos, para'. Mojarse la cabeza con un cubo de agua fría, que los golpes más duros tienen forma de buena cara. Es cierto, ¿verdad? Aqui da igual dónde estés; París, Nueva York, Madrid, todo el mundo pisa. Se exige demasiado o tal vez seas un vago, o tal vez realmente todo vaya muy deprisa.

Todo va muy deprisa. Todo va muy deprisa.