viernes, 23 de octubre de 2009

Tolerancia o rebeldía

Tolerar.
(Del lat. tolerāre).
1. tr. Sufrir, llevar con paciencia.
2. tr. Permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente.
3. tr. Resistir, soportar, especialmente un alimento, o una medicina.
4. tr. Respetar las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.


Creo que es necesario ser tolerantes con las opiniones y diferencias de los demás, con sus actos, aunque sean equivocados, y con su forma de ser. No podemos cambiar el mundo entero, ni tan siquiera a una sola persona. Con que tratemos de ser nosotros/as lo más semejantes posible a nuestro ideal ético, físico, intelectual o moral, será mucho lo que avanzaremos. Vivir y dejar vivir.
A veces, aunque duela o indigne, es inútil intentar cambiar a alguien o algo, y deberemos limitarnos a observarlo, tratando de tolerarlo lo mejor posible, y alejándonos de ello si es necesario o posible.
Rebelar.
(Del lat. rebellāre).
1. tr. Sublevar, levantar a alguien haciendo que falte a la obediencia debida. U. m. c. prnl.
2. prnl. Oponer resistencia.
También creo que es necesario ser capaz de observar críticamente el mundo y tomar decisiones sobre él y quienes en él habitan, aunque éstas no coincidan con lo que la mayoría piensa. O aunque sí coincidan. El caso es ser capaz de tomar partido, de tener opiniones formadas y razonadas y poder con ellar defendernos ante conductas injustas e intentar cambiar las cosas.
La línea entre estas dos actitudes es muchas veces fina y difícil de dilucidar. A veces se tienden a tolerar demasiadas cosas que se deberían cambiar, y otras veces se inclina una a rebelarse contra demasiadas cosas que no se pueden o deben cambiar. In medio virtus ("En el medio está la virtud"), supongo.

1 comentario:

Efraím Díaz dijo...

Tengo que desarrollar mi tolerancia, ya que a veces hay actitudes que me sacan de quicio...

Un beso.