viernes, 22 de enero de 2010

Depresión de otoño (o depresión por falta de luz)

Se trata de un trastorno estacional, de origen orgánico ( o sea que se origina en el cuerpo, y no está causada, como otras depresiones, por factores sociales, laborales, relacionales...).
Se calcula que afecta y perturba a un 30% de la población, y quzás alguno de vosotros/as, sobre todo si estáis por Galicia, estéis padeciendo algo parecido, como me ocurre a mí, dado que hace casi un mes que no hay un día de sol...




Los síntomas principales son:


Tristeza continua del individuo, falta de interés por todo lo que le rodea, insomnio o todo lo contrario, necesidad de dormir a todas horas. Mal carácter, irritabilidad y necesidad de aislamiento social.
En algunas ocasiones el paciente desarrolla falta de deseo sexual, unido a trastornos en la alimentación. Las personas que sufren la depresión de otoño o bien dejan de comer o comen a todas horas.
Otro de los indicios claros es la necesidad de comer chocolate y dulces continuamente.


El trastorno viene provocado por una alteración de los ritmos vitales o circadianos que tienen que ver con la regulación de los ritmos sueño-vigilia y la reducción de horas solares.
La luz natural activa la serotonina, la dopamina, y la noradrenalina, que son los neurotransmisores encargados de estimular las neuronas o células cerebrales. Si estos neurotransmisores no reciben suficiente luz su actividad disminuye y la transmisión de mensajes químicos entre las células es deficitario, lo que lleva a un estado de tristeza, melancolía y en ocasiones, a un cuadro depresivo que puede convertirse en grave.




Para superar este trastorno, se puede usar fototerapia, que consiste en exponer a los pacientes a un espectro de luz intenso, a dosis que oscilan entre los 2.500 y 10.000 luxes durante un tiempo de 30 minutos a dos horas.
También se considera que una buena alimentación y el aire libre es clave para poder superar una depresión de otoño.
Pero lo que está claro es que la depresión otoñal se supera con un clima soleado. Por ello, una medida a tener en cuenta, para quien pueda y padezca este trastorno, es trasladarse en invierno a zonas con mayor número de horas de luz ambiental.




Un saludo y ánimo a los/as deprimidos/as estacionales, que ya queda poco para la primavera...

8 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

A esta depresión estacional se junta el malestar físico que pot ejemplo yo he padecido durante años, curiosamente este año ha sido el mejor cambio que he podido tener, no he notado excesivamente en mi intestino malestar.

Bien sabes Marta que me pongo mustio cuando no veo la luz del sol. Un besito grande¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Marta dijo...

Pues ahora me pongo mustia yo, necesito algo de sol...Menos mal que el martes ya sale el sol por fin, y parece que durará unos días, a ver si es verdad.

Un beso!

antonio dijo...

Que royo el otoño.
Lo acabo de pasar hAca asi como un mes.
Me gusta como escribes.
SALUDOS.

OSAL-LUM para Luminoterapia dijo...

OSAL-LUM para luminoterapia
http://luminoterapia.blogspot.com/

Nuria dijo...

Desde luego el sol siempre anima más, aporta energía, y te hace ver el día de manera diferente, a mí me influye bastante también...

Bicos

Marta dijo...

Gracias a Nuria y Antonio, por suerte estos días está viniendo algo de sol y eso anima...No hay nada como un paseo al sol en esta época.

BESOS!

Anónimo dijo...

http://luminoterapia.blogspot.com/

Chica Urbana dijo...

Hola a todos. Alguien sabe si la lámpara osal-lum se vende en Argentina? Muchas gracias.