domingo, 10 de enero de 2010

Muralla Romana de Lugo

La antigua ciudad romana de Lucus Augusti fue fundada por Paulo Fabio Maximo en nombre del emperador Augusto en el siglo 13 antes de Cristo con la finalidad de anexionar el noroeste de la península Ibérica al Imperio romano. Probablemente surge como una ciudad campamental,igual que otras importantes ciudades romanas como por ejemplo León, a partir de la organización reticular de distribución urbana, propia de los campamentos militares del ejército romano.

La ciudad fue dotada de un muro de defensa en el siglo III a.c. que ha perdurado, con escasas reformas, hasta la actualidad. La muralla de la antigua Lucus Augusti es la mejor conservada de las murallas romanas ubicadas en España. Las modificaciones que ha sufrido a lo largo de sus más de 17 siglos de existencia no han llegado a modificar, sustancialmente, su aspecto original que sigue las directrices del ingeniero romano Vitrubio.

La muralla tiene una longitud de 2.117 metros, aunque hay divergencias en la medida, y abarca una extensión de 34,4 hectáreas. La anchura de los muros es de 4,20 m alcanzando los 7 m en algunos tramos. Los materiales de lo que está construida la muralla son, principalmente, el granito, para los remates de las puertas y ángulos de refuerzo de las torres y las lajas de pizarra, que constituye la exterior de los muros. El interior está relleno de un mortero compuesto de tierra, piedras y guijarros cementados con agua. Todos los materiales son abundantes en la zona.

El trazado de las construcción defensiva esta envuelto en el misterio, todavía nadie acierta a entender por qué dejó fuera importantes núcleos residenciales de la antigua ciudad a la vez que protegía zonas deshabitadas.

Construida como separación y defensa se ha transformado en un elemento integrador entre la antigua Lucus y la que se ha desarrollado a su alrededor. Sus diez puertas realizan la función de unir una parte de la ciudad con la otra y su paseo de ronda, se ha tornado en una calle más que es recorrida por los viandantes autóctonos y visitantes, y un paseo sobre sus murallas es muy recomendable. Desde aquí se pueden ver algunos de los edificios más antiguos de la ciudad, junto con otras edificaciones más modernas.

2 comentarios:

Efraím Díaz dijo...

Gran Muralla, que gusto da pasear por ella, la verdad es que es un pedazo monumento del que hemos de sentirnos orgullosos, ya no solo en Galicia, sino en España.

Marta dijo...

Es cierto, es un lujo pasearse por ella, cualquier visitante debería darle un paseo si tiene ocasión.

Un beso!