lunes, 2 de noviembre de 2009

El Cículo Esceptico ¿Otro Think Tank?


El Círculo Escéptico es una asociación cultural que tiene como objetivos:

Estracto de los Estatutos de la asociación:

1. Fomentar la práctica del escepticismo, entendiendo por éste al pensamiento crítico y racional, como herramienta indispensable para la comprensión del mundo y la toma de decisiones en la vida diaria.
2. Investigar de modo objetivo, siguiendo la metodología científica y la de las disciplinas humanísticas, los fenómenos presentados como paranormales, mágicos y milagrosos, sin aceptar ni descartar a priori explicación u opción alguna.
3. Difundir los resultados de estas investigaciones al conjunto de la sociedad y especialmente a aquellas personas que se desenvuelven en la política, la comunicación, la economía, la salud y la educación.
4. Contribuir al entendimiento de la historia, la ciencia, la tecnología y la razón, así como de sus repercusiones en la conducta humana, en la cultura y en la sociedad.
5. Promover el laicismo y una visión ética humanista y racionalista alternativa de la vida en la sociedad, fomentando la libertad del ser humano cuando pensamientos fundamentalistas, mágicos, religiosos y políticos intenten coartarla.
6. Divulgar la filosofía, los avances, los descubrimientos y los beneficios de la ciencia y de las disciplinas humanísticas.

Pues bién, si uno busca en un diccionario la definición de escepticismo se encuentra con lo siguiente:

  1. m. Doctrina que afirma que la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla.
  2. Incredulidad o duda acerca de la verdad o eficacia de cualquier cosa.
Pues hagamos historia para ver la contradicción en la que se haya esta asociación:

El escepticismo es una corriente filosófica basada en la duda. A diferencia de los cínicos, su doctrina no está basada tanto en la negación de la filosofía como en la negación de la existencia de un saber objetivo, necesario y universal. Los escépticos creían que todo es tan subjetivo que sólo es posible emitir opiniones. (Cosa que si lees algo de lo que pertenecen a esta asociación, no se cumple en absoluto.)

Aunque actualmente con la palabra escéptico muchas veces se hace referencia a una persona que no cree en nada, que es pesimista, al analizar la etimología de esta palabra encontraremos que más que "el que no cree" es "el que duda, que investiga". Los escépticos no creían en una verdad objetiva, porque para ellos todo era subjetivo, dependía del sujeto y no del objeto. Por ejemplo un escéptico diría siento frío pero no hace frío, ya que él sólo puede saber que él tiene frío.

A esta postura de no emitir juicios, sino exclusivamente opiniones, se la llamó suspensión de juicio. Esta actitud los llevaría a la paz del alma porque, al no creer en nada, no entraban en conflictos con nadie y no se veían obligados a defender sus opiniones ya que, para ellos, no existían verdades objetivas.

Pirrón fue el creador del escepticismo. Un gran viajero que conoció muchas culturas con los ejércitos de Alejandro Magno, cosa que le permitió dudar de las verdades evidentes y tradiciones de su cultura. Se dice que Pirrón llevó al extremo la suspensión de juicio, hasta el punto de sacarse las cuerdas vocales.

Otro importante escéptico fue Sexto Empírico, autor de Esbozos Pirrónicos. En esta obra sostiene que en la vida práctica hay que seguir: Las señales que aporta la naturaleza Las necesidades del cuerpo Las tradiciones y las leyes Timón continuó la tradición escéptica poniendo en duda las ideas aristotélicas, dudando incluso de los primeros principios de la deducción aristotélica. Sin embargo, el sistema socrático de hipótesis y deducciones nunca fue puesto en duda por los escépticos, aunque se ganaron fama de desbaratadores y perdieron popularidad al luchar contra los ritos, leyendas y supersticiones arraigadas.

Durante el siglo I adC el escepticismo volvió a cobrar importancia paulatinamente hasta Luciano de Samosata y Sexto Empírico, que representan a los últimos escépticos clásicos. Hasta el Renacimiento, con la figura del creador del género ensayístico, Michel de Montaigne, y concretamente hasta que el médico Francisco Sánchez escribió una obra fundamental, Quod nihil scitur (Que nada se sabe), el escepticismo no fue tomado como una hipótesis válida para indagar en la verdad, de forma tal que constituyó el fundamento primero de Descartes y su duda metódica, con la cual el escepticismo vuelve paulatinamente a cobrar importancia hasta el Siglo de las luces donde impregna todo el pensamiento ilustrado. A mediados del siglo XIX, el Romanticismo ya domina la sociedad y reclama para sí todo un modo de vida menos analítico, más evocativo donde se pueda mezclar realidad y fantasía. Para leer más pincha aquí.


Pues bién, el pensamiento crítico no es:

1. El pensamiento crítico no es pensar de forma negativa o con predisposición a encontrar fallos o defectos. Es un proceso o procedimiento neutro y sin sesgo para evaluar opiniones y afirmaciones tanto propias como de otras personas.

2. El pensamiento crítico no trata de hacer personas que piensen de la misma forma, ya que si bien, pueden aplicar el mismo procedimiento éstos podrían diferir en sus prioridades, principios y lista de valores que, como se observa en la figura 1, afectan al razonamiento. Es decir, muchos podrían contar información o experiencias nuevas que otros no cuentan, para que aplicando el mismo principio, se lleguen a conclusiones totalmente diferentes. Adicionalmente, siempre habrá diferencias en la percepción y las necesidades emocionales básicas que harán definitivamente imposible que todos piensen de la misma forma, a pesar de la ponderación objetiva que haga el razonamiento crítico, pues ésta sigue tratándose de información extra.

3. El pensamiento crítico no trata de cambiar la propia personalidad, incrementa la objetividad consciente, pero se siguen sintiendo los prejuicios habituales.

4. El pensamiento crítico no es una creencia. El pensamiento crítico puede evaluar la validez de las creencias, pero no es una creencia en sí, es un procedimiento.

5. El pensamiento crítico no reemplaza o minimiza los sentimientos o emociones. Sin embargo, algunas decisiones emocionales que son también decisiones críticas, tales como decidir casarse o tener hijos, son observados desde múltiplos puntos de vista.

6. El pensamiento crítico no favorece ni representa específicamente a la Ciencia. Sus argumentos pueden ser usados para favorecer opiniones contrarias a las comúnmente aceptadas por el marco científico, como en el caso del diseño inteligente.

7. Los argumentos basados en el pensamiento crítico no son necesariamente siempre los más persuasivos. Con gran frecuencia los argumentos más persuasivos son aquellos destinados a recurrir a las emociones más básicas como el miedo, placer y necesidad más que a los hechos objetivos. Por esta razón, es común encontrar en los argumentos más persuasivos de muchos políticos, telepredicadores o vendedores una intencionada falta de objetividad y razonamiento crítico.


Uno de los pensadores "críticos", que tiene más proyección es Luis Alfonso Gámez, que divulga "sus" ideas a traves de su blog Magonia, situado en el la web del periódico El Correo.

Por este blog me paso de vez en cuando y me llama la atención que este hombre pertenezca a dicha asociación y que la misma use palabras como escepticismo y pensamiento crítico, para defender ideas en muchos casos caducas y para nada relacionadas con el pensamiento crítico del que se hacen abanderados.


Critican duramente a personajes como Iker Jimenez, Bruno Cardeñosa, Jimenez del Oso, J.J Benitez (con el cual tuvo un litijio en los tribunales), también arremete contra la homeopatía, los tratamientos naturales, Discovery Salud, sostiene que las ondas electromagnéticas no afectan a la salud y un largo etc...


En definitiva, criticando a todo lo que se sale de las tesis sostenidas por los científicos, (sin duda para mí, uno de los sectores a los más les cuesta rectificar y aprender de un error), y los estamentos públicos, gobiernos, empresas farmaceuticas, organizaciones como las OMS, la ONU, OTAN...


Y lo hacen desde una óptica de desenmascarar a los que nos intentan engañar, nos venden el favor y encima tendremos que alabarles, bajo mi punto de vista son personas a las que no les puedes cambiar los credos oficiales y conocidos por ellos, personas que se desestabilizan si descubren o se cuestiona que lo que creen es erroneo, que la historia hay que revisarla, que muchas teorias científicas (un método inventado por humanos) son erróneas dándoselas por ciertas.

Personas que no miran atrás en la historia y aprenden de los errores, como teorías que en otra época se daban como verdades absolutas, por todo esto y muchas más cosas que ahora no os quiero aburrir, me da pena que intenten adueñarse de unas palabras que significan lo contrario de lo que ell@s hacen, escepticismo y/o pensamiento crítico.

Si bien algunos artículos de este mencinado blog son dignos, la gran mayoría son una serie de descalificaciones y aseveraciones sin sentido y al servicio de unos intereses concretos.

Para mí:
Este grupo es un Think Tank.

(proximamente hablaremos sobre Think Tank en el blog)

Si miras a la imagen de esta entrada, que es una portada de un disco de Blur, verás claramente como quiern los Think Tank que piense la sociedad.

Paz.



2 comentarios:

Marta dijo...

Muy buen artículo, claro y de calidad. Despeja muchas dudas y expone intenciones y principios sin descalificar a nadie.

Enhorabuena.

Efraím Díaz dijo...

Gracias¡¡¡