sábado, 10 de octubre de 2009

Hypatia

Hubo una mujer en Alejandría que representó como nadie el saber y la ciencia de su época, convirtiéndose en el faro que iluminaba a toda su ciudad.
Hipatia era hija del matemático y filósofo Teón de Alejandría y es casi seguro que estudió matemáticas bajo la guía e instrucción de su padre. Es la primera mujer dedicada a la ciencia cuya vida está bien documentada.


Llegó a ser directora de la escuela platónica de Alejandría hacia el 400 d. C. Allí impartía clases de matemáticas y filosofía, enseñado en particular la filosofía neoplatónica.
En el famoso cuadro "La escuela de Atenas", la única mujer que aparece es ella. Hypatia cultivó varias disciplinas: filosofía, matemáticas, astronomía, música... y durante veinte años se dedicó a enseñar todos estos conocimientos.
Además de cuidar su intelecto, también realizaba todos los días una rutina física que le permitía mantener un cuerpo saludable así como una mente activa. Se dice que decidió no casarse para poder dedicarse plenamente a aprender y desarrollar su mente.

Hipatia llegó a simbolizar el prendizaje y la ciencia, lo que los primeros cristianos identificaban con paganismo. Sin embargo, entre los alumnos a los que enseñó en Alejandría había muchos cristianos importantes. Uno de los más famosos es Sinesio de Cirerne, quien después sería obispo de Temópolis. Se conservan muchas de las cartas que Sinesio escribió a Hipatia y vemos a alguien que estaba lleno de admiración y respeto por las habilidades científicas y de aprendizaje de Hipatia.

En el 412, Cirilo (después San Cirilo) se convirtió en patriarca de Alejandría. Sin embargo, el prefecto romano de Alejandría era Orestes y ambos se convirtieron en acérrimos rivales políticos en la lucha por el control entre iglesia y estado. Hipatia era amiga de Orestes y ésto, junto con los prejuicios contra sus posiciones filosóficas que eran consideradas paganas por los cristianos, hicieron que Hipatia se convirtiera en el punto central de las luchas entre cristianos y no-cristianos.

Algunos años después, Hipatia fue brutalmente asesinada por los monjes Nitrianos que eran una secta de seguidores fanáticos de Cirilo. Según otro relato (de Sócrates Escolástico), Hipatia fue asesinada por una muchedumbre alejandrina bajo el liderazgo de Pedro el Lector. Lo que parece seguro es que fue asesinada por cristianos que se sentían amenazados por su erudición, sabiduría y la profundidad de sus conocimientos científicos.

Aunque todos sus escritos se han perdido, existen numerosas referencias a ellos. Su trabajo más extenso fue en álgebra. Escribió un comentario sobre la Aritmética de Diofanto, también escribió, en ocho libros, un tratado sobre la Geometría de las Cónicas de Apolonio .
Colaboró con su padre en la revisión, mejora y edición de los Elementos de la Geometría de Euclides, cuya edición es la que aún se emplea en nuestros días, escribiendo un tratado sobre el mismo.
Escribió un Canon de Astronomía y cartografió diversos cuerpos celestes, confeccionando un planisferio.
Se interesó por la mecánica y las tecnologías prácticas. Diseñó varios instrumentos, incluyendo un astrolabio plano, que nos sirve para medir la posición de las estrellas, los planetas y el Sol. También desarrolló un aparato para la destilación del agua, así como un hidroscopio para medir la presencia y el nivel del agua, y un hidrómetro graduado de latón para determinar el peso específico de los líquidos. Además, se la supone inventora del aerómetro, instrumento que se usa para medir las propiedades físicas del aire u otros gases.

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

La verdad no conocía a esta tremenda erudita. QUe curioso que los cristianos se vieran amenazados por su saber...